Negocios

Diputados británicos denuncian a ex patrón de grandes almacenes BHS

La política del multimillonario Philip Green representa "el rostro inaceptable del capitalismo", consigna un informe parlamentario de un tono acerbo, que habla de "tragedia" para el personal.

Crédito: AFP
Diputados británicos denuncian a ex patrón de grandes almacenes BHS

AFP

Los diputados británicos denunciaron con vehemencia este lunes al multimillonario Philip Green, ex patrón de la cadena de grandes almacenes BHS, cuyo cierre supone más de 10.000 puestos de trabajo perdidos.

La política de Philip Green representa "el rostro inaceptable del capitalismo", según un informe parlamentario de un tono acerbo, que habla de "tragedia" para el personal.

Frank Field, presidente de la comisión parlamentaria encargada del trabajo y las jubilaciones, arremetió contra el magnate: ¿qué tipo de hombre puede contar su fortuna en miles de millones pero no sabe cómo comportarse correctamente?".

Green adquirió BHS por 200 millones de libras en 2000, antes de revender la cadena en 2015 por una libra simbólica a Dominic Chappell, un ex empresario en quiebra, sin experiencia en el comercio al por menor.

El Gobierno está examinando el título de caballero de Green y este informe parlamentario debería reforzar los llamamientos favorables a la retirada de esta distinción honorífica.

Un portavoz del gobierno declaró que este caso muestra la necesidad de "reformar el capitalismo para que beneficie a todos".

La primera ministra, Theresa May, aseguró que quiere ser firme ante "los comportamientos irresponsables en el mundo de los negocios".

Los administradores judiciales anunciaron a primeros de junio que esta cadena de grandes almacenes fundada en 1928 iba a cerrar por falta de comprador, poniendo así en la calle a sus 8.000 empleados además de amenazar 3.000 puestos de trabajo indirectos.

A menos de un rescate improbable de BHS, que no modernizó su modelo comercial frente a la competencia y a la venta por internet, esta quiebra será la más importante en el Reino Unido desde la de Woolworths en 2008.

La deuda total del grupo asciende a 1.300 millones de libras (1.700 millones de euros), incluyendo los 571 millones de libras de su fondo de pensiones, que han supuesto un obstáculo de peso para los compradores.

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Negocios