Sesenta voluntarios se han inyectado parte del virus del ébola en busca de una vacuna

(Foto: AP) "Mi familia y amigos piensan que estoy loco", comenta uno de los voluntarios a los que se les suministra una única proteína benigna del virus para que su cuerpo sea capaz de crear inmunidad.

Sesenta voluntarios se han inyectado parte del virus del ébola en busca de una vacuna

Son sesenta personas las que están participando en un ensayo clínico de la vacuna contra el ébola y para ello deben inyectarse parte del virus, con el fin de buscar una solución que pueda evitar futuros brotes de la patología, la cual ya ha terminado con la vida de más de 4 mil personas en menos de un año.

Uno de los voluntarios del estudio, que se está desarrollando en el Instituto Jenner de Oxford (Reino Unido), es Nick Owen, quien, según cuenta La Razón, trabaja en Médicos sin Fronteras y ha perdido a diez de sus compañeros en África desde que se inició el brote.

Owen, según el diario, es el paciente EBL-001016 y una de las primeras "cobayas" humanas a las que se ha suministrado la vacuna ChAd3, que incorpora una única proteína benigna del virus del ébola para que su cuerpo sea capaz de crear inmunidad.

"El riesgo de contraer la enfermedad es cero", explica. Un argumento que asegura saberse de memoria puesto que se lo ha tenido que repetir a su familia y amigos en muchas oportunidades. "Piensan que estoy loco", comenta.

Esa misma razón fue la que lo motivó desde el pasado 6 de octubre ha contar en un blog la travesía que atravesará hasta marzo. "Es raro pensar que uno de los virus más letales del mundo corre ahora por mis venas", describe en una de las entradas.

Sin embargo, el joven es claro en expresar que para él éste es "un pequeño sacrificio que puede significar salvar cientos de vidas en un futuro".

Lo más visto en T13