Mundo

Cadena perpetua a hombre que golpeó y drogó con heroína a su hijo de 2 años hasta matarlo

Dylan Tiffin-Brown murió en diciembre pasado. Tenía 39 lesiones en su cuerpo y rastros de cinco drogas en su organismo.

Cadena perpetua a hombre que golpeó y drogó con heroína a su hijo de 2 años hasta matarlo

Uno de los casos policiales más macabros que se dio durante los últimos meses en el Reino Unido se dio por finalizado este martes luego de que el Tribunal de Northamptonshire de Inglaterra condenara a cadena perpetua a un hombre que golpeó y drogó hasta la muerte a su hijo de 2 años.

El brutal ataque que conmocionó a la población de la isla ocurrió el 15 de diciembre del año pasado cuando Raphael Kennedy de 31 años actualmente, propinó una serie de golpes al pequeño Dylan Tiffin-Brown que le provocaron fracturas en sus costillas, lesiones abdominales y el desgarro de su hígado. Además, las pericias al cuerpo del menor añadieron que el niño tenía en su organismo restos de unas cinco drogas, entre las que estaban la cocaína y la heroína.

Durante el juicio que se extendió por tres semanas, Kennedy admitió ante la corte que no era un buen padre y que se dedicaba precisamente al tráfico de drogas. Incluso, el hombre había conocido al niño solo 10 semanas antes del parricidio.

El condenado agregó que en los momentos previos del ataque se encontraba vendiendo sustancias ilegales. Según indicó la jueza Sue Carr, la agresión se dio cuando Kennedy perdió la paciencia con el niño: "Indudablemente golpeaste a Dylan en un ataque de ira o estrés tan fuerte como para fracturarle las costillas y desgarrar su hígado. Usó algún tipo de objeto para golpear sus brazos", dijo en la audiencia según publicó BBC.

Durante la audiencia también se reveló que el hombre esperó cerca de una hora después de golpear al niño para llamar a los servicios de emergencias, a quienes indicó que las 39 lesiones que tenía en su cuerpo se debían a una caída: "Dylan habría estado en agonía, desconcertado y aterrorizado. Lentamente su condición se habría deteriorado ante tus ojos, pasando de gritar y llorar a acurrucarse y tratando de evitar los ataques", le dijo a Kennedy la jueza.

Finalmente, el sujeto fue condenado a cadena perpetua con posibilidad de postular a beneficios carcelarios una vez que cumpliera 24 años en prisión, informó la Policía de Northamptonshire.

Por otro lado, la madre de Dylan aseguró que su hijo "tenía una sonrisa tan brillante como el sol" y que "saber que no podré volver a sostener a mi bebé deja un dolor como ningún otro".

Lo más visto en Mundo