Negocios

España preocupada por el 'No' de Grecia

Mariano Rajoy convocó a miembros de la Comisión Delegada de Asuntos Económicos para analizar el resultado plebiscito en Grecia, mientras la bolsa de Madrid retrocede y la prima de riesgo se eleva.

España preocupada por el No de Grecia

Por Sandra Burgos (Madrid, España)

Tras conocerse el resultado del referendo en Grecia, se comenzaron a sentir los primeros efectos en Europa. El euro bajó hasta los 1,10 dólares y hoy las bolsas abrieron con caídas. Eso sí el factor sorpresa no estuvo fuera del libreto. La dimisión de Varufakis, el ministro de Economía griego, permitió que el desplome que se temía, se moderara en las bolsas europeas.

Con este escenario de fondo, El Ibex 35 (indicador de la bolsa de Madrid) que estaba en la mira como la bolsa que más podría verse afectada, tuvo una caída llegando hasta el mediodía a mínimos de febrero, la semana pasada cayó poco más de 5% y partió hoy con una caída de más de 2% hasta ahora. Esto acompañado de otro factor relevante, el alza de la prima de riesgo.

Por esta razón, anoche, tras conocerse los resultados del referendo, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy convocó a los miembros de la Comisión Delegada de Asuntos Económicos para analizar el resultado plebiscito en Grecia.

Rajoy ya había convocado a esta comisión el lunes pasado, cuando Tsipras anunció el referéndo.

Esta comisión está compuesta por Rajoy, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, y el ministro de Economía, Luis de Guindos, los ministros de Hacienda, Empleo, Fomento, Industria y Agricultura, junto a otros altos cargos como el director de la Oficina Económica de la Presidencia del Gobierno, y los secretarios de Estado de Hacienda y Economía.

Mariano Rajoy ayer señaló en un encuentro en que también participó el ex presidente, José María Aznar, que lo que sucediera en Grecia con el resultado del referéndum "puede afectar a España y a la Unión Europea, pero muchísimo menos que si hubiesen hecho las reformas de los últimos años".

Lo que más preocupa es un efecto de contagio…y no un contagio económico, sino que político. Por eso, Rajoy fue claro en señalar que el mensaje que se debe procurar es que las normas que tienen que valer para todos y de las que todos tienen que "responsabilizarse". Hoy, cerca del mediodía en conferencia de prensa, el ministro de economía español, Luis de Guindos, señaló el Gobierno español está abierto a seguir negociando con Grecia un tercer rescate porque lo necesita. "Todos queremos que Grecia siga siendo parte del euro", indicó. Asimismo, insistió que "la situación de Grecia no es equiparable a la España", agregando que las medidas adoptadas por España lograron que saliera de la recesión en que se encontraba y descartando una situación de contagio.

Las preguntas que se abren

La pregunta que hoy todos se hacen y que mañana martes podría ser respondida cuando se reúnan los líderes de la Unión Europea a una reunión de emergencia, es si Europa está frente a su “momento Lehmann”… así es conocido el hito que marcó el gobierno de Estados Unidos en 2008 cuando decidió dejar caer a Lehman Brothers, para dar una señal y lección a los banqueros. Lo que no se previó aseguran los analistas es el tsunami que provocaría para la economía mundial ese hecho, y las consecuencias de contagio en todo el mundo.

Por tanto, hoy el problema que enfrenta la Unión Europea no es económico, es político…la UE puede dar una lección a los griegos para que su receta no sea copiada en España con Podemos, o en otros países donde comienzan a emerger ideas similares a las de Grecia, como Portugal con los socialistas, Irlanda con el Sinn Fein y en Italia con el movimiento 5 Estrellas.

Todos ellos movimientos que representan el rechazo a las políticas de austeridad impuestas por Europa, donde la principal figura de repudio es la canciller alemana Angela Merkel. Tanto Portugal como Irlanda fueron rescatados por la Unión Europea, mientras que España e Italia tuvieron un fuerte espaldarazo del Banco Central Europea en la compra de bonos sobreaños que frenaron las alzas de las primas de riesgo, en los peores momentos de la crisis.

Todos estos países debieron hacer ajustes y comprometerse a ir bajando su déficit fiscal, lo que implicó recortes en el gasto público, los presupuestos y la eliminación de varias garantías que entrega un estado benefactor.

Por tanto, hoy ven que Grecia, que hizo ajustes que incumplió, se para frente al Eurogrupo y con un referendo respaldado por un alto porcentaje de su población, dice que no aceptará las condiciones impuesta por la troika negociadora.

Eso está siendo observado en el resto de Europa y, depende de cómo se maneje, puede ser caldo de cultivo para populismos, para que emerjan estas figuras que convoquen a la gente con la misma intención.

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Negocios