Negocios

Casos de espionaje: Peritajes determinaron que los micrófonos no habían grabado conversaciones

El informe levantado por la brigada del Cibercrimen determinó que en los chips instalados en los dispositivos no había información, por ende no se había grabado nada en su interior.

Casos de espionaje: Peritajes determinaron que los micrófonos no habían grabado conversaciones

El "caso espionaje" que supuestamente afectó a la Sofofa y a la empresa Carozzi sigue generando dudas, especialmente en torno a la figura de Rubén Zito Aros Oñate. Hace unos días, T13 Semanal dio cuenta del rol que jugó el ex uniformado en los peritajes que terminaron con el hallazgo de micrófonos en las oficinas de los ejecutivos.

En el artículo relataba la forma en que operó el ex carabinero en las dependencias de Carozzi y la Sofofa. En ambas instalaciones no quedó registro de su ingreso y las cámaras de seguridad fueron cubiertas con papel alusa. Según él, para evitar interferencia con los equipos de detección de micrófonos. 

Este domingo, La Tercera agregó un nuevo ingrediente a la investigación y es que revelaron que, de acuerdo con el informe que está confeccionando la brigada del Cibercrimen para la Fiscalía, los policías no habrían encontrado ninguna grabación en los chips instalados en dispositivos. Es decir, los micrófonos no habían sido utilizados. 

Todo esto ha provocado que surja la posibilidad de que Aros Oñate sea formalizado bajo el delito de Alarma Pública y obstrucción a la justicia, debido a su declaración ante la fiscalía. Esta, al parecer, no sería efectiva. 

Otra de las informaciones que contiene el informe policial y las declaraciones de los testigos e implicados guarda relación con el momento exacto en que el ex carabinero halló los micrófonos. En el caso de Carozzi, quien acompañó a Aros Oñate fue Anfión Varela. El jefe de seguridad era cercano al hombre que fue contratado para realizar el peritaje en las oficinas de la empresa y, de acuerdo con su declaración, pasó la mayor parte del tiempo en compañía del ex uniformado mientras duró su recorrido, pero lo dejó un momento solo al interior de la oficina del director de la firma, José Juan Llugany. Pocos minutos después apareció el primer micrófono.

En el caso de la Sofofa, Aros Oñate fue escoltado todo el tiempo por Priscilla Cruz, gerente de informática de la asociación empresarial. De acuerdo con el testimonio de Cruz, el investigador también pidió que cubrieran las cámaras. Asimismo recordó que el detector que llevaba para hacer el barrido no se activó cuando encontraron el micrófono. 

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Negocios