La batalla contra el alcohol y las drogas que marcó la vida de Robin Williams

(Foto: AP) Este lunes murió el protagonista de películas como “Jumanji”, “Patch Adams” y “La sociedad de los poetas muertos”, dejando atrás una gran carrera y un historial cargado de excesos.

La batalla contra el alcohol y las drogas que marcó la vida de Robin Williams

Hollywood y el mundo continúan impactados por la partida del actor norteamericano Robin Williams, el que murió este 11 de agosto a los 63 años de edad. Y aunque todavía no se confirman las causas de su fallecimiento, se investiga un posible suicidio.

Aunque su trayectoria estuvo determinada por un éxito –tanto en crítica como en taquilla- en el mundo del cine y la televisión, Williams tuvo que sobrellevar una batalla contra el alcohol y las drogas por más de 3 décadas.

A raíz de su deceso, en T13.cl te contamos la historia de excesos que marcó la vida de este ganador del Oscar, cuya partida es llorada en todo el planeta.

Desde el comienzo de su carrera, a fines de los ’70, que Robin Williams se vio enfrentado a diferentes problemas por su alcoholismo, abuso de drogas y estilo de vida fiestero. Específicamente, luego de conseguir la fama gracias a su rol protagónico en la serie “Mork & Mindy”.

En el contexto de su incipiente popularidad, este actor comenzó a consumir cocaína y tomar alcohol. Sin embargo, una trágica noticia permitió que detuviera –al menos por un tiempo- sus adicciones. Gran amigo del comediante John Belushi, el 5 de marzo de 1982 éste falleció tras inyectarse speedball, la combinación de heroína y cocaína.

El deceso de Belushi se trató de un llamado de alerta para Williams, quien se mantuvo sobrio durante cerca de 20 años tras este episodio. No obstante, en el 2000 este escenario cambió.

Así lo reconoció en una entrevista con el programa “Good Morning America”, en 2006, donde admitió una recaída y agregó que volver al consumo fue algo “bastante gradual”. Meses antes de esa aparición ingresó a un centro de rehabilitación por su alcoholismo.

Luego de ser sometido a una cirugía al corazón para reemplazar su válvula aórtica en 2009, la “estrella” tras “Papá por siempre” lanzó un show, llamado “Weapons of Self-Destruction”, donde dio cuenta de sus adicciones de manera cómica.

Aunque se pensaba que Williams ya había superado a sus “demonios”, a principios de julio ingresó a un centro de rehabilitación en Minnesota. Sin embargo, esto fue a modo de precaución.

Específicamente, el actor entró al Centro de Tratamiento de Adicciones Hazelden, el cual se enfoca en problemas al momento de recuperación de los pacientes. Esto en base a la meditación, relaciones sanas y recuperación espiritual.

De acuerdo a US Weekly, el actor tenía planeado hace tiempo el ingreso a este recinto. “No fue una decisión de último minuto”, reveló una fuente consignada por la publicación estadounidense en su sitio web.

Hasta ese momento, llevaba al menos ocho años alejado completamente del alcohol y las drogas. Hay que destacar que su representante informó que en el último tiempo se encontraba batallando una "severa depresión", la cual habría determinado su triste adiós.

Lo más visto en T13