Síguenos

Deportes13

[VIDEO] Partido de fútbol de Oceanía terminó con seis rojas y once amarillas

El encuentro del Kiwi FC, de Samoa, y el Nadi FA, de islas Fiyi, se vio eclipsado por la violencia. De todas formas, no es el récord.

Crédito: AFP
[VIDEO] Partido de fútbol de Oceanía terminó con seis rojas y once amarillas

AFP

El árbitro George Time, natural de las islas Salomón, hizo historia en Auckland al sacar seis tarjetas rojas y 11 amarillas en un espectacular partido de la Liga de Campeones de Oceanía de fútbol

Al cabo de nueve minutos de prórroga, el club Nadi FA, de las islas Fiyi se impuso por 4-3 al Kiwi FC de Samoa gracias al póker de su goleador Anish Khem.

La hazaña del delantero de los verdes se vio eclipsada por el récord del hombre de negro, que sacó las primeras cartulinas rojas en el minuto 44 para expulsar a un jugador de cada equipo después de un altercado, según el acta del partido publicada por la Confederación de Fútbol de Oceanía.

El Kiwi FC, que ganaba en ese momento por 3-1, estaba convencido de su triunfo hasta que, a nueve minutos del final del tiempo reglamentario, este encuentro del grupo C se volvió una locura. 

El portero del Nadi, Vereti Dickson, no apreció el juego rugoso del samoano Lionel Taylor contra su capitán y se tomó la justicia por su mano. Siguió un atisbo de trifulca y las expulsiones de Dickson y Taylor en el minuto 81.

Anish Khem redujo la diferencia en el minuto 87 y poco después, Lawrie Letutusa, que había entrado media hora antes por el Kiwi FC, se llevó una segunda amarilla por un severo planchazo en la banda izquierda.

Khem logró cerrar la inesperada remontada al empatar a los seis minutos del tiempo añadido y ofrecer luego la victoria a su equipo en el minuto 98.

Entre esos dos goles, el jugador de Nadi FA Napalioni Qasevakatini se había ganado una segunda amarilla, la undécima que repartió George Time en el partido.

"La falta de disciplina de algunos nos ha penalizado", comentó a pesar de la victoria el entrenador del Nadi, Kamal Swamy.

Seis rojas en un solo partido es algo rarísimo. Aunque el récord mundial lo ostenta sin duda el árbitro Damián Rubino, que en 2011, en un partido entre Claypole y Victoriano Arenas, dos equipos de la quinta división del fútbol argentino, expulsó a 36 jugadores -todos los titulares y todos los reservas- después de una gresca generalizada.

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Deportes13