El historial de polémicas que terminó provocando el fin de “Two and a Half Men”

Esta semana se confirmó el término de la comedia tras su 12° temporada. Su final está marcado por la baja en su sintonía, el cambio de su elenco principal y problemas en su realización.

El historial de polémicas que terminó provocando el fin de “Two and a Half Men”

Este miércoles fue oficializado el término de la comedia que comenzó en septiembre de 2003, convirtiéndose rápidamente en un fenómeno televisivo a nivel mundial y con éxito en crítica y sintonía.

Diferentes controversias materializaron el camino que concluyó esta semana con el término de la producción en los próximos meses.

1. Los problemas de Charlie Sheen con producción

Sheen, quien encabezó el elenco de la serie hasta 2011, empezó a tener dificultades con el equipo realizador del espacio al ingresar a rehabilitación por drogas en febrero de 2010, lo que provocó que las grabaciones fueran suspendidas.

Esta situación se repitió nuevamente en febrero de 2011, cuando “Charlie” entró a rehabilitación por tercera vez en 12 meses, generando un nuevo problema para la realización de la serie.

A esto se suma el conflicto que Charlie Sheen tuvo directamente con Chuck Lorre, creador y productor de la comedia, a quien insultó. Esto provocó que la octava temporada fuera suspendida en la mitad, quedando sólo con 16 episodios.

2. La salida del protagonista

El 7 de marzo de 2011 se despidió a Sheen, confirmando en mayo de ese año que sería reemplazado por otro actor (Ashton Kutcher). A esto se suma el hecho de que la producción informó que el personaje del polémico actor estaría muerto al principio del nuevo ciclo, descartando la posibilidad de un regreso en el futuro.

Aunque en un inicio el cambio significó un aumento en la sintonía (el primer episodio de la temporada en que debutó Kutcher tuvo más rating que cualquier capítulo de los primeros 8 ciclos), la situación cambió posteriormente.

3. El cambio radical de "Jake"

En noviembre de 2012 se sumó una nueva controversia: El actor Angus T. Jones -quien interpretaba a “Jake Harper”, el menor de los protagonistas- criticó duramente a la serie en la que trabajaba y pidió a la gente que dejara de verla. “Estoy en la serie y no quiero estar. Dejen de llenarse la cabeza de porquería”, afirmó.

Aunque Jones, convertido en un devoto cristiano, se disculpó públicamente por cuestionar la serie que le dio fama y dinero, decidió dejarla al término de la temporada 10. Si bien se pensó que su rol aparecería en el ciclo 11, eso no ha ocurrido.

4. Falta de los actores originales

Más que una controversia, la salida de roles claves en la serie se ha convertido en parte trascendental de su inminente fin.

Dos de los tres protagonistas originales de la producción ya no participan en ella, dejando al co-protagonista inicial (Jon Cryer / “Alan Harper”) como la principal “estrella” del show. Éste último ha logrado eclipsar a Ashton Kutcher, logrando nominaciones y premios como los Emmy por su interpretación.

A esto se suma el reemplazo de Angus T. Jones: Amber Tamblyn, quien interpreta a Jenny, la hija perdida de Charlie Harper, perdiéndose la química y relación que tenía Cryer con su “hijo televisivo”.

5. Baja en sintonía

Aunque la producción se mantiene en un rango aceptable de sintonía en el contexto del actual panorama televisivo de Estados Unidos (cerca de nueve millones de televidentes en promedio, últimamente), está lejos de las cifras de su inicio: Más de 16 millones en la temporada 2, escogiendo entre los primeros ciclos.

Un ejemplo es la sintonía registrada en el capítulo del 8 de mayo pasado, cuando logró 8,3 millones de televidentes, una importante baja en comparación al inicio del ciclo en que consiguió 11,5 millones.

Lo más visto en T13