Síguenos

Deportes13

El plan de Jürgen Klopp para convertir al Liverpool

El entrenador alemán se presentó en sociedad este viernes. Prometió un equipo que jugará “a toda máquina”, aunque para ello pidió tiempo a los fanáticos más impacientes.

Crédito: DW
El plan de Jürgen Klopp para convertir al Liverpool

“Yo soy un tipo normal”. Así se definió en su presentación en sociedad en Liverpool el técnico alemán Jürgen Klopp. Un tipo normal que graba avisos publicitarios de camionetas y máquinas de afeitar; un tipo normal que llevó al Borussia Dortmund a la cima del fútbol alemán y europeo; uno que se quería tomar un año sabático, pero a los tres meses ya tiene un empleo nuevo; un tipo normal que despierta pasiones por su estilo de juego. Un tipo normal que pide disculpas por su mal inglés y luego se maneja a la perfección en el idioma de Shakespeare. Un tipo normal, en resumen.

Klopp, “Kloppo” para los amigos y fanáticos acérrimos, alcanzó la gloria deportiva en el Dortmund, equipo con el que disputó cosas importantes gracias a un estilo de juego atrevido, cuyo objetivo final siempre era la portería enemiga. Si bien su salida no fue todo lo glamorosa que se hubiera esperado –estuvo último en la tabla de posiciones y no supo discutirle jamás el liderato al Bayern Múnich, como se esperaba de él en la temporada pasada–, su condición de ídolo absoluto en Dortmund es una realidad incuestionable, obra de episodios épicos vividos al mando de ese equipo.

El vértigo, la audacia y el ritmo de juego desenfrenado, desordenado incluso por momentos, que impone el alemán de 48 años es lo que el Liverpool necesita. Y Klopp, más delgado que hace unos meses, está seguro de estar en el momento indicado y en el lugar ideal para sacar adelante esa empresa. En su primera conferencia no solo se definió como “a normal one” –marcando distancias con el estilo más bien fanfarrón de Mourinho, que se definió como “a special one”–, sino que explicó que su aspiración en la liga inglesa será llegar tan arriba como sea posible imaginar.

Equipo a toda máquina

Klopp pidió que le den tiempo para preparar a su equipo, impregnarlo con sus ideas, instar a los jugadores a absorber su planteamiento táctico y ponerlo en práctica. La liga inglesa es, desde hace algún tiempo, bastante más atractiva que la Bundesliga, donde el dominio a placer del Bayern Múnich hace que la competencia sea más discreta. En Inglaterra, en cambio, hay varios equipos que pueden discutir en la parte alta de la tabla, y Liverpool ansía estar entre ellos. “La liga inglesa es una de las más difíciles del mundo. Hay seis o siete clubes que pueden ser campeones, pero solo uno lo es al final”, dijo Klopp, que confía en ser el entrenador de ese uno.

“Cuando dejé el Dortmund dije que no es tan importante lo que la gente piensa cuando llegas, sino lo que piensa cuando te vas. Por favor, dennos tiempo para trabajar. Creo que si dentro de cuatro años estoy sentado aquí, en el camino habremos ganado algún título. Estoy seguro”, explicó el alemán, que firmó contrato por tres temporadas. Su antecesor, Brendan Rogers, dejó al equipo en el décimo puesto de la tabla, con 12 unidades de 24 posibles y a seis puntos del líder. En la vitrina de los “reds”, el título más reciente data de 1990. Demasiado tiempo para un equipo con ambiciones mayores.

¿Cómo conseguirá Klopp devolver la mística al Liverpool? La revista alemana Der Spiegel dice que el FC Liverpool juega como “un escolar con gran potencial, pero que necesita ayuda en varias materias”. Apuntan escasa presión en el campo rival, espacios gigantescos en la defensa y juego displicente. “Kloppo” tiene una fórmula para revertir esas debilidades. “Yo creo en una filosofía de juego que es muy emocional, muy rápida y muy potente. Mis equipos deben jugar a toda máquina y llevar cada partido hasta el límite”, afirmó. Así, como jugaba en sus mejores momentos el Borussia. Esa es la promesa del alemán para los hinchas del Liverpool.

Klopp debutará en la banca de Liverpool el sábado 17 de octubre ante el Tottenham. Entonces comenzará la aventura en inglés de un hombre que, en alemán, lo ganó casi todo. Al menos él se tiene fe. El exBorussia dijo que su misión, a partir de ahora, será “convertir en creyentes a los que dudan”. Amén.

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Deportes13