Síguenos

Deportes13

Las imparables mujeres del rugby

El 'Seven' debutó con mujeres en estos Panamericanos de Toronto, un año antes de que se estrene como disciplina olímpica en Rio de Janeiro.

Crédito: AFP
Las imparables mujeres del rugby

AFP

Tiembla el estadio de fútbol del Toronto FC. El sol cae sobre los miles de aficionados que salpican de blanco y rojo las gradas. Están de fiesta, Canadá va a jugar una final contra sus vecinos de Estados Unidos. Pero hoy las protagonistas son ellas. Y el rugby.

Cuando Ashley Stacy arranca su carrera y deja atrás como torres caídas a las estadounidenses que se cruzan en su camino, el público ya está en pie. Canadá acaba de neutralizar el try inicial de Estados Unidos, que no volverá a anotar en todo el encuentro, y no se puede quitar un ojo del partido hasta el 55-7 final. 

Así es el rugby a siete, un juego veloz y de contacto donde las jugadoras coronan sus jugadas con carreras infinitas. Todo pasa muy rápido en este deporte que debutó con mujeres en estos Panamericanos de Toronto-2015, un año antes de que se estrene como disciplina olímpica en Rio de Janeiro.

Esta variedad del rugby a 15 que nació en la vieja Escocia de finales del Siglo XIX se divide en dos tiempos de siete minutos y lleva a las jugadoras al límite de la intensidad. Tanto que en dos días se jugaron 42 partidos en Toronto.  

El público canadiense, que dejó el abrigo en el armario para pasar el domingo al sol en el Parque Panamericano, tiene ya unas nuevas heroínas, aunque sea por un día. 

"Es la primera vez que veo un partido de rugby en vivo. Me encantó el juego, fue genial. Estoy muy orgulloso de ellas, lo hicieron fenomenal", afirma sonriente Adam Healy, un ingeniero de 32 años que espera para comprar una cerveza en el estadio envuelto en una bandera canadiense.

Lo más impresionante, la velocidad.

"Me gusta lo rápido que es, nunca sabes lo que va a pasar. Estoy seguro que volveré a ver un partido", asegura.

Marea colorada 

En las concurridas gradas al sol del BMO Field las gorras con la bandera canadiense se combinan con los sombreros colorados, las camisetas con la característica hoja de arce, los banderines y hay hasta quien se atreve con una peluca blanquirroja.

El partido sólo se interrumpe unos segundos para que las jugadoras se hidraten y en un breve descanso al que Canadá llega dominando por 26 a 7.

En los pasillos, los puestos de panchos, bebidas y palomitas de maíz no dan abasto. Mientras aguardan su turno, dos amigos comentan los lances de un partido que se ha ganado al público.

"Me gusta el ritmo rápido del juego, pero quizás me gustaría ver otro período más. Me encantaron los partidos de las mujeres, fueron geniales. Estoy muy contento de que gane Canadá. ¡Y contra Estados Unidos es aún mejor!", celebra Chad Smith, de 33 años, que vive en Toronto.

A su lado y con la bandera canadiense en la espalda, su amiga Gaya Amirthwasar cuenta que fue a ver la gimnasia en la mañana y el buen ambiente en el Parque Panamericano le atrajo para quedarse.

"Nunca había visto un partido femenino de rugby 7, me gustó pero es demasiado rápido", opina esta joven de 28 años.

 Rumbo a Rio 

Tras 92 años de ausencia, el rugby regresará a unos Juegos Olímpicos en Rio de Janeiro-2016, pero lo hará por primera vez también en femenino y en su versión a 7.

Precisamente las brasileñas se quedaron con el bronce panamericano al vencer a Argentina 29-0 en el partido que antecedió a la final.

Entre la marea colorada destacaban las camisas amarillas de la familia Cerullo. Son la hinchada de Isadora, la 6 de Brasil, que se mudó de Estados Unidos a Sao Paulo para unirse a la selección brasileña de un deporte que comenzó a practicar hace cuatro años en Estados Unidos, donde residía con su familia.

"Es el segundo partido al que vengo y me encantó. Había más público que nunca y muy animado. Estoy súper feliz con que haya ganado el bronce", contó orgulloso su hermano André, un músico de 24 años.

El sol se resiste a dejar Toronto, nadie se mueve hasta que Karin Paquen planta el balón ovalado con todo su cuerpo tras la línea con el tiempo ya cumplido. 

El estadio estalla de alegría con el triunfo de sus jugadoras. Hoy es su día, el de las imparables mujeres del rugby.

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Deportes13