Suicidio de hombres triplica al de mujeres y cifra total aumenta 14% entre 2000 y 2012 en Chile

(Foto: Agencia Uno) Un informe de la OMS registra que a nivel mundial, los suicidios representan un 50% de todas las muertes violentas registradas entre hombres y un 71% entre mujeres.

Suicidio de hombres triplica al de mujeres y cifra total aumenta 14% entre 2000 y 2012 en Chile
 
Por Catalina Rojas

Los registros por tasas de suicidio no son simples de reunir. La Organización Mundial de la Salud (OMS), advierte que “se trata de un procedimiento complicado, que involucra a varias autoridades diferentes, inclusive a menudo a la policía.

En los países sin registro fiable de las muertes los suicidios, simplemente, no se cuentan”, manifiestan en el primer informe sobre “Prevención del suicidio: Un imperativo global”, que revela cifras de la última década en países miembros.

Según el registro de los expertos en materia sanitaria, en Chile anualmente se suicidan 1.729 varones (por cada 100 mil habitantes), versus un total de 533 mujeres que realizan este acto.

En 2012 el total de casos a nivel país –de varones y mujeres- sumó 12.2 (por cada 100 mil), lo cual indica un aumento del 14.3% la última década, considerando que en 2000 la cifra sumaba 10.14 (por cada 100 mil).

La realidad para el resto de los países de la región, es variada, pero en general a diferencia de Chile, la mayoría ha logrado revertir su negativa realidad en el periodo comprendido entre 2000-2012.

República Dominicana disminuyó su tasa de suicidios en un 31.1%, Perú en un 27.1%, Colombia en un 22.8%, Cuba lo hizo en un 21.9%, Uruguay en un 17.9%, Argentina en un 17.1%, Nicaragua en un 13.1%, Haití un 9.7%, Guayana un 8.5%, Costa Rica un 3.7%, Bolivia un 2.2% y El Salvador, un 1.3%.

Además de Chile, quienes empeoraron su panorama la última década, fueron Guatemala, quien aumentó su tasa de suicidio en un 20.6%, Brasil la aumentó en un 10.4% y Jamaica en un 4.4%.

La OMS asegura que en 2012 se registraron en el mundo 804.000 muertes por suicidio, lo que representa una tasa anual mundial de suicidio -ajustada según la edad- de 11,4 por 100 mil habitantes (15,0 entre hombres y 8,0 entre mujeres).

“Sin embargo, como el suicidio es un asunto sensitivo, incluso ilegal en algunos países, muy probablemente exista sub-notificación. En los países con buenos datos de registro civil, el suicidio puede estar mal clasificado como muerte por accidente o por otra causa”, advierten. 

El informe de la entidad se elaboró mediante un proceso de consulta a nivel mundial y se basa en revisiones sistemáticas de los datos y evidencia científica disponible, junto con aportaciones de asociados y de interesados directos.

FACTORES DE RIESGO

Entre los factores de riesgo asociados con el sistema de salud y con la sociedad en general figuran las dificultades para obtener acceso a la atención de salud y recibir la asistencia necesaria, la fácil disponibilidad de los medios utilizables para suicidarse, el sensacionalismo de los medios en lo concerniente a los suicidios, que aumentaría el riesgo de imitación de actos suicidas, y la estigmatización de quienes buscan ayuda por comportamientos suicidas o por problemas de salud mental y de consumo de sustancias psicoactivas, según la OMS.

Desde el organismo, recalcan que entre los riesgos vinculados a la comunidad y las relaciones están las guerras y desastres, el estrés ocasionado por la aculturación -como entre pueblos indígenas o personas desplazadas-, la discriminación, un sentido de aislamiento, el abuso, la violencia y las relaciones conflictivas.

Respecto a los factores de riesgo a nivel individual cabe mencionar intentos de suicidio previos, trastornos mentales, consumo nocivo de alcohol, pérdidas financieras, dolores crónicos y antecedentes familiares de suicidio.

EL ROL DE LAS AUTORIDADES SANITARIAS

Para la OMS “los ministros de salud desempeñan un papel importante al proporcionar liderazgo y reunir a los interesados directos de otros sectores del país".

Los países que todavía no hayan emprendido actividades de prevención del suicidio deberán enfatizar en la búsqueda de interesados directos y desplegar actividades donde haya mayor necesidad o donde ya existan recursos”, establecen.

Mejorar la vigilancia se convierte en una acción fundamental: “En los países con algunas actividades de prevención del suicidio, un análisis de la situación puede mostrar lo que ya está implantado e indicar las brechas por cubrir. Los países que ya tienen una respuesta nacional bastante completa deben centrarse en la evaluación y el mejoramiento, actualizar sus conocimientos incorporando nuevos datos y hacer hincapié en la eficacia y la eficiencia”, agrega la OMS.

Las actividades de prevención del suicidio deberían llevarse a cabo al mismo tiempo que las de recopilación de datos.

“Aunque se considere que un país todavía no está preparado para tener una estrategia nacional de prevención, el proceso de consulta a los interesados directos acerca de una respuesta nacional a menudo genera interés y un ambiente favorable al cambio”, recalca la entidad en su informe.

Por otro lado, se hace necesaria la intervención de los servicios de salud, quienes deberían incorporar la prevención del suicidio como un componente central.

“Los trastornos mentales y el consumo nocivo de alcohol contribuyen a que se cometan muchos suicidios en todo el mundo”, redactan desde la OMS.

Lo más visto en T13