Síguenos

Deportes13

El lado B del “cruzado” Jaime Carreño: Amante de las lecturas y fanático de los tatuajes

El joven volante de la UC, que se independizó a los 18 años, atesoró para siempre su gol ante la “U”.

Crédito: Agencia Uno
El lado B del “cruzado” Jaime Carreño: Amante de las lecturas y fanático de los tatuajes

El sábado 15 de agosto, ante Santiago Wanderers, Jaime Carreño concretó su debut como jugador profesional en Universidad Católica.

Desde aquella fecha, el volante de 19 años ha tenido un crecimiento constante ganándose la titularidad y alzándose como una de las figuras del cuadro que se coronó con el título del Clausura.

Aún no dimensiono que hayamos salido campeones. Veo todos los partidos del campeonato y es bonito poder revivirlo más tranquilo y ver cómo se sufrió”, manifestó Carreño a Deportes 13.

El símbolo de la renovación cruzada, que fue muy cercano a Francisco “Chamaco” Valdés debido a que lo dirigió en Recoleta y Santiago Morning entre sus 7 y 11 años, es considerado uno de los elementos “exportables” en la precordillera.

Pero este joven jugador no solo se caracteriza por sus virtudes dentro del campo de juego, sino que también con sus gustos fuera de ella, como por ejemplo las lecturas y el poder disfrutar del Playstation con sus amigos.

Pido libros, pero siempre de fútbol. El último que leí fue uno sobre Gary Medel y ahora estoy comenzando la vida de Raimundo Tupper. Además, me regalaron el de Marcelo Bielsa cuando fue a Sudáfrica. Cuando tengo tiempo voy de a poco leyendo”, destacó.

Además, Carreño disfruta tatuándose los momentos que más ha disfrutado en su vida, entre el que se encuentra su celebración tras el gol a Universidad de Chile, que fue el primero de su carrera profesional: “Me quedará para toda la vida”, explicó.

Jaime Carreño, el canterano de la UC que brilló en el clásico universitario

Pero si algo se destaca es su responsabilidad dentro de la cancha, la que también tiene que ver con la que vive día a día fuera de ella: a los 18 años se independizó y se mudó a vivir con su polola.

Sobre este proceso confesó que “son más responsabilidades. Uno debe lavar, cocinar y limpiar. Te obliga a madurar, pagar cuentas. Empiezas a tener una vida de adulto”.

La madurez de Carreño es destacada por sus pares, quienes además hacen hincapié en la influencia que tiene la familia en su personalidad.

“La familia de él siempre ha estado tras sus pasos. Ellos estarán al lado de él en lo que decida hacer”, manifestó su compañero Jeisson Vargas, dando cuenta de una relación que tiene al futbolista con los “pies sobre la tierra” y destacando en cada jornada junto a la UC. 

Lo más visto en Deportes13