Negocios

Autoridades alemanas aceptan revisión propuesta por Volkswagen

Plan de revisión no será válido para automóviles vendidos en Estados Unidos y Canadá.

Crédito: DW
Autoridades alemanas aceptan revisión propuesta por Volkswagen

La Oficina Federal de Vehículos Motorizados (KBA) aceptó los planes de Volkswagen para llevar a cabo la revisión de los primeros motores diésel manipulados.

Según la misma VW, los vehículos con motores diésel de 1,6 o 2 litros, es decir, la mayor parte de los cerca de 8,2 millones de vehículos afectados por el escándalo de la manipulación de los valores de emisiones de los tubos de escape, podrán pasar por revisión a partir de comienzos del próximo año.

Esto quiere decir que, como ya anunció el presidente del grupo, Matthias Müller, se podrá comenzar con la modificación de la parrilla de los automóviles con motores diésel de 1,6 litros y llevar a cabo una actualización del software para poder cumplir con la normativa en materia de emisiones.

Para los motores diésel de dos litros bastará con una actualización del software de media hora de duración. Por su parte, la solución para los motores diésel de 1,2 litros deberá ser presentada aún antes de que termine el mes de noviembre.

No vale para autos vendidos en EE.UU. y Canadá

El grupo automotor tiene como objetivo conseguir que a pesar de los cambios no se produzca ningún aumento del consumo ni un rendimiento menor del motor, indicaron desde la compañía. No obstante, VW no puede prometerlo, al igual que tampoco quiere cifrar a cuánto pueden ascender los costes de la revisión.

Se contactará a cada cliente y a los propietarios afectados por la llamada a talleres prevista a partir de enero se les ofrecerá un vehículo sustituto gratuito, indicaron. No obstante, estos planes de revisión no se podrán aplicar a los vehículos comercializados en Estados Unidos y Canadá. Las autoridades están analizando aún las propuestas de la automotriz para estos países. Los límites más duros de las emisiones en estos países hacen que la búsqueda de una solución requiera más esfuerzo, explicó VW.

Volkswagen ya anunció la semana pasada que limitará sus inversiones hasta un máximo de 12.000 millones de euros (unos 12.800 millones de dólares) en 2016, para hacer frente a los gastos derivados del escándalo de la manipulación de emisiones en millones de sus vehículos.

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Negocios