Negocios

AC Inversions: Ex militar asegura que Santos ofrecía "incentivos" para que lo recomendaran

T13 Domingo | El ex ejecutivo de AC Inversions, Renzo Muñoz, señaló a T13 que al mismo tiempo que captaba clientes para la empresa de Patricio Santos, cumplía funciones como suboficial activo del Ejército. Y agrega que muchos de sus compañeros actuaban como “referenciadores” para acceder a los incentivos que Santos les ofrecía. Fue así que se consolidó una importante cartera de clientes al interior las Fuerzas Armadas.

Crédito: A. Uno
AC Inversions, empresa investigada por estafa piramidal
Por Juan Pablo Figueroa y Patricio Martínez

En los relatos de varias personas que han denunciado a AC Inversions por estafa, un nombre se repite: el del ex ejecutivo de ventas y ex suboficial del Ejército, Renzo Muñoz. A él lo sindican como uno de los encargados de captar clientes para la empresa de inversiones que el ex miembro de la Legión Extranjera Francesa, Patricio Santos, creó a comienzos de 2012. 

Pero Muñoz es, además, uno de los casi 2.000 afectados que perdieron su dinero y al mismo tiempo, uno de los vínculos que le permitieron a Santos penetrar en el Ejército y obtener una cartera de clientes compuesta tanto por suboficiales como por tenientes, capitanes y hasta coroneles que le aportaron cientos de millones de pesos, de los cuales hoy no hay rastro. 

[VIDEO] La lista de inversionistas del caso AC Inversions que maneja la Fiscalía

Renzo Muñoz conversó con T13 y reconoció que al principio, cuando partió su relación con Santos en 2013, trabajó simultáneamente como cabo segundo activo del Ejército y como captador de inversionistas para AC Inversions. Dice que fue el mismo Santos quien lo invitó a participar en su empresa, luego de haberse convertido en uno de sus clientes. Tiempo después, Muñoz puso fin a su carrera castrense y se convirtió en empleado de Santos a tiempo completo.  

Patricio Santos
Patricio Santos T13

Su rol en un comienzo era el de un “referenciador”. Él tenía invertidos $40 millones –que obtuvo a través de un crédito– con una rentabilidad de 10% mensual que Santos le había garantizado por contrato. Como su experiencia inicial fue buena, se dedicó a correr la voz entre sus conocidos. “Sembrar la semilla”, dice. Con su familia y sus amigos, pero sobre todo, con sus compañeros de armas.

Muñoz dice no haber sido el primero en cumplir ese rol. Asegura que otros militares activos ya publicitaban entre sus pares las maravillas de invertir con Santos en el desregulado mercado de divisas y commodities. El ex suboficial Muñoz dice que llegó a AC Inversions por las referencias de otro suboficial. "El incentivo era que por cada cliente referencial que uno pudiera entregar, hasta la propia familia, un porcentaje en dinero o utilidad".
En ese mismo período los viajes y compras de automóviles de algunos ya llamaban la atención de las jefaturas.

¿Cómo funcionaba la estafa de AC Inversions?

El trato final pasaba por el dueño de la empresa. Según el relato de Muñoz, en 2013 Santos dio una orden a sus colaboradores: todos los militares debían pasar directamente por él. Con algunos hablaba directamente. Otros llegaban mediante las reuniones grupales que organizaba en casas particulares o en restaurantes. Partía hablándoles de su empresa, de su método para invertir y garantizar una rentabilidad fija que además estaba exenta de impuestos. Cuando ya tenía su atención, continuaba con sus historias en la Legión Extranjera y su experiencia en combate y misiones de defensa. Según Muñoz, era común oirlo decir que "había estado en sus botas" y que comprendía las dificultades financieras propias de la carrera castrense. Todo terminaba con la promesa de que podía hacer que sus ingresos aumentaran explosivamente en el corto plazo. Usaba la lógica de la familia militar. Con eso los convencía.    

T13 tuvo acceso a la lista de casi 2.000 inversionistas afectados por el fraude de AC Inversions y se comunicó con varios militares que figuran en ella. Bajo reserva de sus nombres, varios corroboraron que ingresaron al sistema de inversión piramidal que hoy investigan los fiscales Carlos Gajardo y Pablo Norambuena seducidos por esos “referenciadores” al interior del Ejército.

Estafas piramidales: Ejército dice que información no era suficiente para denunciar

De los militares que tuvieron vínculos con AC Inversions, el de mayor rango es el coronel Julián Del Valle, segundo al mando en la Academia de Guerra del Ejército, tal como reveló hace un par de semanas T13. Al momento de la debacle, el oficial tenía invertidos unos $105 millones con una rentabilidad de 7,5%. Hoy no sólo enfrenta la pérdida del dinero, sino que además una investigación interna del Ejército por haber prestado su casa, ubicada al interior de la Academia de Guerra, para que Santos realizara una reunión informativa con un grupo de oficiales el 4 de agosto del año pasado, cuando la empresa ya empezaba a irse a pique. T13 intentó comunicarse con Del Valle en reiteradas oportunidades, sin obtener respuesta.

La lista 

Entre los uniformados que aparecen en la nómina de 1.987 clientes que tenía AC Inversions y que está en poder de la Fiscalía de Alta Complejidad Oriente, lo primero que llama la atención es lo elevado de los montos. Es por ello que los fiscales ya solicitaron información para cruzar los antecedentes con los de la investigación sobre el millonario fraude en el Ejército con los fondos de la Ley Reservada del Cobre, para corroborar o descartar si parte de ese dinero fue invertido en el mercado forex a través de AC Inversions.

La circular con que el Ejército advirtió a los militares de la estafa de AC Inversions

Son más de 20 las personas que T13 pudo comprobar que pertenecen a las Fuerzas Armadas y que figuran con inversiones que superan los $50 millones. De ellos, el coronel Del Valle es el de mayor rango, pero no el que más dinero tenía invertido en la empresa de Santos. Quien lidera el ranking de miembros del Ejército es un capitán de apenas 35 años, cuyos aportes alcanzaban los $280,9 millones. A él le sigue un sargento segundo que llegó a tener $208 millones y otros funcionarios cuyas inversiones se elevan hasta los $163 millones.  

También aparecen en la lista varios miembros de la Armada y la Fuerza Aérea. A ellos se suman empresarios y ejecutivos del sector privado, además de otros trabajadores de AC Inversions, como el ex gerente zonal de Antofagasta, Robinson Frez ($388 millones) y el representante de las empresas de Santos en Concepción, Alex Valdebenito Muñoz, quien se sitúa al tope de la lista con $1.800 millones. En total, las inversiones registradas por la fiscalía suman poco más de $52.723 millones. Ese es el monto del fraude. Hasta el momento, se desconoce el destino de ese dinero.  

¿Quién es Patricio Santos?, el fundador y gerente general de AC Inversions

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Negocios