Matar a un gigante, por Aldo Schiappacasse

Matar a un gigante, por Aldo Schiappacasse

Cuando me preguntaban cómo nos iba a ir en este Mundial, contestaba lo de siempre: no lo sé. Pero agregaba, tras cartón, que si pasábamos iba a ser con una épica pocas veces vista. Sostuve, incluso, que si en Sudáfrica después de ganarle a Honduras y a Suiza el equipo fue a parar a La Moneda, esta vez, clasificando a la segunda fase y por la categoría de los rivales, habría que hacerles un monumento a todos, partiendo por Vidal.

Derribaron al campeón vigente, le pusieron la lápida al bueno de Vicente del Bosque y anticiparon el final de una generación dorada para los españoles, que lo ganó todo y se hundió con la bandera al tope, dignamente. Torpedeados por un rival inmenso y contundente. Chile evitó la lucha en el mediocampo en el primer tiempo y en el complementario, cuando fue necesario, retuvo al balón para manejar los tiempos y la desesperación de Iniesta y compañía.

Pocas veces hubo tanta épica en una victoria. Por el rival, por el escenario, por las circunstancias. Por el juego también. Lo dijo Marcelo Díaz en los vestuarios: este equipo no tiene techo, y por eso se permite ilusionarse con los rivales que tendrá al frente. Vienen los holandeses y luego, probablemente, Brasil, que tiene todo para elegir rival, para dosificar, para determinar su propio camino.

Es el tercer campeón de los tiempos modernos que se va eliminado en primera fase. Francia el 2002, Italia el 2010 y ahora España, demostrando que siempre es complicado administrar el éxito, renovar en el triunfo, prescindir de los históricos. Pero no fue sólo problema de los hispanos, sino fundamentalmente mérito de Sampaoli que planificó a la perfección y de los jugadores que ejecutaron de manera perfecta.

Chile vive un momento espectacular, mágico, dulce. Como pocas veces, supo administrar las expectativas, hacer volar sus posibilidades. Es el mérito de una generación dorada, que –ahora sí puede decirse- es la mejor que hemos tenido en la historia.

Dormimos felices. Cansados. Encantados. Hemos puesto al monarca de rodillas, ya estamos en segunda fase, cualquier cosa nos parece cercana. 

Lo más visto en T13