Robot humanoide viajó sentado en un avión por primera vez

Athena fue el primer autómata en pagar un pasaje aéreo de Los Ángeles a Frankfurt.

Robot humanoide viajó sentado en un avión por primera vez

Un pasajero muy especial viajó 11 horas entre Los Ángeles, EE.UU., y Frankfurt, Alemania, en el vuelo 457 de Lufthansa. Se trata de Athena, un robot que fue comprado por el instituto Max Planck a la empresa estadounidense Sarcos.

El asunto es que Athena no se fue como equipaje, sino como pasajera. "Es el primer robot humanoide en sentarse en un vuelo comercial", dijo el instituto en su sitio, donde aclaran que viajo en clase turista. Total. no le iban a doler la espalda ni las rodillas, pese a que mide 1,88 metros.

Athena viajó en una silla de ruedas como cualquier persona con limitaciones de movimiento y fue el centro de atención del trayecto transoceánico. Cada vez que alguien se le acercaba, la pasajera sonreía con amabilidad, gracias a la tecnología de reconocimiento facial.

Para pasar inadvertida, los investigadores la vistieron con una polera blanca y zapatillas Converse rojas. Esta intervención está lejos de ser artística ni científica. Sólo se trata de ahorrar dinero.

Los investigadores Alexander Herzog y Jeannette Bohg una vez compraron un brazo robótico para su laboratorio y el transporte como encomienda les costó más de 6.000 dólares, aparte de la demora. El precio se debió a un seguro y al embalaje, según el Washington Post.

Ahora Athena tiene que aprender su nueva profesión: ser asistente durante desastres o emergencias. Su ventaja por sobre otros robots es que como tiene dos piernas puede superar obstáculos con menos dificultad. Además, calcula el espacio donde se mueve y posee varios sensores para interactuar con el medioambiente.

Lo más visto en T13