Para qué sirve la máquina de rayos X más poderosa del mundo

Este dispositivo fue desarrollado en un laboratorio de Palo Alto, en Estados Unidos. Según dicen, representa el sueño de todo químico. Te contamos para qué se usa y por qué puede revolucionar el conocimiento científico.

Para qué sirve la máquina de rayos X más poderosa del mundo

Investigadores en Palo Alto, Estados Unidos, desarrollaron el láser de rayos X más poderoso del mundo.

El láser, que lleva el nombre de Linac Coherent Light Source (o LCLS, por sus siglas en inglés), está siendo utilizado para ver cómo los átomos y las moléculas se mueven dentro de los sistemas vivos.

La máquina tiene una intensidad mil millones de veces superior comparada con las generaciones de láseres anteriores.

Cada pulso del rayo X tiene tanta energía como la red eléctrica de cualquier país grande y, el dispositivo produce 100 pulsos por segundo. Mike Dunne, el científico a cargo de las instalaciones de Palo Alto, me mostró el laboratorio.

"Piensa en una persona corriendo los 100 metros", me dijo. "La diferencia entre el primero y el segundo lugar puede ser de una centésima de segundo".

"Ahora, divide esa centésima de segundo por un millón. Luego toma una de esas divisiones y divídela otra vez por un millón. Bueno, así de rápida es la velocidad de los rayos X".

Espacio y tiempo real

El láser fue desarrollado en el Laboratorio Nacional de Aceleradores SLAC, en California. Sus sistemas fueron adaptados de un colisionador de partículas.

Pero, en vez de colisionar átomos, el dispositivo les permite a los investigadores ver qué ocurre dentro de los sistemas vivos y seguir la pista de las reacciones químicas en el momento en el que ocurren.

"Es genuinamente una revolución", afirma Dunne.

"Ahora podemos ver, por primera vez, en lo profundo de un átomo en la escala espacial y temporal real en la que se desarrollan la química y la biología. Esto transforma nuestra capacidad de ver el mundo real".

El sueño de todo químico

Dunne me llevó hasta una de las salas donde se hacen los experimentos, donde un rayo impacta una muestra y la ilumina.

Meng Liang, una de las investigadoras, preparó una muestra de material hallado en el cerebro de una persona con Parkinson. Liang cree que este nuevo láser tiene el potencial de transformar la investigación en su campo de estudio.

"El poder crear una imagen de estas cosas en tiempo real, con la luminosidad y la rapidez del LCLS será algo muy especial. Nos permitirá filmar y ver (el material) en vez de conformarnos con buscar evidencias de este tipo de cosas", aseguró Liang.

En otra de las salas, el profesor Anders Nilsson acaba de ver por primera vez cómo se comportan los átomos en una reacción química.

Nilsson cree que la máquina ayudará a los químicos a agilizar y hacer más eficiente el proceso de producción química. "Es el sueño de todo químico. Podremos empezar a entender los procesos y, a partir de este conocimiento, desarrollar nuevos catalizadores", dice Nilsson.

El proyecto ha resultado tan exitoso que el gobierno de Japón construyó un sistema similar y Europa está trabajando en su propia versión en un laboratorio de Hamburgo, Alemania.

 

Lo más visto en T13