Síguenos

Deportes13

Claudio Ranieri, el triunfo de la amabilidad

El DT del Leicester logró obtener el primer título de Liga durante su carrera. Él italiano comandó a un equipo y les hizo creer que nada es imposible.

Crédito: AFP
Claudio Ranieri, el triunfo de la amabilidad

AFP

El entrenador italiano Claudio Ranieri no es un gurú ni un tirano, es un hombre de sonrisa y lágrimas fáciles, gran gestor de recursos humanos con un concepto del fútbol simple con el que acaba de dar el gran golpe.

El título de la liga inglesa que consiguió este lunes al frente del Leicester corona la carrera como jugador y entrenador de este hombre de 64 años nacido en Roma el 20 de octubre de 1951, que se forjó como jugador en equipos modestos italianos -jugaba de lateral izquierdo- y que como entrenador fue casi siempre un recurso desesperado.

"En el fútbol no hay que inventar nada", dijo en una ocasión. Al llegar al Leicester "les dije que confiaba en ellos, que hablaría poco de táctica. Para mí, lo importante es que corrieran tanto como les había visto correr al final de la temporada pasada", dijo al diario italiano Corriere della Sera.

Ranieri devolvió la sonrisa y el optimismo a un puñado de jugadores descartados de grandes equipos o procedentes de otros más modestos, y sacó lo mejor de ellos con una receta que combinó amabilidad e invitación al trabajo duro.

Su nombramiento al frente del Leicester fue inusual: el anterior entrenador, Nigel Pearson, fue despedido por gestionar mal el episodio de la orgía de tres jugadores en Tailandia, uno de ellos su hijo, y del que trascendió un vídeo muy desafortunado.

Gary Linker, gran leyenda del Leicester, tildó la elección de Ranieri como "poco inspirada", un comentario por el que no ha parado de disculparse.

Las reticencias venían en parte de su último trabajo, cuatro meses al frente de la selección de Grecia que acabaron con su destitución tras una derrota ante las Islas Feroe.

Desde entonces se ha ganado a todo el mundo, en parte por sus comparecencias ante la prensa. "¿Por qué no podemos seguir corriendo, corriendo, corriendo? Somos como Forrest Gump. El Leicester es Forrest Gump. Ahí tenéis el titular", dijo.

Sus lágrimas al final de la victoria en el estadio del Sunderland en abril estuvieron a punto de aflorar de nuevo esta semana, cuando le mostraron un video en el que los vecinos de Leicester le agradecían lo que había hecho por la ciudad.

"Si hago este trabajo es porque soy feliz cuando la gente es feliz", dijo, respondiendo al agradecimiento.

Es de esperar que ya se haya enterado de que es campeón, ya que el domingo sorprendió al anunciar que no vería este lunes el partido del Tottenham, cuyo empate ante el Chelsea ha dado el título al Leicester, porque estaría en Italia celebrando el 96º cumpleaños de su madre.

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Deportes13