Lo bueno, lo malo y lo feo de Viña 2014

(Fotos: A Uno) Espectáculos de nivel mundial, entrega excesiva de premios y críticas constantes a Carolina de Moras fueron parte de las situaciones que marcaron la última edición del Festival de Viña del Mar.

Lo bueno, lo malo y lo feo de Viña 2014

Por Eduardo Aguilera

 

LO BUENO

 

Shows de calidad mundial

Ricky Martin, Laura Pausini y Rod Stewart fueron algunos de los artistas que formaron parte de Viña 2014. Artistas como ellos marcaron la pauta en sus respectivos días gracias a su talento, carisma y puesta en escena. Además, fijan un nivel que el Festival debería mantener constantemente al momento de elegir a quienes componen su parrilla.

Consolidación de la Gala

Hace años, la fiesta en el Casino de Vi

ña del Mar con la que se da inicio al certamen era una pequeña celebración que con suerte contaba con un par de cámaras para captar las impresiones de los invitados.

Sin embargo, desde 2010 que la Gala se ha convertido en la séptima noche del Festival: el canal organizador emite en vivo la llegada de los invitados, los cuales pasan por una alfombra roja y visten modelo de diseñador para no ser criticados por los analistas de look al otro día.

La jugada ha dado resultado: la emisión televisiva ha llegado a sacar hasta más sintonía que días normales del certamen y determina de qué se hablará en programas y diversos medios de comunicación.

Dupla cómplice

Se cuestionó lo poco que hablaba Carolina de Moras y lo mucho que lo hacía Rafael Araneda, pero algo que sí se destacó fue que –a diferencia de los tres años anteriores- la pareja demostró tener química y complicidad arriba del escenario.

Él, animador del Festival durante los cuatro años que lo tuvo CHV, ayudó a su compañera, debutante en la Quinta Vergara, cuando fue necesario; mientras que ella hizo lo mismo al tener que interactuar con Rod Stewart en inglés, idioma que manejó a la perfección.

La elección de la Reina

A diferencia de años anteriores, los canales de televisión se tomaron algo más en serio la elección de la soberana del Festival. Canal 13, TVN y Mega eligieron a rostros destacables para pelear la corona de Viña del Mar (Sigrid Alegría, Javiera Acevedo y Karen Paola, respectivamente). Aunque la ganadora fue favorita desde el inicio, la competencia estuvo marcada por el fair play entre las candidatas.

A esto se suma el tradicional “piscinazo”, el cual fue histórico: la actriz se lanzó al agua sólo con el cuerpo pintado, algo inédito en la elección de la reina del certamen.

 

 

LO MALO

 

Exceso en la entrega de premios

Aunque esta tendencia ya lleva varios años, en la edición 2014 del festival fue el colmo. Hasta Yandar y Yostin, que salieron a presentar su show a las 4:00 horas, se llevaron un par de premios. Incluso, ya no es necesario que alguien grite para que los animadores interrumpan el show del cantante o comediante respectivo para otorgarle la antorcha y/o la gaviota.

El exceso máximo fue cuando, en medio de su gran espectáculo, se le entregó el “pack” de reconocimientos al británico Rod Stewart, que –además de entender poco o nada de lo que ocurría- significó una interrupción que nadie había pedido al show más destacable de la última edición del certamen.

¿Tanto “humor” es necesario?

Es sinónimo de rating, pero no siempre de calidad. Este año estuvo determinado por la participación de varios humoristas en el escenario de la Quinta Vergara. Desde Gigi Martin hasta un –hasta ese momento- desconocido Jorge Alís.

Aunque unos triunfaron con una rutina elogiada por los expertos (Alís), otros lo hicieron con una serie de chistes criticados por vulgares (“Los locos del Humor”) y hasta hubo un caso que se convirtió en la principal víctima del “Monstruo” (Ruddy Rey).

Lo disparejo en las presentaciones que se dieron cita en esta oportunidad pone en duda la necesidad de tener un comediante todas las noches. Hay ocasiones en que el que “mucho abarca, poco aprieta”.

Las competencias del certamen

Este año, Canadá y Chile ganaron las competencias internacional y folclórica del Festival de Viña del Mar, respectivamente. Sin embargo, pocos se enteraron o les importó.

Nuevamente, las canciones que participaron -y que finalmente deberían ser el centro de importancia del certamen- fueron prácticamente ignoradas. Además, se cuestionó la calidad de su realización y que se hayan convertido en “relleno” entre los recitales que efectúan los cantantes.

En un momento de evaluación, marcado por la nueva licitación del festival, surge la necesidad de optar por un camino: dejar de lado definitivamente la competencia en busca de la canción que debería marcar el fin del verano o reinventarla para que vuelva a adquirir la importancia de antaño.

 

LO FEO

 

Críticas excesivas para Carolina de Moras

Que le falta vocabulario, que eligió mal los vestidos o que usó tacos bajos en vez de altos. Se le criticó todo a la animadora de la última edición del festival. Aunque el público siempre la apoyó, e incluso le cantó de forma voluntaria el “Cumpleaños feliz” en la Quinta Vergara, los especialistas de televisión no tuvieron piedad con ella.

El único “respiro” que tuvo ocurrió al día siguiente de la penúltima jornada de Viña 2014 y esto debido a su manejo del inglés ante el artista más importante de la última edición del certamen, Rod Stewart, con quien mostró manejo del escenario ante su mayor dominio del idioma en comparación con su compañero.

Yandar y Yostin a las 4 de la mañana

Tienen sólo un éxito en las radios chilenas, pero ni eso justifica que su debut en el festival de los festivales ocurriera cerca de las 4:00 horas y ante una Quinta Vergara prácticamente desolada por la hora y el frío.

No sólo salieron tarde y ante un recinto casi vacío. El animador le entregó los reconocimientos que el poco público presente pidió sin su chaqueta y su compañera de conducción. Una vergüenza, la cual significó que el episodio completo fuera considerado por muchos como el “gran bochorno” de Viña 2014.

Ídolos de la canción en la madrugada

Raphael y Paloma San Basilio fueron algunos de los espectáculos que sacaron aplausos, elogios y buenas críticas en esta edición del certamen. No obstante, sus shows partieron en la madrugada, a las 2:00 y 1:00, respectivamente.

No importó que la española, que además era presidenta del jurado, se despidiera de los escenarios chilenos con este espectáculo. Aun así su “adiós” partió después de la 1 AM, impidiendo que miles presenciaran un show marcado por la nostalgia y los éxitos.

En el caso de Raphael -que llegó a Viña 2014 reemplazando a Alejandro Fernández, que iba a reemplazar a Lucero-, su recital partió aún más tarde.

Ambas presentaciones generan cuestionamientos sobre la duración de las jornadas del festival y si es necesario incluir 3 o hasta 4 shows musicales o de comedia en una misma noche.

Lo más visto en T13