Los 7 momentos que marcaron a "Secretos en el Jardín"

Este lunes finalizó una de las teleseries chilenas más destacadas del último tiempo, la cual estuvo determinada por un atrapante guión y actuaciones de lujo.

Los 7 momentos que marcaron a Secretos en el Jardín

A raíz del término de esta producción nocturna, en T13.cl recogimos siete de los momentos que marcaron esta telenovela protagonizada por Francisco Pérez-Bannen, Daniela Ramírez y un gran elenco.

La muerte de Dolores O’Ryan

 

El fallecimiento de la hija del “Gringo” O’Ryan (Julio Milostich) a manos de los psicópatas de Viña del Mar marcó un antes y después en la teleserie. Luego de que falleciera esta joven (Antonella Orsini) y su esposo (Felipe Ponce), la búsqueda de la verdad se mezcló con la sed de venganza por parte de la familia de la víctima, quien juró matar al responsable del asesinato de la menor del clan.

La confesión de Carlos Alberto Cox

En términos de guión e interpretación, las confesiones de Carlos Alberto Cox (Alejandro Goic) sobre su responsabilidad de los crímenes ante el comisario Ramiro Opazo (Pérez-Bannen) fueron un hito en este thriller. Soberbiamente bien actuada, la interacción entre el responsable y su interrogador fue uno de los mejores momentos de la novela.

El asesinato de Lily/Alejandra

Años después que el comisario Opazo abandonara Investigaciones y el caso se enfocara netamente en los carabineros como supuestos asesinos, el ex detective volvió a Valparaíso. Pero acompañado por una ex compañera de labores: Alejandra Pizarro (Ingrid Isensee), quien se infiltró en el ambiente de Hernán Jerez (Cristián Campos) y Carlos Alberto Cox para conseguir su confesión.

Sin embargo, la descubrieron y fue asesinada, lo cual “calentó” los ánimos en el grupo de Opazo, acusando directamente a Jerez y Cox del crimen.

La explosión que se llevó a una heroína

La detective Ana Carrasco (Catalina González) había conseguido que su esposo, el subprefecto Emilio Fuentes (Rodrigo Soto), diera a conocer las irregularidades que desarrolló en el caso de los psicópatas para restarle culpabilidad a Cox. Esto a cambio de un viaje al extranjero y evitar alguna represalia.

No obstante, igualmente se enteraron de la “traición”. Resultado: El automóvil en que Carrasco y Fuentes viajaban a Santiago para partir a Estocolmo explotó con la pareja en su interior.

La confesión de Juan

A diferencia de personajes como Goic o Jerez, uno de los inculpados que se pensaba era inocente era Juan Ramírez (Néstor Cantillana). Tímido y contenido, siempre fue considerado como alguien que fue involucrado en el caso sin mayor culpa.

No obstante, en las últimas semanas de la teleserie, le confesó a Sofía Ventura (Daniela Ramírez), la única sobreviviente de los crímenes, que la violó. Aunque no se detalló si efectivamente estuvo involucrado en el asesinato de la pareja de la joven o los demás homicidios, sus declaraciones fueron la comprobación de lo implicado que estaba.

El fusilamiento

Fue la primera escena de la teleserie y también formó parte del episodio final. La muerte de los tres inculpados por los asesinatos dio inicio a esta producción. Y aunque no eran los únicos culpables, sí fueron los únicos que dieron cumplimiento a la pena de muerte a la que se les condenó.

Juan Ramírez, Luis Gutiérrez (Roberto Farías) y Roberto Quiñones (Edison Díaz) fueron finalmente fusilados.

La venganza de O'Ryan

Muchos lo esperaban, pero no cómo sucedió finalmente. Carlos Alberto Cox terminó la teleserie en su propia ley al ser asesinado, al igual que cómo lo hizo con más de 20 personas durante toda la producción. Sin embargo, fue en manos de su principal enemigo, Francisco O’Ryan, quien cumplió la promesa que hizo en la tumba de su hija.

Eso sí, el “cara a cara” de ambos personajes tuvo que esperar tres años después del fusilamiento.

Lo más visto en T13