Síguenos

Deportes13

Lo que debes saber del Leicester City, la sensación de la Liga Premier de Inglaterra

Es un modesto equipo, pero con mucha historia. Los "Zorros" del fútbol inglés golearon al Manchester City y tienen en la mira al Arsenal en su camino hacia lograr lo imposible, como cuenta el Blog de Lalo.

Crédito: BBC Mundo
Lo que debes saber del Leicester City, la sensación de la Liga Premier de Inglaterra

La tabla de posiciones de la Premier League parece un documento del otro lado del espejo de Alicia, el famoso personaje de Lewis Carroll: en ese mundo la realidad parece fantasía y la fantasía se convierte, a veces, en realidad.

¡El modestísimo Leicester City primero, con cinco puntos de ventaja! El habitualmente vacilante Tottenham Hotspur segundo, superando por una saludable diferencia de goles al irregular Arsenal…

Como decía la Reina de los Corazones: "Caramba, si a veces he creído hasta seis cosas imposibles antes del almuerzo".

El opulento Manchester City a los trompicones (ha perdido dos y empatado tres partidos de los últimos 10), el Man United a los porrazos (4 perdidos, 3 empatados sobre 10), el Chelsea hundido en el puesto 13º (ya casi no pierde pero ha empatado seis partidos y ganado sólo 3 de los últimos 10).

Los principales resultados de la última jornada son muy elocuentes sobre lo que está ocurriendo en el fútbol inglés: el Leicester dio una lección de pragmatismo al Manchester City, al que ganó como visitante, 1-3); los Spurs ganaron 1-0 (que pudo ser 6-0) al Watford (fortalecido desde que lo conduce el español Quique Sánchez Flórez); Arsenal ganó 0-2 al Bournemouth y Chelsea le empató sobre la hora al Man United, frustrando una vez más a Van Gaal.

Es el Reino del Revés, como cantaba María Elena Walsh:

  • "Me dijeron que en el Reino del Revés / nada el pájaro y vuela el pez, / que los gatos no hacen miau y dicen yes / porque estudian mucho inglés."

El equipo del momento (y un momento bastante prolongado) es el Leicester City. Esto sigue asombrando en el ámbito del fútbol, porque se trata de uno de esos equipos que suelen conformarse con permanecer en la categoría máxima.

El Leicester nunca ha ganado un título de liga ni tampoco de la Copa FA, final que perdió las cuatro ocasiones que la disputó, como sucedió en 1949.

El Leicester nunca ha ganado un título de liga ni tampoco de la Copa FA, final que perdió las cuatro ocasiones que la disputó, como sucedió en 1949.


El sábado, en el estadio Etihad, se enfrentaron dos mundos totalmente diferentes.No hay mejor forma de apreciar esto que asomándose al precio de los jugadores de cada equipo.

Para no recalentar mi calculadora, sólo mencionaré, en dólares, el precio original de los mediocampistas y delanteros del City que jugaron el sábado: Fernandinho, US$50 millones; Yaya Touré, US$35 millones; Sterling, US$70 millones; Agüero, US$55 millones; Silva, US$35 millones. Valor total del plantel, según diversos medios: no menos de US$420 millones.

Las cuentas de los jugadores del Leicester son más fáciles: Schmeichel, US$1,44 millones; Morgan, US$1,44 millones; Huth, US$4,3 millones; Fuchs, libre; Mahrez, US$577.000; Kanté, US$8 millones; Albrighton, libre; Okazaki, US$10 millones; Vardy, US$1,44 millones. Valor total del plantel (con precios de compra), alrededor de US$30 millones, que es menos de la mitad de lo que el City pagó por Sterling.

El inglés James "Jamie" Vardy y el argelino Riyad Mahrez son las dos grandes revelaciones de la temporada.

Si Vardy es la potencia, la velocidad, Mahrez representa el toque sutil, la magia del equipo. Juntos son los líderes del Leicester.

Si Vardy es la potencia, la velocidad, Mahrez representa el toque sutil, la magia del equipo. Juntos son los líderes del Leicester.


Vardy tiene 29 años y es un goleador sensacional, como BBC Mundo Deportes consignó en noviembre del año pasado.

Mahrez (24) es uno de los jugadores más versátiles de la Premier League: nacido en Francia, hijo de un argelino y una marroquí, llegó a Leicester en agosto de 2015. El club pagó por él medio millón de dólares, pero ahora cotiza en US$45millones… que ya parece poco.

El tercer personaje que acapara los elogios es el técnico italiano Claudio Ranieri, un veterano de mil batallas, que ha calentado los banquillos de una larga lista de clubes importantes (entre otros Napoli, Fiorentina, Valencia, Atlético de Madrid, Chelsea, Juventus, Inter de Milán, Mónaco… ejem… y también el Puteolana y el Lametini, en sus comienzos).

Su paso por el Chelsea, antes de José Mourinho, atrajo la ira retrospectiva del portugués, quien se burló de él por su pobre dominio del inglés, algo que al parecer no le ha impedido dirigir con éxito al Leicester en esta ocasión.

Pero el caso del Leicester no se debe al gran trabajo del técnico (un buen profesional pero no muy exitoso en comparación con los Guardiolas y Mourinhos de este mundo), ni de dos jugadores desconocidos hasta hace unos pocos meses.

Se trata de un ejemplo clásico (pero muy raro) de sinergia colectiva, en la que la fuerza común del grupo es (o parece ser) mayor que la suma de las fuerzas individuales. Esto se refleja en numerosos ejemplos y dichos del habla popular, como la frase bolivariana "en la unión está la fuerza", o la de Dumas, "uno para todos y todos para uno", o la de Henry Ford, "el trabajo común es el éxito".

El Leicester basa su fortaleza en el esfuerzo colectivo y en la confianza de un estilo de juego definido, en el que no es relevante la posesión del balón.

El Leicester basa su fortaleza en el esfuerzo colectivo y en la confianza de un estilo de juego definido, en el que no es relevante la posesión del balón.


O una de Claudio Ranieri: "El secreto es el trabajo en común y la unidad en el vestuario (…) estamos ante el mejor espíritu de equipo que recuerdo en toda mi carrera", dijo hace unos días.

Los cínicos, y muchos que no lo son, siguen esperando que un plantel tan reducido, con hombres que están jugando por encima de lo que habrían dado en otros equipos, se derrumbe físicamente antes del fin de la temporada.

"Estamos ante el mejor espíritu de equipo que recuerdo en toda mi carrera"

(Esto se suele decir de todos los modestos que llevan buena campaña. Cuando "pinchan", todos se felicitan porque se cumplió la predicción; si no se cumple y los modestos ganan el campeonato, nadie vuelve a mencionar el asunto.)

El Leicester no tiene el pasado glorioso del Atlético de Madrid, por ejemplo. Pero esto no quiere decir que su historia sea insignificante. Fue fundado en 1884 y hoy se enorgullece, entre otras cosas, de que sus equipos ingresan al campo de juego al compás de una de las marchas más antiguas del fútbol.

Se puede escuchar en internet: se llama "Post Horn Gallop" y tiene su origen en un toque de corneta que los cocheros del siglo 19 daban para alertar sobre la llegada del correo. No confundir con el himno del club, "Cuando sonríes".

El motto del club es "Foxes never quit" o "Los zorros nunca se rinden".

La actual generación ascendió de la categoría Championship en 2013-14, tras una década en la segunda división. La temporada pasada estuvo al borde del descenso (marchaba en último lugar a esta altura de la temporada) y se salvó raspando: un equipo desauciado ganó 7 partidos de los últimos 9 y terminó en 14º lugar, una verdadera hazaña en los anales del fútbol inglés moderno.

La última vez que un equipo de los considerados modestos estuvo cerca de ganar la máxima categoría del fútbol inglés fue el Norwich en 1992-1993, pero no lo consiguió.

La última vez que un equipo de los considerados modestos estuvo cerca de ganar la máxima categoría del fútbol inglés fue el Norwich en 1992-1993, pero no lo consiguió.


El optimismo no duró mucho, sin embargo, ya que el 30 de junio el club despidió al técnico Nigel Pearson invocando un "deterioro" de la relación laboral; las crónicas mencionaron las acusaciones de "matonismo" (sus frecuentes choques con periodistas y un incidente en el que aferró del pescuezo a James McArthur, jugador del Crystal Palace) y el caso de un vídeo sexual racista grabado por tres jugadores del club durante una gira, episodio en el que habría estado envuelto el hijo de Pearson.

Fue entonces cuando Claudio Ranieri llegó al banquillo de los Foxes. Este apodo, Los Zorros, tiene que ver con la antigua tradición de la caza del zorro en la región de donde proviene. Algunos creen (erróneamente nos dicen), que la conexión surgió de la semejanza entre Foxes y Fosse, que era el antiguo nombre del club, Leicester Fosse, por la calle donde estaba instalado.

Todos, alrededor del mundo, saben ahora que Leicester City encabeza la tabla de posiciones, pero muy pocos, incluso en Inglaterra (lo he comprobado preguntando en el pub local), tienen una idea clara de la ubicación de esta antigua población, cuyos orígenes se remontan más de 2.000 años.

Dígamos, para no extendernos demasiado, que ahora tiene unos 340.000 habitantes y que está ubicada en la región central de Inglaterra (The Midlands), a unos 140 km al noroeste de Londres y 120km al sudeste de Manchester.

Ciudad pequeña, sueño grande, ya se ve. Ranieri podría citar una frase atribuida a Napoleón: "La palabra imposible no está en mi vocabulario".

O esta otra, tal vez más certera, también del emperador: "Para ganar una guerra hacen falta tres cosas: dinero, dinero y dinero."

El Leicester quiere alcanzar lo imposible sin dinero. Sería una hazaña, sí señor.

 

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Deportes13