Negocios

Baterías averiadas podrían aportar cobalto para autos eléctricos

Crédito: ISTOCKPHOTO
Baterías averiadas podrían aportar cobalto para autos eléctricos

A casi 14.400 kilómetros de la polvorienta sabana del Congo, los mineros se toparon con una fuente completamente nueva de cobalto, el mineral raro en que se basa el boom de los autos eléctricos. Y no solo pueden hacer una pausa para tomar café; cuando lo hacen, pueden pasar por Tim Hortons a comprar donuts.

Los científicos que trabajan para American Manganese Inc. en los suburbios de Vancouver desarrollaron una forma de producir cantidades suficientes del metal gris azulado para impulsar todos los autos eléctricos que ya están en las calles sin excavar la tierra: reciclando baterías defectuosas.

Es una de muchas tecnologías que están patentando los emprendedores para prepararse para cuando haya más autos eléctricos que motores a gasolina contaminantes, proceso que pondrá patas arriba toda la red de suministro de la industria automotriz. En vez de radiadores, bujías e inyectores de combustible, la industria necesitará fuentes baratas de cobalto, cobre y litio.

“Reutilizar las baterías es mucho más rentable que excavar el suelo”, dijo Larry Reaugh, presidente de American Manganese, que patentará un método para extraer todos los metales de las baterías recargables. “En vez de extraer mena que contiene 2 por ciento de cobalto, se usa una batería con 100 por ciento de cobalto”.

Alivio

Innovadores como él avanzaron tanto que para 2025 nombres como Tesla Inc. y Toyota Motor Corp. podrían usar el reciclaje para cubrir el 10 por ciento de sus necesidades de material para baterías si las empresas lanzan grandes planes, según Bloomberg New Energy Finance. Esto aliviará la presión sobre el litio y el cobalto, cuyos precios subieron a más del doble en los últimos 12 meses.

En particular, hallar nuevas fuentes de cobalto podría cambiarlo todo porque más de la mitad de ese metal relativamente raro se obtiene en la República Democrática del Congo. No solo es uno de los países más pobres del mundo, sino que también es difícil hacer negocios allí tras décadas de violencia y corrupción. Algunas minas artesanales todavía emplean mano de obra infantil.

De cada 10 baterías de iones —que se usan en todo tipo de objetos, desde los productos electrónicos para el hogar hasta los smartphones—, American Manganese quiere reciclar la única que no pasa las pruebas de control de calidad y termina en vertederos de residuos peligrosos. Con esto se podrían obtener hasta 4.000 toneladas de cobalto, según Reaugh. De ser así, es una cantidad de material equivalente a la usada para fabricar todos los vehículos eléctricos que están en la calle este año.

Se proyecta que, tras dispararse de US$10 a US$30 por libra en menos de dos años, el cobalto desacelerará su avance y llegará a US$32 en 2021 y a US$41 en 2022, según pronósticos de Macquarie Group Ltd., uno de los bancos más grandes para materias primas. La presión sobre el litio, obtenido principalmente en lagos de salmuera de Chile, también cederá cuando comience la producción en Argentina y Australia.

“El reciclaje ayudará a combatir la restricción de la oferta que anticipamos para los próximos años”, dijo James Frith, analista de almacenamiento de energía de Bloomberg New Energy Finance. “Será importante, principalmente porque todos los desechos no irían a parar a la tierra”.

Lo más visto en Negocios