Mundo

"Quiere esconderse del mundo": los mensajes tras las fotos de Melania Trump en redes sociales

Una documentalista analizó las 470 fotos que la primera dama ha compartido en sus redes entre el 3 de junio de 2012 y el 11 de junio de 2015, justo antes de que Trump anunciase su candidatura a la presidencia de Estados Unidos.

Quiere esconderse del mundo: los mensajes tras las fotos de Melania Trump en redes sociales

Luego de que Donald Trump ganara las elecciones presidenciales de Estados Unidos, Melania Trump anunció que ella y su hijo, Barron, no se mudarían a la Casa Blanca y se quedarían viviendo en Nueva York. La decisión de la ex modelo eslovena rápidamente se tomó la atención de los medios: ¿por qué una primera dama no querría mudarse a la residencia presidencial?

Melania aseguró que se trataba de una decisión que había adoptado meses antes junto a su esposo, para que Barron terminara su año escolar sin problemas. De hecho, recientemente una vocera dela Casa Blanca confirmó que ambos se mudarán a la residencial oficial en junio de este año. 

Sin embargo, esa razón no fue suficiente para la documentalista Kate Imbach.

"¿Por qué la primera dama no se presentará a su trabajo? Me obsesioné con esta pregunta y llegué a buscar las respuestas en la historia de Twitter de Melania", escribió Imbach en Medium

Y eso fue justamente lo que hizo. Imbach analizó 470 fotos que Melania Trump compartió en sus redes sociales, y que al parecer fueron tomadas por ella misma, en un periodo de tres años que comprendió desde el 3 de junio de 2012 hasta el 11 de junio de 2015, justo antes de que Donald Trump anunciara su candidatura a la carrera presidencial de EE.UU. 

Sus conclusiones las publicó en Medium bajo el título "Cuento de hadas de una prisionera por elección: el ojo fotográfico de Melania Trump". Allí Imbach llega a la conclusión de que la primera dama es "una Rapunzel sin príncipe ni trenza, encerrada en una torre por su propia voluntad, encantada con lo predecible que es su vida y la repetición de su propia cautividad".

En los tres años analizados, Melania solo subió una foto con Donald Trump: "Él domina el encuadre, el rostro de ella está tapado por una sombra y cortado. Es un selfie y un borrón al mismo tiempo, una buena descripción del lugar que ella ocupa en el mundo que conforma con su pareja", escribe. 

Sin embargo, su ausencia también está presente en las fotos que subió de Donald Trump junto a Barron. Ella siempre está de espalda a ellos. 

"“Los chicos delante, las chicas detrás. La misma situación que vimos en la investidura de Trump es su norma. Vive en segundo plano”.

Para la documentalista, otra señal del sentimiento de Melania de princesa enclaustrada son las 74 fotos que subió con la vista desde su casa en la Torre Trump en Nueva York (unas con la vista al Central Park y otras con vista al skyline de Manhattan). 

"Captura la misma vista, una y otra vez, en diferentes momentos del día y con diferente clima, ad nauseam“. Algo que para la directora denota “pasividad” al retratar siempre el mismo punto. “Hay una sensación de calma, de seguridad, en este acercamiento. La Tierra gira pero el fotógrafo está estable, en la misma posición, día tras día", señala. 

Seis de las fotos que subió con el skyline de Manhattan. Twitter: @MelaniaTrump

Pero Melania también tomó fotos de Central Park desde abajo. "Al principio creí que hizo las 15 fotos que hay de Central Park eran caminando, desde dentro del parque, pensando que ella también daba paseos entre las masas de vez en cuando. No es así. Si te fijas, puedes ver que las ramas están borrosas por el movimiento de un coche, y que las gotas de lluvia que se ven son del cristal del vehículo. Su idea de dar un paseo por el parque es hacerlo en un coche", escribe Imbach. 

Pese a que son pocas, Melania también compartió selfies. Sin embargo, muchas de esas fotos esconden su cara detrás de unos gigantescos lentos o retoca su rostro. 

Twitter:@MelaniaTrump
Twitter: @MelaniaTrump

Sin embargo, para la documentalista una de las partes más importantes del análisis, son las fotos que Melania ha subido a redes de su hijo Barron. 

El chico suele aparecer "en el centro de la imagen, bajo un gran horizonte y mirando hacia este, hacia el futuro. Siempre le oscurece el rostro, como hace con ella, le protege como se protege a si misma. Nunca sabrías que es él".

"Barron es el actor, está en movimiento y para él no hay barreras ni cristal. Fotográficamente, ella compone un mundo para su hijo que es mucho más inmenso que el suyo", agrega.

Tres de las fotos de Barron entre 2012 y 2014. Twitter: @MelaniaTrump

Luego del análisis, Imbach llega a una conclusión: el motivo de Melania para no irse de inmediato a la Casa Blanca no es por la escolarización de su hijo. 

"Eso no tiene sentido, es un absurdo que ella debió considerar antes de apoyar la carrera presidencial de su marido. Melania quiere que el mundo de Barron sea más grande que el de ella (...) Ella quiere protegerlo, creo, más que nada. Para Melania la protección significa esconder", agrega.

"Ella se esconde, se necesita esconder de tal manera que no le importa nada manas. No su país, no lo mal que luce, no el dinero que les costó. Ella no tiene vergüenza porque, para ella, esconderse no es algo desvergonzado. Es seguro", analiza Imbach.

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Mundo