Queens of The Stone Age: una declaración cruzada de amistad en Santiago

(Fotos: Gary Go - Lotus Producciones) Durante una hora y media, la arena del Parque O’Higgins no tuvo tregua, en un show donde Josh Homme y compañía exhibieron ante el público local desde clásicos de su disco homónimo de 1998, hasta las más recientes –ácidas- melodías de “…Like Clockwork”. Josh Homme terminó diciéndole al público chileno que los amaba y que ahora “somos amigos para siempre”.

Queens of The Stone Age: una declaración cruzada de amistad en Santiago

Había algo que todos los asistentes de este domingo 5 de octubre, al Movistar Arena, tenían en común, en la previa del debut en solitario de Queens Of The Stone Age en Chile: sin distinguir entre los fanáticos más proclives al legado ‘stoner’ que Josh Homme dejó con Kyuss o Mondo Generator, o a quienes quizás sólo conocen a la banda por sus dos últimos discos, la mayoría estaba con altas expectativas por el despliegue que QOTSA había exhibido en el Luna Park de Buenos Aires, el pasado jueves 2 de octubre.

El show empezó a las ocho de la tarde en punto, con Alain Johannes –nacido en Chile en 1962, fundador de Eleven y reconocido colaborador de Queens Of The Stone Age-, como artista “soporte” del concierto: fueron 45 minutos donde el sobrino de Peter Rock habló con el público, mostró material de su banda con la fallecida Natasha Shneider –quien además fue su esposa-, y también canciones de su disco solista a lanzarse en noviembre, como “Kaleidoscope”.

El show duró 45 minutos y fue la antesala perfecta a lo que sucedería a las 21:25 de la noche: el salto de Queens Of The Stone Age al escenario de la arena del Parque O’Higgins. Casi media hora después de lo presupuestado, la banda empezó con el riff distorsionado de “You Think I Ain't Worth a Dollar, but I Feel Like a Millionaire”, del disco “Songs for the Deaf” (2002): le siguió el hit “No One Knows”, del mismo álbum.

El show de QOTSA tiene varias particularidades: para ser la primera vez que la banda se presentaba en solitario en el país, y no como parte de un festival, llegaban bajo la promesa de mostrar su último disco “…Like Clockwork”.

Esto, al contrario de convertirse en una piedra de tope, demostró lo fiel que es el público en Chile a la banda californiana: sin importar si la canción que interpretaban era de sus primeros discos, una rareza o del último, todo fue coreado de principio a fin, incluso con “The Fun Machine Took a Shit and Died”, un “B sides” no incluido en “Lullabies to Paralyze”. Punto aparte para la cohesión con la que suenan en vivo: QOTSA es una máquina muy bien afinada.

El concierto terminó cinco minutos pasadas las 11 de la noche, con la interpretación de “Mexicola” y “A Song for the Dead” y la promesa del amor incondicional de Josh Homme hacia Chile, quien minutos atrás había dicho “Chile, ahora somos amigos para siempre, ¿no cierto?”.

Set list de la noche

1.       You Think I Ain't Worth a Dollar, but I Feel Like a Millionaire

2.       No One Knows

3.       My God Is the Sun

4.       Smooth Sailing

5.       In My Head

6.       I Sat by the Ocean

7.       Kalopsia

8.       Feel Good Hit of the Summer

9.       The Lost Art of Keeping a Secret

10.   The Fun Machine Took a Shit and Died

11.   In the Fade

12.   If I Had a Tail

13.   Little Sister

14.   Fairweather Friends

15.   Make It Wit Chu

16.   Sick, Sick, Sick

17.   Go With the Flow

18.   Mexicola

19.   A Song for the Dead

Lo más visto en T13