Negocios

EE.UU. revela lista de objetivos de su negociación del NAFTA

El presidente Donald Trump dijo que Estados Unidos quiere reducir los desequilibrios comerciales con México y Canadá e impulsar todo tipo de exportaciones, desde productos agrícolas hasta servicios financieros, conforme se prepara para iniciar conversaciones para reformular el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Crédito: Reuters
Washington difunde un primer borrador para renegociar el NAFTA

Bloomberg

La oficina del principal negociador comercial de Trump publicó el lunes la lista de objetivos de negociación del gobierno estadounidense para sus conversaciones con México y Canadá que se espera que comience tan pronto como el 16 de agosto. A la cabeza de la lista de Trump: "Mejorar la balanza comercial de EE.UU. y reducir el déficit comercial con los países del TLCAN".

El resumen de 17 páginas convierte en política una promesa que hizo Trump repetidamente durante su campaña, cuando se quejó de prácticas comerciales desleales de los rivales de EE.UU. y se comprometió a romper acuerdos que no favorecían los intereses del país.

Pero hacer explícita la meta puede complicar las posibilidades de llegar a un nuevo acuerdo, ya que tanto México como Canadá afrontan sus propias presiones internas para no sucumbir a las demandas de EE.UU.

El país tuvo un déficit comercial de US$63.000 millones en bienes y servicios con México el año pasado y un superávit de US$7.700 millones con Canadá.

El énfasis de la administración estadounidense en reducir déficits comerciales es una "gran preocupación" que podría complicar las negociaciones, dijo Chad Bown, un investigador sénior del Peterson Institute for International Economy en Washington.

"No es algo alcanzable a través de la política comercial", dijo Bown, quien fue economista sénior de comercio en el Consejo de Asesores Económicos durante la presidencia de Barack Obama. "Si ese es su objetivo, se está preparando inevitablemente para el fracaso".

Nuevos problemas

El resumen de la negociación reconoce que algunos estadounidenses se han beneficiado del acceso al mercado proporcionado por el acuerdo de 23 años. Pero agrega que el tratado "creó nuevos problemas para muchos trabajadores estadounidenses", coincidiendo con la explosión del déficit comercial de EE.UU. y la reducción de la manufactura.

"Demasiados estadounidenses han sido perjudicados por fábricas cerradas, trabajos exportados y promesas políticas rotas", dijo el representante de Comercio de EE.UU., Robert Lighthizer, en un comunicado, y añadió que planea negociar un "acuerdo justo".

El documento sugiere que la administración puede tratar de reforzar su capacidad de restringir las importaciones. En el resumen de objetivos, EE.UU. dijo que quiere eliminar la exclusión de salvaguardias globales del TLCAN "para que no restrinja la capacidad de EE.UU. de aplicar medidas en investigaciones futuras" y poner fin al mecanismo de disputas del capítulo 19 que permite que los casos de dumping y subsidios desleales sean revisados por un panel bilateral.

Los cambios en el TLCAN podrían modificar más de US$1,2 billones en comercio anual y remecer las cadenas de suministro de empresas desde Ford Motor Co. hasta Caterpillar Inc. La renegociación pondrá a prueba la promesa de Trump de buscar acuerdos comerciales más justos en todo el mundo y atraer la producción a EE.UU.

Reglas de origen

El resumen de negociación también se compromete a fortalecer las llamadas reglas de origen dictando la cantidad de contenido norteamericano incluido en los productos, eliminar las barreras a la inversión de EE.UU. en todos los sectores y conseguir compromisos de Canadá y México para no manipular sus monedas.

El demócrata Ron Wyden, el miembro de mayor rango del Comité de Finanzas del Senado, calificó el documento de negociación de "irremediablemente vago" en temas que van desde los derechos de propiedad intelectual hasta la manipulación de monedas. Wyden dijo que es sorprendente que la administración esté buscando resultados en algunas áreas que se lograron a través del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica del que EE.UU. se retiró por orden de Trump poco después de que este asumió la presidencia.

Lighthizer debía notificar a más tardar el lunes al Congreso los objetivos de la administración para renegociar el TLCAN con México y Canadá. El gobierno empezó tres meses de consultas internas en mayo bajo el llamado proceso acelerado que permite a la administración buscar un simple voto de sí o no del Congreso sobre nuevos acuerdos comerciales.

Lighthizer dijo a los miembros del Comité de Finanzas del Senado el mes pasado que EE.UU. planea iniciar conversaciones con Canadá y México el 16 de agosto, una vez que las consultas con los legisladores de EE.UU. hayan concluido. Trump ha amenazado con retirarse del TLCAN si México y Canadá no están de acuerdo con términos más favorables para EE.UU.

Elecciones mexicanas

El secretario de Comercio, Wilbur Ross, ha reconocido que hay razones para concluir las conversaciones a principios del próximo año, antes de las elecciones presidenciales de México a mediados de 2018 y las elecciones de mitad de periodo de EE.UU. en noviembre. Pero Lighthizer dijo a los senadores el mes pasado que la administración no impondrá "plazos artificiales".

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, ha acogido con satisfacción una nueva ronda de conversaciones del TLCAN, diciendo que el acuerdo podría beneficiarse de una actualización y haciendo un llamado para que adopte normas laborales y ambientales mejoradas incluidas en el pacto comercial Canadá-Unión Europea, que entraría en efecto provisional en septiembre.

El gobierno del presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, dice que está comprometido a mantener América del Norte libre de aranceles y está preparado para retirarse de la negociación. Los funcionarios gubernamentales y los ejecutivos corporativos están tratando de fortalecer lazos comerciales con Sudamérica en caso de que se termine el TLCAN y ello resulte en menos exportaciones a EE.UU.

Las autoridades mexicanas han pedido que las conversaciones del TLCAN terminen a finales de este año para evitar que se mezclen con la política electoral antes de la votación presidencial del país. En repetidas ocasiones, han enumerado el comercio electrónico, la energía y las telecomunicaciones como áreas en las que el TLCAN podría expandirse porque las industrias han cambiado desde que entró en vigor en 1994.

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Negocios