Negocios

Paradise Papers: Reina Isabel II de Inglaterra invirtió US$13 millones en fondos offshore

El Ducado de Lancaster puso dinero en fondos de las Islas Caimán y de las Bermudas en 2004 y 2005, según muestran documentos filtrados en el marco de los Paradise Paper, una masiva filtración de documentos financieros ha dejado al descubierto como los ultrarricos secretamente invierten vastas cantidades de dinero en centros financieros offshore.

Paradise Papers: Reina Isabel II de Inglaterra invirtió US$13 millones en fondos offshore

Aproximadamente 10 millones de libras esterlinas (más de US$13 millones) del dinero privado de la reina Isabel II se invirtieron en fondos offshore, según muestran los documentos filtrados.

La información señala que el Ducado de Lancaster, que provee de ingresos a la Reina, tenía fondos en las Islas Caimán y las Bermudas.

Una pequeña cantidad terminó en la compañía detrás de BrightHouse, una cadena acusada de préstamos irresponsables, y Threshers, que cayó en bancarrota debiendo 17,5 millones de libras (casi US$23 millones) en impuestos en Reino Unido.

El Ducado dijo que la participación en BrightHouse ahora equivale a 3.208 libras (casi US$4.200) y que no estuvo involucrado en decisiones de inversión.

El jefe de finanzas de este fondo patrimonial de 500 millones de libras (aproximadamente US$650 millones), Chris Adcock, dijo a la BBC: "Nuestra estrategia de inversión se basa en el asesoramiento y la recomendación de nuestros consultores de inversión y la asignación de activos apropiada".

"El Ducado solo ha invertido en fondos de capital privado de gran prestigio siguiendo la firme recomendación de nuestros consultores de inversión".

Un vocero del Ducado de Lancaster agregó: "Operamos una serie de inversiones y algunas de ellas están en fondos en el extranjero. Todas nuestras inversiones son totalmente auditadas y legítimas".

"La Reina voluntariamente paga impuestos sobre cualquier ingreso que reciba del Ducado".

La reputación del Ducado

Los detalles sobre las inversiones del Ducado salieron a la luz como parte de los llamados Paradise Papers, una filtración de aproximadamente 13,4 millones de documentos de empresas, incluida Appleby, una de las firmas legales de fondos offshore líderes en el mundo.

Las dos inversiones estaban situadas en territorios británicos de ultramar, libres de impuestos corporativos y en el centro de la industria financiera offshore.

Pero el Ducado dijo que no sabía que había ventajas fiscales al invertir en esos fondos offshore y agregó que la estrategia fiscal no era parte de la política de inversiones del fondo patrimonial.

BBC

Los documentos muestran que el Ducado de Lancaster puso 5 millones de libras esterlinas (US$6,5 millones aproximadamente) en el Jubilee Absolute Return Fund Limited en las islas Bermudas en 2004 y que la inversión llegó a su fin en 2010.

En 2005, el Ducado acordó colocar US$7,5 millones en Dover Street VI Cayman Fund LP.

Los documentos muestran que el fondo invirtió en compañías médicas y tecnológicas.

La conexión con la firma de alquiler con derecho de compra de muebles y electrodomésticos BrightHouse comenzó en 2007, cuando la compañía estadounidense que administraba el fondo le pidió al Ducado que contribuyera con US$450.000 para cinco proyectos.

Esto incluyó una participación en la empresa de capital privado con sede en Londres Vision Capital, la compañía que adquirió el 100% de BrightHouse y un 75% de los propietarios de la cadena de venta de bebidas alcohólicas Threshers.

Bajo sus nuevos propietarios, la hoja de balance de Threshers se cargó de deudas y no pagó impuestos corporativos durante dos años. Cuando la cadena de venta de bebidas quebró en octubre de 2009, casi 6.000 personas perdieron sus trabajos.

La mayor parte de la inversión de BrightHouse de Vision Capital fue a parar después a una compañía con sede en Luxemburgo y comenzó a pagar menos impuestos corporativos en Reino Unido.

En octubre, el regulador financiero de Reino Unido, la Autoridad de Conducta Financiera, dijo que BrightHouse, que vende electrodomésticos y muebles predominantemente a personas con bajos ingresos a través de cuotas semanales, no había actuado como un "prestamista responsable" y le ordenó pagar una compensación de 14,8 millones de libras (más de US$19 millones) a 249.000 clientes.

El Ducado dijo que su inversión en el fondo de las Islas Caimán debe continuar hasta 2019 o 2020 y que asciende al 0,3% del valor total del patrimonio, mientras que su participación en BrightHouse ahora equivale a solo el 0.0006% de su riqueza.

El Ducado no proporcionó una cifra de su participación en Threshers.

El informe anual del Ducado de 2017 dice que "otorga ponderación continua a cualquiera de sus actos u omisiones que pudieran afectar negativamente la reputación del Ducado o de Su Majestad, la Reina".

La parlamentaria laborista Margaret Hodge, expresidenta del Comité de Cuentas Públicas de la Cámara de los Comunes, dijo que estaba "bastante furiosa" con los asesores de inversiones de la Reina y que estaban desacreditando su reputación.

"Es muy obvio que, si cuidas del dinero de la Monarquía, tienes que ser de hecho más limpio que la limpieza misma y no debes acercarte nunca al sucio mundo del lavado de dinero, evasión de impuestos o ganar dinero de manera dudosa", dijo.

"Aprovechándose de los vulnerables"

El modelo de negocio de BrightHouse se encuentra bajo escrutinio desde hace tiempo.

Un informe parlamentario en 2015 dijo que la compañía estaba cobrando tasas de interés de hasta 94%. Uno de cada cinco clientes estaba atrasado en sus pagos y en una de cada 10 compras, la empresa volvía a tomar posesión de los bienes.

En un caso examinado por parlamentarios y lores, un refrigerador Samsung de 644 libras (US$842) en la tienda John Lewis, en BrightHouse costaba £1.716 (más de US$2.240) bajo un plan de cinco años de pagos de la cadena.

BrightHouse sotiene que es un prestamista responsable y que a través de sus 300 tiendas ofrece servicios a millones de británicos que no pueden acceder a líneas de crédito tradicionales.

Pero ya estaba llamando la atención al momento de la inversión del Ducado, cuando el diario británico Financial Times desafió a su jefe ejecutivo, en noviembre de 2008, a que respondiera a las acusaciones de que la cadena estaba "aprovechándose de los vulnerables".

Proyecto Bertie

Vision Capital anunció que estaba adquiriendo participaciones en BrightHouse y Threshers en junio de 2007.


Inversión del Ducado de Lancaster en Dover Street Cayman Fund LP.
Inversión del Ducado de Lancaster en Dover Street Cayman Fund LP. BBC

Los documentos filtrados muestran que el Ducado de Lancaster fue uno de los 46 inversores en el fondo Dover Street VI Cayman Fund LP de US$312 millones.

Extracto de un documento que habla de la solicitud de invertir en el Proyecto Bertie.
Extracto de un documento que habla de la solicitud de invertir en el Proyecto Bertie. BBC

En septiembre de 2007, se solicitó a los inversores pagar el 6% de su compromiso financiero en cinco inversiones, incluido el "Proyecto Bertie".

A los inversores se les dijo que el "Proyecto Bertie" se había formado para tener participación en una empresa creada por Vision Capital para "adquirir una cartera de dos cadenas minoristas en Reino Unido".

El compromiso del Ducado de Lancaster de US$450.000 a la solicitud de capital se detalla en los documentos.
El compromiso del Ducado de Lancaster de US$450.000 a la solicitud de capital se detalla en los documentos. BBC

El compromiso del Ducado de Lancaster de US$450.000 a la solicitud de capital se detalla en los documentos.

Otro documento muestra la inversión del Ducado de Lancaster en Jubilee Absolute Return Fund.
Otro documento muestra la inversión del Ducado de Lancaster en Jubilee Absolute Return Fund. BBC

Otro documento muestra la inversión en Jubilee Absolute Return Fund.


Divulgación completa

Establecido hace más de 700 años, el Ducado de Lancaster tiene una cartera de propiedades comerciales, residencias e inversiones financieras.

Su objetivo principal es proporcionar ingresos a la Reina.

Aunque el Ducado no está sujeto a impuestos, desde 1993 la Reina ha pagado impuestos voluntariamente sobre los ingresos que recibe.

El informe anual y las cuentas del Ducado incluyen un resumen de sus acciones y rendimiento financiero, y se presentan ante el Parlamento.

Las inversiones offshore no se mencionaron en los informes, pero no existe un requerimiento para revelar los detalles específicos de las acciones del Ducado.

Dave McClure, autor de un libro sobre la riqueza de la familia real, dijo a la BBC que "crecerá la presión para que el Ducado se abra a un correcto escrutinio parlamentario por parte de la Oficina Nacional de Auditoría, a lo que se han resistido durante décadas".

"La solución al problema podría ser una divulgación completa, para que todos sepan qué inversiones están realizando".

Threshers cayó en bancarrota debiendo 17,5 millones de libras (casi US$23 millones) en impuestos en Reino Unido.
Threshers cayó en bancarrota debiendo 17,5 millones de libras (casi US$23 millones) en impuestos en Reino Unido. Getty Images

El Ducado dijo que la Reina "tiene un gran interés en los bienes y los inquilinos del Ducado", pero "designa a un canciller y al Consejo del Ducado para administrar los asuntos de su Ducado. El canciller delega la supervisión del Ducado en el Consejo".

Los inversores en Dover Street VI Cayman Fund LP se comprometieron por un "período determinado" y "no participan en sus decisiones de inversión en curso" ni en dónde se invierte el dinero "en última instancia", agregó.

Cuando se le preguntó si el Ducado tenía otras inversiones en fondos offshore, dijo que "actualmente invierte en un fondo domiciliado en Irlanda".

El Canciller del Ducado de Lancaster es un ministro del gobierno y se sienta en el gabinete, pero juega un papel nominal en el funcionamiento del fondo patrimonial. El actual canciller es el parlamentario Sir Patrick McLoughlin, presidente del Partido Conservador.

En el momento inicial en que el Ducado invirtió en Dover Street VI Cayman Fund LP en septiembre de 2005, su canciller era el parlamentario laborista John Hutton.

Ed Miliband era el canciller del Ducado cuando llegó la solicitud de invertir en la compañía que adquirió BrightHouse y Threshers. Coincidentemente, en 2016, el exlíder laborista pidió una mejor regulación en las firmas de alquiler-venta, como BrightHouse, en una filmación para el programa Victoria Derbyshire de la BBC.

 

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Negocios