Negocios

¿Importa realmente de qué país es tu auto?

Comprar un auto por patriotismo es cada vez más difícil porque la globalización del sector hace que un auto sea, en realidad, una mezcla de nacionalidades.

Crédito: BBC Mundo
¿Importa realmente de qué país es tu auto?

¿Qué hace que un auto sea alemán, estadounidense o japonés?

¿Depende de donde fue diseñado, donde se fabricaron sus partes o donde se ensamblaron? ¿O quizás de donde está basado el dueño de la marca?

La respuesta es más complicada de lo que pueda parecer.

Y eso está poniendo en una posición complicada a algunos compradores patrióticos estadounidenses, porque el "auto más estadounidense", según una encuesta reciente, es un Toyota -una marca japonesa- hecho en Kentucky.

Aunque el precio y la tecnología son factores importantes a la hora de comprar un auto, el 28% de los encuestados por la página web Car.com en 2015 dijeron que sólo considerarían comprar un auto "hecho en Estados Unidos".

Pero apenas siete vehículos llegaron a la lista de Cars.com, que requiere que el auto sea ensamblado en Estados Unidos y que el 75% de sus componentes sean fabricados allí, entre ellos el motor y la transmisión.

Por dos años consecutivos, el Toyota Camry ha encabezado esa lista. Otros dos modelos japoneses ocupan los puestos segundo y tercero.

Industria globalizada

La industria globalizada del automóvil ha sabido siempre que si fabricas algo tan grande y pesado como un auto, tiene sentido construirlo lo más cercano posible al cliente.

Pero las partes constitutivas pueden provenir de donde sea más barato producirlas.

Un auto es, en verdad, una mezcla de distintas nacionalidades.

Sin embargo, las compañías automovilísticas saben que la marca juega un papel crucial a la hora de persuadir a los compradores de gastar más en uno que otro.

Así que si estás comprando un Audi, sabes que compras un auto alemán. Y un Ford todavía se asocia en gran medida con Estados Unidos.

La americanización de Camry

El Toyota Camry se ensambla en Georgetown, Kentucky, y tiene elevados volúmenes de venta.

Al mismo tiempo, se ha ido americanizando.

El primer Camry fabricado en Georgetown salió de la fábrica en mayo de 1988.

Al principio, el diseño y el motor provenían directamente de Japón, pero a medida que aumentó la demanda en Estados Unidos, así lo hizo la influencia estadounidense sobre el auto.

Toyota empezó a construir motores Camry en Kentucky en 1990.

"No me parece justo considerar el Camry un auto japonés", dice Wil James, presidente de la fábrica de Toyota en Georgetown.

Junto al número sustancial de partes fabricadas en Estados Unidos y el número de trabajadores estadounidenses que ensamblan el auto, James indica que el equipo de diseñadores de Camry también vive allí, no en Japón.

El equipo basado en Michigan ha incorporado características y elementos de diseño para hacer el auto más atrayente al consumidor estadounidense, sin mencionar unas especificaciones de seguridad y emisiones más exigentes.

Por estas razones, el Camry de 2015 vendido en Estados Unidos es bastante distinto al que se vende en otros países del mundo.

Exportaciones alemanas

De manera similar, un alemán que examine un vehículo utilitario deportivo (SUV, por sus siglas en inglés) de marca BMW puede sorprenderse si ve que el vehículo en cuestión fue no solo fabricado en Estados Unidos, sino que tiene un diseño adaptado al mercado local.

BMW es el mayor exportador por valor de autos en Estados Unidos. La fábrica de la empresa en Spartanburg, Carolina del Sur, es la más grande de BMW.

La planta produjo una media de 1.300 autos al día en 2015, exportando más de dos tercios de la producción, sobre todo a Europa y Asia.

"No hay ninguna otra fábrica que produzca ninguno de los productos que se fabrican en Spartanburg", dice Ludwig Willisch, presidente de BMW en América del Norte.

Así que un europeo podría terminar comprando un BMW SUV importado de Estados Unidos.

Spartanburg se centra sobre todo en producir SUVs, un estilo de vehículo que ganó popularidad en Estados Unidos antes de hacerlo en el resto del mundo.

La fábrica produce en exclusiva varios modelos de BMW, incluido el XW Sport y el X5 M.

La planta de Spartanburg y sus proveedores cercanos han desarrollado un conocimiento específico sobre este tipo de auto, lo que los pone en una mejor posición para servir la demanda mundial de SUVs de marca BMW.

El éxito de BMW en Spartanburg ha ayudado a la economía regional y a despertar un sentimiento de orgullo entre los locales por unos autos considerados tradicionalmente como típicamente alemanes.

Mercado en China

Los fabricantes estadounidenses también se han unido a esta tendencia. Ford produce muchos de sus camiones en México y Corea del Sur. Y General Motors ha anunciado su intención de trasladar el Buick Envision, un auto hecho en China, al mercado de Estados Unidos.

"Nuestra filosofía general es fabricar donde vendemos", dice Mary Barra, directora ejecutiva de GM.

Y añade que si los autos se hacen populares en Estados Unidos, GM puede considerar construir una fábrica allí.

Pero si los compradores estadounidenses desprecian un auto hecho en China, a pesar de que lleve un logo estadounidense tan icónico, a la empresa no le preocupa mucho.

Buick espera vender 200.000 Envisions en China en 2016 y sólo 45.000 en Estados Unidos.

 

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Negocios