Las confesiones de Tomás Olivera, el asesor clave de MasterChef Chile

Considerado como uno de los chefs nacionales más destacados de los últimos años, es parte vital del programa que busca encontrar al mejor cocinero amateur del país.

Las confesiones de Tomás Olivera, el asesor clave de MasterChef Chile

Aunque son los chefs profesionales Yann Yvin, Christopher Carpentier y Ennio Carota quienes acaparan la atención en el programa “MasterChef Chile” por su rol como jueces, hay un cuarto chef que –fuera de cámara- tiene un rol clave en su realización.

Se trata del chileno Tomás Olivera (41), asesor culinario del espacio televisivo y quien se ha convertido en uno de los pilares centrales de este “cooking show” (show de cocina), el cual ha logrado instalarse como uno de los espacios más vistos y comentados en las redes sociales durante todos sus días de emisión.

Tolchef.com

Con más de 20 años de trayectoria, Olivera es un difusor de la cocina tradicional chilena y cuenta con una carrera alabada por la crítica especializada: Chef revelación en 2006, Mejor Chef por la revista Qué Pasa en 2008 y Premio Bicentenario 2010 por su aporte al difundir la comida nacional son algunos de sus reconocimientos.

Al programa conducido por Diana Bolocco llegó a través de un casting para dar con los integrantes del jurado.

Fui uno de los chefs que postuló para ser juez del programa (…)  Cuando me estaba yendo, me acuerdo que le dije a Francisca Gajardo, que trabaja en contenidos y que me fue a dejar a la puerta del canal, que no tenía ninguna duda de que harían un ‘mono’ la raja, que en la tele se iba a ver súper bien y que se notaba que el equipo era potente. Pero que tuvieran cuidado con la producción gastronómica, que se preocuparan de los detalles”, recuerda.

Olivera, en su rol constante de guía, le dio varios números telefónicos de personas que podrían tener un rol de productor en esa índole. No obstante, todos coincidieron que el nombre ideal para ese cargo era él.

“Me entusiasmé porque pensé que podía aprender mucho y así comenzó todo (…) Lidero un equipo de 10 personas que trabajan en el canal”, asegura este experto, quien ha sido chef invitado un par de veces en el mismo programa.

El equipo a cargo de Tomás Olivera debe comprar los productos que se emplearán en las preparaciones que harán los concursantes y entregar el equipamiento necesario para que esto se efectúe.

"Pensé que podía aprender mucho y así comenzó todo."

El cargo era productor gastronómico y después derivó siendo una asesoría. Se necesitaba mi opinión en algunas cosas y yo fui sugiriendo, terminé muy involucrado con la gente que toma esas decisiones”, agrega.

Su vínculo con los participantes

Su relación con los concursantes de “MasterChef Chile” no es menor. Él está a cargo de determinar el contenido de las clases que se les hace todas las semanas para nivelar las condiciones de quienes continúan en juego. “Si hay uno bueno en pastelería, tratamos que mantenga su nivel y se supere en otras áreas. Por eso hay una relación directa con ellos”, explica.

Asimismo, también desarrolla nuevamente su faceta de guía constante. “Te dicen que quieren hacer algo y uno les pregunta si lo han hecho antes. Uno les dice que hagan una receta que al menos hayan hecho alguna vez (…) Una cosa es tener una idea en la cabeza y la otra en llevarla a cabo, ahí, con la presión de las luces, toda la gente en el estudio”, destaca.

Olivera ha salido en el programa en más de una ocasión

Su participación en el programa le ocupa prácticamente toda su agenda laboral, la cual también tiene un espacio para su rol de Chef Asesor del restaurant de Viña Indómita. “En un principio, se pensaba que yo podría ver el tema un ‘poquito’ más alejado. A mí nadie me dijo que viniera o estuviera más horas, pero soy re comprometido con la causa, me gusta estar aquí, aprendo día a día”, indica, agregando el enorme aprendizaje que le ha significado estar en el espacio televisivo.

“Me ha aportado mucho porque yo no conocía este mundo. Tengo un programa (“Recetas que suenan bien” en el canal Gourmet), pero a mí me tocaba ser yo el que estaba en pantalla y veía como el equipo hacía las cosas para mí. Acá es todo lo contrario”, asegura.

¿Fuera de la segunda temporada?

Olivera ha tenido una importancia vital en lo que se refiere a la marca MasterChef Chile –a su rol de asesor culinario se suman sus clips para la sección Web “MasterDatos”-. No obstante, su presencia no es segura para un segundo ciclo.

Tengo proyectos para el próximo año. La televisión es muy dinámica, te pueden decir que en septiembre estamos a ‘full’ y me pueden llamar en mayo. Mi disposición sería sí, pero uno nunca sabe cómo se manejarán los tiempos”, reconoce.

Entre los próximos proyectos de este chef destaca el lanzamiento de su segundo libro, el sucesor de “Cocinero+Casero+De Autor”, en marzo; la grabación de la segunda temporada de “Recetas que suenan bien” durante abril; y su participación para mayo en la Expo Milán, en Italia, donde su presencia está casi confirmada.

A esto se suma su necesidad de tener un restaurante nuevamente en el segundo semestre de 2015 (En su carrera, suma dos: "Caruso" en Valparaíso y "Casa Mar"). “Soy cocinero y me gusta la adrenalina que te da un restaurante en servicio. No es la misma que te da acá u otras pegas”, afirma.

"Mi disposición sería sí, pero uno nunca sabe cómo se manejarán los tiempos."

Sin embargo, no duda en calificar al programa como uno de los puntos altos de su destacada carrera. “Encontré un equipo muy capaz, donde se valora mi trabajo y opinión. Hay lugares donde supuestamente he sido la estrella y mi trabajo no ha sido tan valorado”, dice.

A esto se suma el aporte que ha significado la llegada del programa mismo para el mundo gastronómico nacional. “Estás generando que haya una necesidad y eso generará más contenidos. Abrió una puerta que estaba cerrada (…) Nos lleva a lugares donde no estábamos llegando”, confiesa.

Noticias Relacionadas

Lo más visto en T13