Síguenos

Deportes13

El grandioso Leicester City y los cambios de fortuna más drásticos en el deporte

El modesto club del centro de Inglaterra ha pasado de estar en el último puesto de la clasificación en abril a ser líderes de la Liga Premier. Su victoria frente a Chelsea confirmó el cambio de rumbo entre ambos clubes.

Crédito: BBC Mundo
Leicester City ha sido el mejor club del fútbol inglés en 2015.

Es probable que alguna vez un aficionado al fútbol haya escuchado el apellido Schmeichel y es casi seguro que muy pocos hayan oído hablar antes de esta temporada de jugadores como Mahrez, Morgan, Drinkwater, Vardy o incluso el argentino Leonardo Ulloa.

Ellos son la base del sorprendente Leicester City, líder indiscutido de la Liga Premier, la más rica del planeta.

Schmeichel es el hijo del gran portero danés Peter Schmeichel.La historia del modesto club del centro de Inglaterra es todavía más increíble cuando hace apenas ocho meses deambulaba en la última posición de la clasificación con el mismo grupo de jugadores.

Pero a partir de ese momento Casper Schmeichel se ha transformado en su padre Peter, el gran portero danés que ganó todo con Manchester United y la Eurocopa de 1992 con su selección.

El argelino Riyad Mahrez comenzó a personificar a Lionel Messi, tanto en regate como en efectividad, con 11 goles y 7 asistencias, y Jamie Vardy, con 15 goles, parece ser un clon de la mejor versión del uruguayo Luis Suárez en el fútbol inglés.

Ha sido tal la transformación que cuando comenzó la temporada el equipo dirigido por el italiano Claudio Ranieri fue uno de los favoritos para perder la categoría y con unas probabilidades de ganarla de 5.000 a 1. Lo contrario al Chelsea, el actual campeón, que quedó un punto por encima de los puestos de descenso.

El precioso gol de Mahrez, su número 11 de la temporada.

Un cambio de fortuna tan drástico no suele ser común en el fútbol, pero si ha habido en el pasado, así como en otros deportes.

BBC Mundo recuerda seis de los casos más sonados.

Celtic de Boston, NBA (2007-2008)

En 2007, los Celtic se despidieron de la temporada con la segunda peor marca de la liga profesional de baloncesto de Estados Unidos, 24 victorias y 58 derrotas.

Fue tal la transformación de los Celtic que vencieron en la final a los Lakers de Kobe Bryant.

Para los aficionados era inevitable pensar que seguiría la sequía de títulos que ya superaba las dos décadas, pero ocurrió lo impensable.

La llegada de Ray Allen y Kevin Garnett revitalizaron al equipo liderado por Paul Pierce y tras ganar 42 partidos más que el año anterior no sólo fueron de lejos el mejor equipo de la temporada regular, sino que también ganaron su conferencia este y superaron en la final de la NBA a sus clásicos rivales, los Lakers de Los Ángeles.

Rams de San Luis, NFL (1998-1999)

Lejos de poder avanzar a las series de post temporada en 1998 con una marca de 4 victorias y 12 derrotas, los Rams afrontaron sin muchas expectativas el siguiente año, en especial tras la lesión sufrida por su principal mariscal de campo, Trent Green, durante la pretemporada.

Todos se preguntaron de dónde había salido Kurt Warner, el mariscal de campo que guió a los Rams a una sorpresiva victoria en 1999.

Esto hizo que un prácticamente desconocido Kurt Warner aprovechara la oportunidad de su vida para guiar a San Luis a una marca de 13 victorias y 3 derrotas y a un histórico triunfo en el Super Bowl contra Tennessee.

Real Madrid (Barcelona), La Liga (1994-1995)

El conjunto merengue no sólo de tuvo que aguantar los cuatros años de dominio del Barcelona durante la primera parte la década del noventa, sino que además sufrió la humillación de la goleada del "equipo de ensueño" de Johan Cruyff 5-0, con tres tantos de Romario, camino a su cuarto título de liga consecutivo.

El chileno Iván Zamorano fue la gran figura del título con el que el Real Madrid cortó la racha de cuatro ligas consecutivas del Barcelona.

Jorge Valdano llegó al banquillo del Real Madrid y contó con un aliado inesperado, el chileno Iván Zamorano.

Pero "Bam Bam" no sólo se quedó, sino que fue el protagonista tanto de la goleada del Madrid 5-0 al Barcelona, con tres goles y dos asistencias, y en el título de liga, sellado con uno de los 28 goles que lo convirtieron en el "Pichichi" de la temporada.

Australia, críquet (2013-2014)

Nunca el tradicional duelo de las "Cenizas" entre Australia e Inglaterra tuvo un cambio de rumbo como ocurrió entre 2013 y 2014.

La respuesta de Australia fue enfática, proporcional a la decepción de Inglaterra.

Los ingleses celebraron primero al arrasar con tres triunfos y dos empates en los cinco test que se disputaron en territorio británico, reteniendo la urna con las cenizas por tercera vez consecutiva.

Pero en ese momento no se podían imaginar que la alegría duraría tan poco. Meses después, Australia se desquitó de la manera más dulce al ganar los cinco test del duelo y recuperar el orgullo.

Medias Rojas de Boston, béisbol (2012-2013)

Se puede decir que la temporada 2012 fue la excepción dentro de la regla en una época en la que los Medias Rojas rompieron con el maleficio de casi cien años de "Babe Ruth" y ganaron la Serie Mundial del béisbol de Grandes Ligas en 2004 y 2007.

El cambio de manager fue crucial para la reacción de los Medias Rojas de Boston en 2013.

Pero tras haber finalizado en último lugar en su división en 2012, los aficionados asumieron que habían regresado a los años de sufrimiento del pasado.

No fue así. La llegada de John Farrel en sustitución de Bobby Valentine revitalizó al y Boston consiguió la mejor marca de todas las Grandes Ligas en la temporada regular (97 victorias por 65 derrotas), además de dominar cada una de las series de playoff para llevarse los título de la Liga Americana y de la Serie Mundial.

Ludogorets, fútbol (2010-2012)

Si bien es cierto que el equipo búlgaro no ha sido el único caso en el que un recién ascendido a la primera división de una liga en Europa logra el título, lo conseguido por el Ludogorets es motivo de mención.

El modesto campo del Ludogorets, el campeón de la liga de Bulgaria en las últimas cuatro temporadas.

Tras finalizar segundo en la tercera división del fútbol búlgaro en en 2010, el equipo consiguió el título del segunda al año siguiente, lo que le permitió ascender a la máxima categoría para la temporada 2011-2012.

Ese año llegó con opciones hasta la última fecha a dos puntos del CSK de Sofía, al que venció para proclamarse campeón en su primer año.

La gesta la redondeó además con el título de Copa en 2012 y desde entonces no ha perdido el sitial de honor.

 

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Deportes13