Mundo

¿Puede Donald Trump acabar con la OTAN con sus ataques a los aliados de EE.UU. en Europa?

La cumbre de esta semana de la OTAN será distinta a las demás. Las críticas del presidente de Estados Unidos a sus socios europeos plantea varias preguntas sobre el futuro de la alianza.

¿Puede Donald Trump acabar con la OTAN con sus ataques a los aliados de EE.UU. en Europa?

La cumbre de la OTAN que tendrá lugar este miércoles y jueves en Bruselas, Bélgica, será como ninguna otra.

La diferencia se debe en gran parte a un hombre: Donald Trump, quien se encuentra de visita en Europa.

Bajo su supervisión, las tensiones periódicas entre EE.UU. y muchos de sus aliados se han convertido en foco de controversia, que si se amplifica, puede poner en duda el futuro de la alianza misma.

¿Para qué sirve la OTAN?

Desde sus comienzos, la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) fue una alianza militar defensiva destinada a disuadir cualquier ataque proveniente de la entonces Unión Soviética.

Una vez que terminó la Guerra Fría, la OTAN planteó sus nuevas tareas: extender la estabilidad en toda Europa acogiendo a nuevos miembros y estableciendo una serie de asociaciones con otros países, pero también utilizando la fuerza en ocasiones, especialmente en los Balcanes, para evitar la agresión y el genocidio.

BBC

Pero la alianza siempre ha sido más que solo una organización militar.

Es una de las instituciones centrales de "Occidente", parte de una amplia gama de organismos internacionales a través de los cuales EE.UU. y sus aliados intentaron regular el mundo que surgió de la derrota del nazismo en 1945.

Pero, fundamentalmente, la OTAN es una alianza de valores compartidos y unidad transatlántica. Y esta es la razón por la cual la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca está resultando tan disruptiva.

¿Se está deshaciendo el vínculo transatlántico?

Superficialmente, al menos, las crecientes tensiones entre el presidente de EE.UU. y muchos de sus aliados de la OTAN están relacionadas con el dinero.

Compartir la carga financiera de la organización ha sido durante mucho tiempo un tema clave en las cumbres de la OTAN.

Trump no es el primer presidente en enfatizar este tema.

BBC

Pero en términos de forma y fondo, él representa algo nuevo.

El debate se centra en el objetivo acordado por todos los miembros de la OTAN de que el gasto en defensa debería alcanzar el 2% del PIB (Producto Interno Bruto, el valor total de los bienes producidos y los servicios prestados) para 2024.

El gasto ciertamente está aumentando en muchos países.

Trump puede merecer algo de crédito por eso.

Pero puede que muchos aliados aún tengan dificultades para alcanzar ese objetivo de referencia.

Para el presidente Trump, Alemania, uno de los socios más ricos de Washington, es el mayor infractor.

BBC

A principios de este mes, en declaraciones dirigidas a la canciller alemana, Angela Merkel, Trump dijo: "No sé cuánta protección recibimos por protegerlos a ustedes".

Al señalar que Alemania negoció acuerdos de gas con Rusia, Trump agregó: "Pagan miles de millones de dólares a Rusia y nosotros somos los idiotas que pagan todo".

Cuestionar el valor que la OTAN representa para EE.UU. es algo nuevo y profundamente preocupante para muchos de los socios de Washington.

¿Qué tan seria es la amenaza rusa?

Los desafíos estratégicos que enfrenta la OTAN están cambiando.

Son, al mismo tiempo, más complejos pero menos definidos.

Abarcan desde una Rusia resurgente hasta la guerra informática y cibernética, desde el terrorismo hasta la migración masiva.

Incluso la amenaza rusa ha cambiado. Esta no es la Unión Soviética de antaño.

BBC

La amenaza no es tanto que grandes ejércitos de tanques rusos avancen hacia Occidente. Hay toda una gama de estrategias que van desde piratería informática hasta los ciberataques y operaciones de información, todo con el objetivo de desestabilizar a las democracias occidentales.

Los gobiernos occidentales claramente creen que Rusia también está dispuesta a recurrir al asesinato: como prueba está el de Alexander Litvinenko en Londres en 2006 y el intento de asesinato del exagente ruso Sergei Skripal en Inglaterra a principios de este año.

Rusia es un país relativamente débil, pero está dispuesto a usar su fuerza militar, especialmente cerca en Georgia y Ucrania, para asegurar sus propios intereses estratégicos.

Por supuesto, Rusia ve la expansión de los límites de la OTAN como una amenaza para su seguridad.

¿Puede la OTAN sobrevivir a Trump?

La franqueza de Trump es, en cierto modo, refrescante.

BBC

Estados Unidos es una superpotencia con intereses estratégicos en todo el mundo.

La amenaza rusa ahora es diferente: enfrentarla no requiere las fuerzas masivas del pasado.

Europa probablemente debería ser capaz de proporcionar más de sus propias defensas.

De hecho, a pesar de toda la retórica de Trump, la realidad es que EE.UU. ahora está más comprometido militarmente en Europa que hace unos años.

Las figuras clave de esta administración, como el Secretario de Defensa James Mattis, son partidarios entusiastas de la alianza atlántica.

Luego de la cumbre de la OTAN, Trump se reunirá con Vladimir Putin.
Luego de la cumbre de la OTAN, Trump se reunirá con Vladimir Putin. Reuters

Pero, ¿el propio Trump comparte los valores de los socios europeos y canadienses de Washington? Muchos dirían que no. ¿Reconoce el valor de una alianza como la OTAN para EE.UU.? De nuevo, para muchos la respuesta sería no.

Tras esta cumbre de la OTAN Trump se reunirá con su homólogo ruso, Vladimir Putin. Este encuentro tiene a muchos aliados de la OTAN asustados. ¿Qué podría conceder el presidente? ¿Qué mensaje tomará Moscú de las dificultades de la OTAN?

Los diplomáticos de la OTAN se resignaron a negociar los altibajos de la presidencia de Trump.

Ahora, hay temores genuinos de que un segundo mandato de Trump pudiera dejar a la OTAN marginada y su columna transatlántica profundamente dañada.

 

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Mundo