Síguenos

Los siete cambios de Colo Colo para lograr la 30

(Foto: Agencia Uno) El nombramiento de una dupla técnica formada en el club fue el paso inicial para que llegaran los goles y el nuevo campeonato.

Los siete cambios de Colo Colo para lograr la 30
Por Francisco Sepúlveda y Hugo Infante

 

1 El proyecto Guardiola

Tarde o temprano, los directivos de Blanco y Negro iban a terminar nombrando a la dupla Héctor Tapia-Miguel Riffo. En la interna de la concesionaria se conocía como el Proyecto Guardiola y pretendía imitar el camino que hizo el ex el jugador del Barcelona para llegar a ser deté de su club.

Tapia y Riffo iban en camino y eran ayudantes de Gustavo Benítez cuando tuvieron que hacerse cargo de la dirección técnica del equipo.

Tapia y Riffo, canteranos de Colo Colo, cambiaron la mentalidad del plantel apenas asumieron interinamente tras la renuncia de Benítez en octubre de 2013.

 

 

Eran los mismos jugadores, el mismo estadio y el mismo público, y el equipo se paró diferente y terminó ganándole 2-1 a Cobreloa en la 11ª fecha del Torneo de Apertura 2013. El 9 de diciembre de 2013, y a pesar de que Colo Colo no clasificó a la liguilla de Libertadores 2014, en Blanco y Negro confirmaron a la dupla como técnicos para la temporada 2014.

 

 

2 Los canteranos en el primer equipo

Tapia y Riffo venían de las divisiones inferiores de Colo Colo, hicieron casi toda su carrera en los albos, por lo tanto saben de lo que significa el Monumental y promover a un canterano. Y así lo hicieron: este año han sido protagonistas juveniles como Luis Pavez, Juan Delgado y Claudio Baeza, además de los canteranos Esteban Pavez y Alvaro Salazar (es el suplente de Justo Villar). A ellos, se suman históricos formados en Colo Colo y que son protagonistas en el primer equipo: Felipe Flores, Gonzalo Fierro, Eduardo Lobos, Luis Mena, Sebastián Toro. De hecho, los albos son el equipo con más jugadores formados en casa que juegan en Primera A.

3 El referente que volvió de México

Cuando en abril de 2012 Universidad de Chile goleó a Colo Colo por 5-0, Esteban Paredes fue uno de los más autocríticos al término del encuentro y afirmó que “hay varios jugadores que nos tenemos que ir”, agregando además que “no hemos mojado la camiseta”. Casi tres meses más tarde las palabras del goleador se concretaron cuando fue presentado de manera oficial como refuerzo del Atlante, en México. De ahí partió a Querétaro, en mayo de 2013.

Fue así como el 13 de enero de 2014 se acabaron los rumores sobre un eventual regreso y Esteban Paredes volvía a casa, siendo presentado de manera oficial como el tercer refuerzo del “Cacique” de cara al Torneo de Clausura 2014.

El retorno del delantero fue una inyección anímica para un equipo que no lo había pasado bien los años anteriores. De hecho, en la presentación, aseguró que “este año sí o sí Colo Colo gana la 30” y para empapar aún más de convicción a sus compañeros decidió utilizar el número 30 en la camiseta, en señal de la tan anhelada estrella.

Finalmente en el redebut de Paredes con la camiseta alba, el goleador asistió a Jaime Valdés en el empate 1-1 de local frente a Antofagasta, por la tercera fecha del Clausura. En su segunda presentación marcó en la victoria sobre Deportes Iquique. “Visogol” estaba de vuelta y, sin duda, sería fundamental a lo largo del campeonato en la obtención de la 30.

4 La llegada de Valdés, un golpe anímico

Cuando Jaime Valdés partió al extranjero, en el año 2000, sólo había defendido los colores de Palestino. Se fue como figura emergente y los casi 13 años en Europa así lo confirmaron, convirtiéndolo en el chileno con más temporadas en el fútbol europeo (sumó 14 temporadas y superó a Iván Zamorano, quien completó 13).

Fiorentina, Sporting de Lisboa, Parma, son sólo algunos clubes que defendió en el Viejo Continente. Desde la sombra, sin tanto ruido como David Pizarro por ejemplo, el “Pajarito” consolidó una carrera que lo hizo llegar a Macul como uno de los grandes refuerzos del último tiempo. Además el mediocampista cumplía su anhelado sueño de jugar en Colo Colo, equipo del cual es hincha desde su niñez.

La presencia de Valdés en el camarín albo se notó desde el primer día. “Estoy muy contento de venir, dar una mano al grupo y ayudar al cuerpo técnico a lograr sus objetivos”, dijo el volante en la presentación. En la tercera fecha del Clausura 2014 marcó su primer gol, en el empate 1-1 frente a Antofagasta en el Estadio Monumental.

El arribo de Valdés fue un golpe anímico importante, el cual sumado al retorno de Paredes y el trato del técnico Héctor Tapia, entre otros factores, le devolvieron al “Cacique” la energía, el ímpetu y el hambre para ser campeón.

 

5 Un camarín sólido

Tener los vestuarios tranquilos y unidos es fundamental en cualquier equipo que quiere lograr cosas importantes. El Colo Colo campeón de Copa Libertadores 1991, ese que en cada partido colocaba la “Sopa de Caracol” en el bus, bien debe saber de esto. Mantiene la alegría, el compañerismo y la confianza al interior del plantel, cosas que el Cacique parecía haber extraviado.

Si los resultados no se dan, los quiebres no tardan en aparecer. Sin sumar títulos, la angustia se transformaba en una carga extra para los albos. Pero todo comenzó a cambiar, principalmente tras la llegada de Héctor Tapia a la banca.

Los resultados están a la vista: el equipo comenzó a ganar, recuperó la confianza y se hizo insuperable para muchos rivales, llegando a batir récord en la campaña del Clausura 2014.

Ahora el plantel derrocha alegría. Prueba de aquello fue la situación que protagonizó Emiliano Vecchio el domingo 9 de febrero. El ex Unión Española tuvo un minuto de furia tras ser reemplazado en el partido ante los hispanos, algo que el propio Esteban Paredes calificó como “una falta de respeto”.

La situación se conversó en la interna del grupo y el tema se resolvió hasta con carcajadas.Vecchio apareció en una conferencia de prensa con cuello ortopédico y lleno de vendas, señalando que el equipo ya había hablado con él. Las risas dieron cuenta del buen ambiente que reinaba en el Monumental.

 

 

 

 

6 Armar bien el equipo

El deté supo desde el principio cómo armar el equipo. Cuando llegaron los refuerzos que pidió (Esteban Paredes, Jaime Valdés y Julio Barroso) armó la columna vertebral de Colo Colo que falló muy poco y que lo tuvo invicto hasta la 13ª fecha cuando cayó 2-1 ante Universidad de Concepción en el Estadio Monumental. La formación sufrió pocas variaciones a lo largo del torneo, signo de que un equipo anda bien.

 

7 Columna vertebral

Gustavo Benítez ya lo había dicho el año pasado, “a Colo Colo le falta una columna vertebral”. Parece que estas palabras llegaron a oídos de Héctor Tapia porque el ex delantero conformó justamente eso que hacía falta.

Arturo Salah hizo todo lo posible por satisfacer las necesidades del “Tito”, quien escogió estratégicamente sus piezas. El primero fue el defensa argentino Julio Barroso, quien tenía la dura tarea de afirmar una zaga que estuvo llena de problemas el semestre anterior. Luego se concretó el arribo de Jaime Valdés. La última pieza en llegar fue Esteban Paredes, quien prometía aportar con su capacidad goleador y su convicción de salir campeón.

Los jugadores de campo se sumaron a la experiencia del destacado arquero paraguayo Justo Villar. Así Villar, Barroso, Valdés y Paredes conformaron la columna vertebral que le hacía falta a Colo Colo.

Lo más visto en T13