Negocios

Empresario Manuel Cruzat quedó con arraigo nacional y firma mensual

Fue formalizado hoy por el delito de presunta quiebra fraudulenta de la empresa Curauma.

Empresario Manuel Cruzat quedó con arraigo nacional y firma mensual

El empresario Manuel Cruzat fue formalizado este jueves en el Cuarto Juzgado de Garantía de Santiago  en el marco de la investigación por presunta quiebra fraudulenta de la empresa Curauma. El tribunal decretó medidas cautelares de arraigo nacional y firma mensual.

El proceso es llevado adelante por la Fiscalía de Alta Complejidad Oriente, específicamente por el fiscal Carlos Gajardo, que tomó la causa hace un par de años, luego que el síndico de Quiebras César Millán interpusiera una denuncia por quiebra fraudulenta, fundada en la deficiente contabilidad llevada adelante por la empresa entre los años 2012 y 2013. Esa causa se sumó a la querella presentada por Administraciones y Proyectos EuroAmérica, por razones similares.

Hace unos días, los abogados de Cruzat fueron notificados del rechazo del Tribunal Constitucional a un recurso del empresario que buscaba impedir su formalización. Este último buscaba que el tribunal se pronunciar sobre las sanciones que podrían venir tras la formalización, considerando que la ley de quiebras tuvo un cambio normativo  y por lo tanto los hechos por los que se le acusa ocurrieron en un momento de transición.

Junto a Cruzat, también recibieron las mismas medidas cautelares un grupo de tres ex ejecutivos de la compañía, Antonio Espinoza, Eduardo Romo y Ricardo Muñoz. El tribunal dio un plazo de ocho meses para el desarrollo de la investigación.

El fiscal Gajardo explicó tras la formalización que el delito de quiebra fraudulenta por el que se imputa a este grupo de ejecutivos, implica que “para que se declare la quiebra tienen que haber cometido actos que están sancionados en la ley” y detalló diversas hipótesis como ocultamiento de documentos y libros de contabilidad, falseo de información o ejecución dolosa de cualquier operación que disminuya activos  o eleve pasivos.

La defensa de Cruzat está a cargo de la abogada Catherine Lathrop, que también integró su defensa en 2013, cuando fue formalizado por apropiación indebida de US$ 40 millones de su empresa, miscuentas.com en contra de CMR Falabella. En aquella oportunidad el litigio culminó con el pago de US$ 6 millones por parte del empresario.

¿Quién es Cruzat?

Ingeniero comercial de la Universidad Católica, Manuel Cruzat fue uno de los empresarios más emblemáticos de los 70 y principios de los 80. Junto a Fernando Larraín Peña —socio de Larraín Vial— formó el grupo Cruzat Larraín, el principal conglomerado de la época, que llegó a concentrar el 5% del PIB nacional con inversiones en empresas financieras, pesqueras, forestales, mineras y de consumo. CCU, Banco de Santiago, Cruz Blanca, Provida, Ladeco, Celulosa Arauco y Copec, están en el grupo de más de 100 compañías que llegaron a controlar.

Pero vino la crisis económica del 83, y el grupo fue intervenido por el Estado. El fin del dólar fijo y los altos pasivos del grupo, redujeron su patrimonio a apenas un 8% de lo que llegaron a tener en sus mejores días.

Una década más tarde los socios separaron caminos. A través del holding Cruz Blanca, Cruzat volvió a resurgir y a crecer en distintos sectores. Pero de nuevo volvieron sus problemas de liquidez y vendió al grupo Hurtado el negocio de Cruz Blanca. Hacia adelante sólo vinieron nuevas pérdidas de activos, Minera Cascada y Pudahuel, Fepasa, y el proyecto inmobiliario Lo Aguirre en Pudahuel.

Curauma, el proyecto inmobiliario que sumaba alrededor de 3.000 hectáreas de terrenos para desarrollo en la Quinta Región, ha sido uno de sus últimos capítulos.

Lo más visto en Negocios