Negocios

Aeropuerto de Nueva York invertirá US$65 millones en mejorar los viajes de las mascotas

Una piscina para chapotear, perreras para pasar la noche y servicios de implantación de microchips antes del vuelo para poder hacer un seguimiento del animal, serán parte del nuevo servicio que habilitará la terminal de la gran manzana.

Crédito: arkjfk.com
el arca

Bloomberg

Los viajes en avión para mascotas están muy regulados. Tanto como para los humanos. La mayor diferencia es que las normas para las mascotas apuntan a que el traslado aéreo sea más cómodo, no menos. Una ordenanza reciente exige que los aeropuertos tengan “baños” bajo techo para mascotas.

En cualquier caso, si se tiene en cuenta que 80% de los dueños de mascotas se refieren a sus animales como a hijos, el margen para mejorar es muy grande, tanto en vuelo como en tierra.

En el aeropuerto JFK de Nueva York, El Arca (The Ark), un nuevo servicio con un costo de US$65 millones en un depósito de 16.500 metros cuadrados, representa un paso adelante en la optimización de la experiencia en tierra. Tendrá una piscina para chapotear, perreras para pasar la noche y servicios de implantación de microchips antes del vuelo para que la persona pueda tener un seguimiento de su animal. Con el tiempo, este primer servicio en su tipo en los Estados Unidos también ofrecerá un spa para mascotas.

The Ark 2

The Ark (El Arca) en JFK

“Puede ser una situación complicada: el dueño de una mascota baja de un vuelo, va a la bodega de carga, pasa por aduana y el control fronterizo y lo hace todo él mismo”, dijo Elizabeth A. Schuette, directora ejecutiva de El Arca. “Es un gran lío”. En un sentido importante, lo que está haciendo El Arca es agilizar, más que revolucionar, el proceso del viaje con mascotas. Sus dos principales servicios para perros –acompañar a los animales en la aduana y el abordaje y cuidarlos durante las escalas- ya existen, sólo que en forma menos eficiente.

De este modo, El Arca se posicionará como un servicio todo en uno: “Podemos pasar la aduana en representación de los dueños o recurrir a un agente aduanero”, dijo Schuette. “Significa cambiar el proceso y defender uno que es mejor”.

The Ark
arkjfk.com

Recepción de The Ark (El Arca) en JFK

Salvo algunos pocos casos destacados, las mascotas han podido sobrevivir perfectamente a las escalas. La mayoría de las aerolíneas cuentan con áreas designadas para mascotas, conocidas en la industria como AVI (abreviatura de la expresión francesa “animaux vivants”, animales vivos). Schuette destacó, no obstante, que hay margen para mejorar: habitualmente, no se deja en cuarentena a los animales provenientes de países exóticos.

“En general, no se cumplen las condiciones de bioseguridad”, agregó Schuette. “Y a veces la aerolínea cobra una comisión de servicio que puede llegar a US$75”.

Dado que al principio El Arca estará creando su propio mercado, sus precios serán bastante razonables, dijo Schuette.

“En Pet Oasis, la tarifa por alojamiento básico es de US$125”, dijo, que es aproximadamente lo que se cobra por una perrera normal en Brooklyn, Nueva York. “Se ubica en el extremo inferior” del rango de precios, explicó Schuette, “porque apenas estamos abriendo y queremos atraer actividad”.

The Ark 3

Pet Oasis en The Ark (El Arca)

En cuanto El Arca despegue seguirá un modelo de negocios existente.

En un servicio similar en Fráncfort, Lufthansa Group tiene un Cargo Animal Lounge, donde recibe, dice, “unos 110 millones de pasajeros al año”, incluidos 14.000 perros y gatos y 2.000 caballos.

El componente equino de El Arca en JFK tendrá establos para importar y exportar caballos de carrera, caballos de exhibición y ponys de polo, que siguen en todos los casos cronogramas relativamente predecibles. Está previsto “que todo esto aporte ingresos económicos”, dijo Schuette.

El Arca

Establos para caballos en The Ark

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Negocios