Cuatro tipos de madres que marcan la historia del cine

La esforzada y la aprehensiva son algunos de los tipos de mamás que destacan en el séptimo arte mundial, donde una diversa gama de mujeres con hijos han protagonizado clásicos cinematográficos.

Cuatro tipos de madres que marcan la historia del cine

Por Eduardo Aguilera

Debido al Día de la Madre, en T13.cl recordamos cuatro tipos de mamás que determinan la historia del cine.

La mamá esforzada

El séptimo arte está lleno de mujeres cuyas historias están marcadas por la lucha en defensa de sus hijos, buscándoles una mejor vida o simplemente evitando que sean asesinados por criminales o máquinas del futuro.

Julia Roberts en “Erin Brockovich”, Linda Hamilton en “Terminator 2” y Jodie Foster en “La Habitación del Pánico” son ejemplos de la madre esforzada.

En el primer caso, la protagonista es una madre soltera que, para mejorar la vida de sus tres hijos, entra a trabajar a un bufete de abogados; en el segundo, Hamilton es Sarah Connor, quien debe evitar que su hijo John sea asesinado por un ciborg enviado del futuro. Finalmente, Foster interpreta a una mujer divorciada que debe enfrentar a un grupo de delincuentes para salvar la vida de su hija diabética.

La mamá sobreprotectora

En las películas también abundan los casos de mujeres cuyo amor por sus ciegos las ciegan, siendo muy aprehensivas y llegando hasta a ser violentas con ellos o con el resto para “protegerlos”.

Barbara Hershey en “Black Swan”, Piper Laurie en “Carrie” y Kathleen Turner en “Serial Mom” son claros casos de este tipo de mamá.

Mientras que la primera es una ex bailarina que busca hacer sus sueños realidad a toda costa a través de su hija, una joven con talento para la danza; Laurie interpreta a Margaret White, una mujer sumamente religiosa que atormenta a su tímida hija, una adolescente con poderes. En el caso de Turner, su rol –en tono comedia- es el de una madre que llega a matar a quienes atormentan a sus hijos.

La mamá villana

La historia del cine ha estado determinada por la aparición de mujeres que quieren poco o nada a sus hijos, a los cuales torturan de diversas maneras como haciéndolos ser sus sirvientes y permitiendo que sean abusados por sus parejas.

Mo’Nique en “Precious”, Faye Dunaway en “Mommie Dearest” y la madrastra de “La Cenicienta” son algunos ejemplos de las madres villanas.

La primera es Mary Lee Johnston, una mujer a la que no le importa su hija, sometiéndola a una serie de abusos; en el segundo caso, Dunaway interpreta a Joan Crawford, conocida actriz que actuaba de manera sumamente cruel con su hija adoptiva (o al menos así se mostraba en la película).

El caso de Lady Tremaine, nombre de la madrastra de la Cenicienta, es más evidente: Su hijastra fue tratada como la sirvienta de la mansión en la que vivían apenas falleció su padre.

Como bonus track, también podemos incluir en este apartado a la mamá de Norman Bates, el protagonista de “Psicosis”, cuya madre determina la trama de la película

La mamá amorosa

Al igual que el apartado de malvadas, las madres de buen corazón y/o “buenas” también son parte vital en la historia del séptimo arte a nivel mundial. Son aquellas que entregan grandes consejos a sus hijos, de manera cálida y siempre presente.

Sandra Bullock en “The Blind Side”, Sally Field en “Forrest Gump” y la mamá de “Bambi” en la cinta del mismo nombre son algunos casos que forman parte de este apartado.

En el primer caso, Bullock –quien ganó el Oscar por este rol- es una mujer que decide hacerse cargo de un joven afroamericano con gran potencial deportivo; en el segundo, Field interpreta a la madre del protagonista, al cual consigue convertir positivamente gracias a sus consejos. En el tercer ejemplo, la madre del animal que estelariza este popular filme animado es la base de su vida y, a raíz de sus lecciones, puede transformarse en un ciervo fuerte y luchador.

Lo más visto en T13