Síguenos

Deportes13

Por qué a los jugadores más altos les cuesta tanto el tiro más fácil del baloncesto

El jugador Andre Drummond estableció un récord negativo en la historia al acertar sólo 13 de los 36 lanzamientos desde la línea de tiros libres.

Crédito: AP
Por qué a los jugadores más altos les cuesta tanto el tiro más fácil del baloncesto

Andre Drummond está camino de convertirse en el peor lanzador de tiros libres en la historia de la NBA y todo indica que lo logrará al final de su carrera.

El centro de los Pistons de Detroit estableció el miércoles el récord de más tiros libres fallados en un partido al errar 23 de sus 36 lanzamientos en la victoria de su equipo sobre los Rockets de Houston 123-114.

Y es tal su desacierto que Houston, en desventaja al comienzo del tercer cuarto, mandó a K.J. McDaniels a enviar a Drummond hasta la línea franca cada vez que pudiera, cometiéndole cinco faltas ¡en nada más 9 segundos!

A la larga, la táctica no resultó, pues el líder en rebotes de esta temporada en la liga profesional de baloncesto de Estados Unidos logró anotar 17 puntos en total.

Pero la diferencia entre la efectividad de Drummond debajo del tablero y su sufrimiento con el considerado "tiro más fácil del baloncesto", resalta los problemas que históricamente suelen tener los jugadores más altos de la liga.

Un problema que ha afectado incluso algunos de los mejores basquetbolistas de la historia: embocar la pelota, sin oposición, en un aro que está en una distancia relativamente accesible (4,6 metros).

Problemas de altura

Drummond (de 2,11 metros de altura) tiene un porcentaje de conversión de tiros libres de 38,5%, muy por debajo de la marca del hasta ahora peor lanzador de la historia, Ben Wallace (2,05 metros), de 41,4%.

Steve Nash, con un acierto de 90,4%, es el mejor lanzador de tiros libres de la historia de la NBA.

La diferencia es abismal si se compara con el acierto de Steve Nash (1,90 metros) y Mark Price (1,83 metros), quienes finalizaron sus carreras con un promedio del 90%.

Pero son estadísticas que no están lejos de los registros de dos de los mejores jugadores del historia, como Wilt Chamberlein –el único en anotar 100 puntos en un partido– y Shaquille O'Neal, cuatro veces campeón de la NBA.

Ambos son los únicos en fallar más de 5.000 tiros libres en sus carreras, aunque tienen el consuelo de haber acertado más veces que las que fallaron.

Los problemas de Shaquille O'Neal con los tiros libres hizo que sus oponentes crearan una jugada dirigida a anularlo: cometerle faltas.

Mientras Chamberlein (2,16 metros) consiguió un promedio de 51,1%, O'Neal (2,16 metros) finalizó con una marca 52,7%.

Pero, ¿por qué son los jugadores más altos los que sufren de este problema?

Cuando Drummond llegó a la NBA en la temporada 2012-2013 se discutió mucho sobre su falta de acierto desde la línea del tiro libre, aunque había mejorado levemente del 29,5% que registró en su año en el baloncesto universitario.

Según Kevin Pelton, quien llevó a cabo una investigación estadística para la publicación Basketball Prospectus, concluyó que por cada dos centímetros de altura de un jugador se tiende a fallar en promedio un 1,2% más de tiros libres.

Los centros, como Drummond, pasan la mayor parte del partido muy cerca del aro.

La teoría es que los jugadores más altos están confinados a jugar debajo del tablero y que la mayoría de los puntos que anotan lo hacen dejando el balón sobre el aro, con clavadas o ganchos, por lo que hacen muy pocos disparos desde la distancia.

También los condiciona su tamaño, ya que la mecánica del lanzamiento es más complicada para un jugador de gran envergadura que para uno más compacto al tener que necesitar más recorrido con sus brazos y tener menos precisión con sus manos al ejecutar la rutina frente al aro.

Excepciones

Ahora, si bien la lista de los peores lanzadores de tiros libres de la NBA está casi monopolizada por jugadores que ocupan las posiciones de centro o ala-pivote, hay algunas excepciones que están al otro lado de la clasificación.

El que más se destaca es el alemán Dirk Nowitzki, que pese a sus 2,13 metros, mantiene un promedio de acierto del 87,9%.

El alemán Nowitzki ha sido uno de los mejores jugadores europeos en la NBA.

Los hermanos Gasol, por su parte, anotan tres de cada cuatro lanzamientos. Pau (2,13 metros) mantiene un 75,4%, mientras que su hermano Marc (2,15 metros) lo supera levemente con un 76,4%.

Lo que tienen en común es que ellos se formaron en el baloncesto europeo, no tan obsesionado por el juego interior que prevalece en Estados Unidos, lo que les permitió aprovechar un estilo de juego diferente para mejorar sus disparos desde el perímetro.

 

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Deportes13