Deportes13

¿"Catástrofe nacional"?: Argentina sufre por posibilidad de no ir al Mundial

Aunque en todos los países las eliminatorias se viven con pasión, en Argentina la posibilidad de no ir Mundial es vista como una cuestión casi existencial. Algunos creen, sin embargo, que es una sensación creada por los medios, férreos a enemigos de los jugadores.

¿Catástrofe nacional?: Argentina sufre por posibilidad de no ir al Mundial

"Esta eliminatoria es diabólica, es una carnicería", decía un locutor argentino el jueves tras la penúltima fecha de eliminatorias al Mundial 2018.

Millones de sudamericanos podemos dar fe de la precisión de su metáfora, porque la clasificación de cinco selecciones -la mitad de la competencia- se definirá en la última fecha y en el territorio de la angustia.

De aquí al martes, paraguayos, colombianos, peruanos, chilenos y argentinos haremos cuentas de lo que tiene que pasar para que nuestra selección quede en uno de los tres puestos aún en disputa.

Hay 243 escenarios posibles, informó el estadístico español conocido como Mr Chip.

En todos nuestros países el fútbol es, para muchos, una pasión vital. Yo, que soy colombiano, soy un fanático encarnizado.

Pero, tras años de ver fútbol en diferentes países, creo nunca haber presenciado lo que se vive en Argentina, donde la posibilidad de que la selección no se clasifique para el Mundial se cataloga en algunos medios como una "catástrofe nacional".

Hay quienes se lo toman a pecho.
Hay quienes se lo toman a pecho. AFP/JUAN MABROMATA

La televisión argentina, cuna de panelistas

El jueves en la mañana, un amigo colombiano de la infancia me escribió después de pasar "toda la mañana" viendo televisión deportiva argentina.

"De verdad lo admiro por poder vivir en Argentina", me dijo.

"Qué manes (tipos) pa echar tanta mierda", opinó. "Una hora hablando sobre si los hinchas de River deberían ir al partido (en el estadio de Boca); otra hora sobre si Agüero es culpable de haberse estrellado; otra hora sobre las 4.000 posibles alineaciones".

Luego añadió que los presentadores le tiran insultos a las esposas de sus colegas, que hablan todos al tiempo y que "todo, al final, no es nada: es ruido de fondo".

Después del comentario, decidí ponerle más atención a los programas de opinión, que son un formato tradicional de la televisión local que hasta ahora no había tenido la paciencia de ver más de 5 minutos.

El formato, que viene influenciado por la televisión estadounidense, consiste en un panel de hasta 10 personas (la mayoría hombres) dando su versión sobre los hechos.

En Colombia los tenemos, aunque más pequeños. Y sé que en Chile, Perú y Brasil también los hay. Pero no siempre son en televisión, se tramiten en horarios específicos y no están generalizados.

En Argentina, en cambio, un país con una decena de canales nacionales, hay programas de panelistas sobre política, espectáculos y fútbol en horario estelar todos los días.

Hay dos canales, de hecho, que le dedican hasta 10 horas del día a estos formatos.

No importa cuándo uno prenda la televisión en Argentina: a cualquier hora puede encontrar gente vociferando a diestra y siniestra y, cada tanto, férreas discusiones que en unos casos se han ido a las manos en vivo y en directo (busquen "crónica TV pelea").

Expertos dicen que el éxito de estos shows se basa en que son baratos, sencillos, entretenidos y dan una sensación de interacción con la audiencia.

Pero para mí también tiene que ver con el increíble talento verbal de los argentinos, heredado de sus ancestros italianos, que son capaces de vender una cáscara de banana si les das el beneficio de la duda.

La prensa deportiva escrita en Argentina tiene una larga tradición, mucho menos sensacionalista que la de televisión.
La prensa deportiva escrita en Argentina tiene una larga tradición, mucho menos sensacionalista que la de televisión. AFP/LUKA GONZALES

El análisis post partido

El jueves, entonces, después del partido de Argentina, les dediqué un rato a los programas de panelistas, que encararon la mala situación de su selección como quien va a un funeral.

Los nueve hombres del panel hablaron de temáticas conocidas: los supuestos maleficios en la selección, de si Messi es o no el mismo del Barcelona, de si la altura de Quito influirá en la fecha final contra Ecuador.

Se insultaron, se interrumpieron con "pará pará" e ignoraron la moderación del conductor cuando decía "chicos, por favor, uno a la vez".

En un momento su famoso síndrome de superioridad, que en fútbol es más que legítimo, se mostró en las intervenciones: "¿Vas a comparar a la Argentina con Perú?", dijo uno. "Las eliminatorias sudamericanas son facilísimas", aseveró otro, cuando el consenso internacional es que son, de hecho, complicadísimas.

Luego entraron en las definiciones de Argentina como nación: "La solución no pasa por jugar con Perú, sino por jugar contra nosotros mismos, Argentina es el problema de Argentina".

Después revisé otros canales, y me encontré un panelista, al parecer oficialista, que comparaba a Messi con Cristina Kirchner, a los supuestos males del equipo con los supuestos males del país: "Somos individualistas, nos cuesta jugar en equipo y a la vez confiamos en salvadores, en líderes mesiánicos y eso se refleja en nuestra selección".

El viernes por la mañana llamé a Pablo Alabarces, un reconocido sociólogo especializado en identidad y fútbol, que me dijo: "La debacle de la selección argentina les importa más a los periodistas y su preocupación no se puede generalizar a todos los argentinos".

"Ellos lo catalogan como 'catástrofe nacional' porque así es como lo ven ellos, que tienen un interés mercantil en ir al Mundial", aseguró.

Y citó a Martín Liberman, un excéntrico presentador que habla de "burros", "fracasados" y "fiasco" cuando se refiere a la selección y hace no tanto confesó que "pierdo guita (dinero) si no vamos al Mundial" en un video, de tantos, que se hizo viral.

La pelea de la selección con la prensa local es tal que desde noviembre los jugadores no dan declaraciones.

Algunos expertos creen que esa presión mediática influye en su mal desempeño. Cualquiera el caso, no me cabe duda de que el debate continuará.

En todos los países el fútbol de la selección nacional conmueve a millones. Pero en Argentina algunos creen que la selección fue remplazada por los clubes y que, como en todas partes, es una afición de hombres.
En todos los países el fútbol de la selección nacional conmueve a millones. Pero en Argentina algunos creen que la selección fue remplazada por los clubes y que, como en todas partes, es una afición de hombres. AFP/Victor Moriyama

 

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Deportes13