Síguenos

Deportes13

¿Por qué los hombres no compiten en nado sincronizado en los Olímpicos?

Este sábado será la primera participación masculina en los mundiales de natación en la categoría de nado sincronizado.

Crédito: BBCMUNDO
¿Por qué los hombres no compiten en nado sincronizado en los Olímpicos?

El nado sincronizado es uno de los deportes más artísticos y agradables a la vista de los que se presentan en las competencias a nivel mundial.

Y aunque durante años ha sido dominado por las mujeres, eso está por cambiar: en el Campeonato Mundial de Natación, que inicia este sábado en Rusia, los hombres podrán competir por primera vez de manera oficial.

Algo inédito en una competencia que, en su más alto nivel internacional, ha sido exclusiva de las mujeres, pese a que los hombres han sido parte fundamental desde su creación como disciplina a finales del siglo XIX, cuando se la conocía como "ballet acuático".

¿Será entonces éste el primer paso para que los hombres vuelvan a competir en la mayor cita deportiva mundial, los Juegos Olímpicos?

Uno de los más entusiasmados con la idea del debut en los campeonatos mundiales es el estadounidense Bill May, considerado uno de los mejores en esta especialidad.

"Es algo que he soñado toda mi vida: estar con los mejores del mundo", le dijo May a la BBC.

Nado sincromnizado

Ganador de múltiples medallas y trofeos a nivel global, nunca pudo participar en los Juegos Olímpicos o en los Mundiales porque el suyo era un deporte "exclusivo de mujeres".

De hecho, a sus 36 años, ya se había retirado de las competiciones –y era parte del elenco del Cirque du Soleil en Las Vegas– cuando la Federación Internacional de Natación (FINA, por sus siglas en francés) anunció la categoría mixta para los campeonatos de Rusia 2015.

Y May decidió que era un buen momento para volver, aunque sus rivales y compañeros tuvieran 10 años menos.

Pero May no es el único que celebró la decisión de la FINA. El francés Benoit Beaufills, de 37 años, representará a su país en la categoría libre de nado sincronizado, aunque se había retirado de la competición en 1998.

"Cada vez que podía me metía en una piscina y trataba de imitar lo que hacían las chicas, sin entrenador, solo imitar lo que ellas hacían", le dijo a la BBC Beaufills sobre sus inicios en el deporte.

Historia de un deporte joven

Aunque apenas ingresó como deporte olímpico en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984, el nado sincronizado tuvo varios antecedentes en el siglo XIX y a principios del siglo XX.

Tal vez el primer evento ocurrió en 1892, en la ciudad de Yorkshire, en el centro de Reino Unido, en una competencia de "nado científico" que era una de las exigencias para ser parte de la Real Sociedad de Salvavidas.

Nado sincronizado

La prueba de nado ornamental o "científico" la ganó en ese entonces un joven de 14 años, llamado Bob Derbyshire, después de realizar una serie de volteretas dentro del agua, un clavado y otras acrobacias.

Los nadadores masculinos jugaron un papel clave en los concursos acuáticos que se convirtieron en una atracción muy popular entre el público de los años 30 y 40.

Y no fue una disciplina ajena a los campeones del mundo de natación. El cinco veces campeón olímpico, el estadounidense Johnny Weissmuller, hizo parte del club Billy Rose, que fue uno de los responsables de la popularización del deporte.

Pero no fue sino hasta 1941 cuando se adoptó como una práctica deportiva por parte de la Unión Atlética Amateur de Estados Unidos, y también se determinó que las categorías de mujeres y hombres competirían de forma separada. Hasta ese momento podían ser combinadas.

El asunto es que esta separación le quitó el impulso del aporte masculino al deporte.

"El nado sincronizado fue diseñado para que fuera practicado por ambos sexos, pero la Unión Atlética los separó porque pensó que el ser hombre tenía ventajas en el agua, pero lo cierto es que era todo lo contrario", le dijo a la BBC Bert Hubbard, quien compitió a mediados de los años 50.

Bill May

Esa idea fue alejando a los hombres de esta disciplina no solo en EE.UU., sino también en otras partes del planeta.

Hasta el punto que cuando fue incorporado como deporte olímpico en Los Ángeles 1984 solo fue aceptado para mujeres.

Las dificultades de la novedad

Pero, ¿qué tanta razón tenía la Unión Atlética de EE.UU. sobre separar ambos géneros?

Para Alexander Maltsev, atleta ruso, el nado sincronizado entre ambos sexos es como un ballet: el hombre personifica la fuerza, el poder; la mujer, por su parte, la belleza y la gracia.

A pesar de un retiro de casi 15 años, Bill May buscó a su pareja de antaño en la piscina, Lum Underwood, para su presentación en Rusia.

Y juntos están preparando una rutina que combina la influencia de dos nadadores británicos muy conocidos: Torvill y Dean, quienes incluyen movimientos del patinaje artístico en su coreografía, donde hay un fuerte sentido narrativo, inclusive romance.

El principal obstáculo entre ambos ha sido responder a una pregunta: ¿qué calificarán los jueces en una prueba que no se ha hecho nunca antes?

Y no solo para ellos, sino para los otros competidores.

Rusos en nado sincronizado

"Podemos entender que un dúo combinado va a ser diferente de uno femenino, pero no hay un criterio especial. Yo creo que nos van a juzgar por las reglas definidas para las mujeres", le dijo Maltsev a la BBC.

En ese sentido, lo que han intentado Maltsev y su compañera Darina Valitova ha sido romper los estereotipos. En los pasados campeonatos europeos de Roma se llevaron la medalla de oro después de hacer una presentación donde la fuerza y el poder lo tenía Valitova y quien volaba por los aires era Maltsev.

Fuego olímpico

Una de las razones que estudió el comité deportivo de Los Ángeles 84 para decidir la exclusión de hombres en el nado sincronizado fue la intención de fondo de tener más deportes de mujeres.

Franceses

Sin embargo, en la actualidad casi todos los deportes olímpicos son practicados por ambos sexos, por lo que es posible que la opción para los hombres nadadores se abra en el futuro, dándoles lugar a las coreografías y piruetas coordinadas en las piscinas de los Juegos.

Aunque algunos expertos creen que esa idea es todavía lejana.

"Pienso que el entorno de este deporte ha sido femenino, algo único, y el sentimiento es mantenerlo así, como una disciplina para mujeres", le dijo a la BBC Ginny Jasontek, secretario honorario de la FINA.

Por otro lado, la única opción para que cambien las reglas en el Comité Olímpico Internacional es que se presente una petición de la FINA tres años antes de que se realicen los siguientes Juegos.

Hasta ahora no se ha hecho tal petición, por lo que la esperanza de participar para May y otros compañeros en los Juegos Olímpicos de Río el próximo año está casi que descartada.

Billa may junto a su compañera

Sin embargo, participar en los mundiales también resulta esperanzador para estos atletas.

Pero es más esperanzador aún, señalan, que a partir de la apertura de torneos regionales y continentales a la participación masculina se ha logrado captar la atención de varios hombres que ahora quieren ser parte de los clubes de nado sincronizado en Europa y Estados Unidos.

"Después de una serie presentaciones, me llamaron varios entrenadores a decirme que varios muchachos se habían inscrito en clubes de nado sincronizado por lo que habían visto", relató el francés Beaufils.

"Yo pensé que no había hombres que practicaran este deporte, lo que ocurría es que pensaban que no se podía. Lo cierto es que da mucho alivio ver que estas cosas pasan", añadió.

 

Lo más visto en Deportes13