Deportes13

Copa América: los cambios de Brasil para olvidar el fatídico 7-1 de Alemania

La Selección enfrenta a Perú en su primer partido oficial tras un mundial donde recibió una goleada histórica. Busca dar vuelta la página, pero en el fútbol hay cosas que no se borran fácilmente.

Copa América: los cambios de Brasil para olvidar el fatídico 7-1 de Alemania

La ironía del destino fue registrada por la prensa brasileña: el hotel de la ciudad chilena de Temuco donde se aloja la Seleção para la Copa América de fútbol está justo sobre la avenida Alemania.

“No podía quedar en una calle de nombre más sugestivo”, advirtió el viernes Carlos Eduardo Mansur, enviado especial del diario carioca O Globo a Temuco.

La sorpresa tiene una explicación: Brasil debuta en el torneo continental este domingo ante Perú buscando olvidar la goleada de 7-1 que le propinó Alemania en casa durante el Mundial 2014.

Se trata del primer partido oficial de la Canarinha luego de aquella Copa vergonzosa para su laureado fútbol.

Ya sea en los comentarios previos de sus futbolistas o en el nombre de una avenida, el fantasma germano parece seguir presente para Brasil pese a los cambios que ha procesado en estos meses.

Y no se trata de modificaciones superficiales apenas: el combinado brasileño de hoy es muy distinto al del Mundial pasado, aunque la duda es si la metamorfosis ha sido suficiente.

Del papelón al invicto

Para empezar, Brasil cambió de entrenador.

Dunga, excampeón mundial como futbolista y capitán brasileño en 1994, sustituyó a Luiz Felipe Scolari, que dirigió a la selección en la Copa del Mundo el año pasado.

Hasta ahora, la apuesta ha dado resultado.

Dunga ganó los 10 amistosos que disputó desde su regreso al banquillo de Brasil en julio (ya había sido seleccionador del país entre 2006 y 2010, logrando la Copa América de 2007 y decepcionando en el Mundial de Sudáfrica 2010).

El saldo de goles que lleva el técnico en esta nueva etapa también impresiona: 21 a favor y sólo dos en contra. Y esto incluye partidos ante selecciones poderosas como Argentina, Colombia y Francia.

El afán renovador de Dunga ha sido evidente.

Para esta Copa América dio prioridad a jugadores jóvenes: es la selección del torneo con más cambios y menos promedio de edad (26,5 años).

Hoy Brasil tiene apenas siete jugadores del plantel mundialista, contando la llegada a última hora a Dani Alves, el lateral derecho del Barcelona triplecampeón, ante la lesión de Danilo.

De hecho, las lesiones también han hecho mella en este combinado brasileño: el lateral Marcelo (Real Madrid) y los mediocampistas Oscar (Chelsea) y Luiz Gustavo (VFL Wolfsburg) han quedado afuera de la Copa América por problemas físicos.

El caso de Luiz Gustavo es particular porque, siendo titular en Brasil desde hace dos años, era el único mediocentro netamente defensivo con que contaba Dunga.

Otro Brasil

Así las cosas, el Brasil actual presenta variaciones en todas sus líneas respecto al del Mineirazo.

Dunga evitó revelar el sábado el equipo del debut.

Pero de acuerdo a la formación que eligió para los últimos partidos, todo indica que Jefferson (Botafogo) irá de guardameta y los zagueros serán Miranda (Atlético de Madrid) y David Luiz (PSG).

Este último ha sido además capitán en los dos amistosos previos en lugar de Thiago Silva, que solía vestir el brazalete en el Mundial pero ahora parece destinado al banco de suplentes.

En los laterales, se perfilan para entrar Alves o el joven Fabinho (Mónaco) por derecha y Filipe Luís (Chelsea) por izquierda.

En el medio y el ataque hay varias opciones, como siempre pasa en Brasil.

Fernandinho (Manchester City), Elias (Corinthians), Fred (Shakhtar Donetsk) y Willian (Chelsea) pueden ocupar el centro del campo. Pero Casemiro (Porto) y Philippe Coutinho (Liverpool) son alternativas, aunque este último está en duda por dolores musculares.

Neymar es la gran estrella de la selección brasileña y esto también supone un cambio respecto al partido con Alemania, ya que el delantero del Barcelona quedó afuera de aquel duelo por lesión.

Para acompañarlo, Dunga puede apelar a nombres como Diego Tardelli (Shandong Luneng), Firmino (nuevo fichaje del Manchester United) o Robinho (Santos).

Semejanzas

Sin embargo, hay algunos aspectos en los que Brasil se sigue pareciendo al del Mundial.

Dunga pretende de sus dirigidos un fútbol vertical y rápido, pero su estilo tiene poco del clásico jogo bonito brasileño y bastante del esquema defensivo que el país exhibió en la Copa del Mundo.

De hecho, Dunga y Scolari son técnicos gaúchos con una filosofía de juego similar, típica del sur brasileño donde a menudo destaca la fortaleza y hasta la agresividad.

La falta de un juego vistoso y goleador en el último amistoso ante Honduras el miércoles irritó a los propios hinchas brasileños que asistieron al juego en Porto Alegre, pese a que la mayoría también eran gaúchos y su país ganó 1-0.

La Seleção se retiró con abucheos de las gradas, como había ocurrido en el Mundial, algo que molestó a Neymar y poco ayuda a olvidar el recuerdo de la paliza alemana.

Después de todo, en fútbol hay tragos amargos difíciles de superar, incluso con la miel de la victoria.

Lo admitió Thiago Silva hace unos días: “Ganar la Copa América no borra el Mundial que hicimos”.

También lo dijo Dunga en la conferencia de prensa previa al debut: "Hay cosas que ocurren en nuestra vida que van a cicatrizar, pero no hay cómo sacar la marca".

No obstante, un éxito a escala continental ayudaría a Brasil a recuperar la confianza y el prestigio perdido, y eso ya sería bastante de cara a las eliminatorias sudamericanas para el Mundial 2018, el gran objetivo de Dunga y los suyos.

 

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Deportes13