Negocios

La molestia (y distancia) de parlamentarios oficialistas con Valdés por Presupuesto

Miembros de la Nueva Mayoría reclaman nula actitud del ministro de Hacienda a estudiar ideas y propuestas del sector para que sean plasmadas en el proyecto de ley que debe ser ingresado hasta el 30 de septiembre al Congreso. Tradicional reunión conjunta de los lunes contó con escasa participación de legisladores.

Crédito: Agencia Uno
Valdés

Cerca de las 14:30 horas de ayer el senador socialista Carlos Montes ingresó al Ministerio de Hacienda para  participar en el tradicional almuerzo de los lunes con el ministro Rodrigo Valdés y su equipo de asesores. En el comedor ubicado en el piso 12 del edificio ubicado en Teatinos 120 sólo se encontraba el diputado del mismo partido, Marcelo Schilling, quien a los pocos minutos abandonó el lugar.

¿Diputado, llegaron a alguna conclusión en la reunión? Ninguna, respondió Schilling a los periodistas presentes en el lugar antes de viajar a Valparaíso para asistir a la sesión de sala programada para ayer en la tarde. Esta sería la razón que explicaría la exigua participación de parlamentarios en una reunión que prometía ser clave de cara a la discusión pre legislativa de la Ley de Presupuesto 2017.

Sin embargo, otros reconocen que la escasa presencia de parlamentarios da cuenta de la molestia existente en un sector de la Nueva Mayoría con el jefe de las finanzas públicas ante lo que consideran una actitud poco abierta a estudiar ideas o propuestas para que sean plasmadas en el proyecto que debe ser ingresado antes de la medianoche del 30 de septiembre.

“Lo que uno plantea no responde o no te pesca. Así de simple”, dice con molestia el diputado DC y  miembro de la Comisión de Hacienda, Fuad Chahin, quien no asistió a la reunión de ayer. De hecho, el parlamentario reconoce que la “cerrada” actitud asumida por el ministro Valdés hará “compleja” la discusión del erario en el Congreso.

“No nos pidan que seamos solidarios con el presupuesto si no nos toman en cuenta”, manifiesta el parlamentario por la Araucanía.

En la misma línea, el diputado DC Pablo Lorenzini, quien tampoco llegó al encuentro de ayer, es claro: “El presupuesto es de todos y espero que haya una apertura, sino, la discusión en el parlamento será complicada”.

Es el propio Lorenzini quien admite que el titular de Hacienda sabe mucho del tema macroeconómico, pero está demasiado encajonado en una discusión técnica con sus asesores. “Esto es política”, advierte antes de pedir a Valdés un “cambio de rumbo”  y ser “más proactivo”.

Proactividad que también han exigido en forma privada senadores oficialistas al secretario de Estado. “Se le han entregado propuestas de diversos sectores para dinamizar el crecimiento, pero él no las ha tomado en cuenta. Eso genera distancia con su gestión”, admite uno de los miembros de la Comisión de Hacienda de la Cámara Alta.

De hecho, el legislador reconoce que la actitud asumida por el ministro de Hacienda entrega la sensación que el Estado está “paralizado” sin capacidad de generar los cambios que permitan una reactivación de la economía. “Eso a varios nos incomoda”, añade.

En la reunión del pasado 5 de septiembre, el ministro Valdés reconoció a los parlamentarios que proyectan para 2017 una caída de los ingresos por la vía de la recaudación tributaria respecto del presente año. A eso se suma que un importante margen de los recursos está comprometido, principalmente para financiar la reforma educacional. Por esta razón, el crecimiento del gasto fiscal no superaría el 3%.

Considerando este escenario, en Hacienda definieron que la movilización de recursos destinados a “programas” en una serie de ministerios los que podrían utilizarse para financiar nuevos gastos en un año que estará marcado por las elecciones presidenciales.

“Las posibilidades de reasignación se circunscriben a la revisión de diferentes actividades programáticas que son ejecutados a través de ministerios y servicios modificando las coberturas actualmente en ejecución”, reconoció en dicho momento Valdés.

De acuerdo al documento que elaboró la Dirección de Presupuestos (Dipres), y al que tuvo acceso T13.cl, el ítem “Gastos Programáticos” corresponde a un 9,5% del total del erario público del presente año, lo que corresponde a $3.814.979 millones (alrededor de US$5.600 millones). Cursos de inglés, becas para estudios en el extranjero y programas de vacaciones para la tercera edad figuran en este listado.

Por lo tanto, sería en base a algunos de los programas de ocho carteras propuestas por Hacienda (Energía, Agricultura, Minería, Economía, Justicia, Mujer e Igualdad de Género, Bienes Nacionales y Educación)  en que algunos parlamentarios aprovecharían la reunión de ayer para entregar sus ideas de reasignación. Sin embargo, nada de eso ocurrió.

Lorenzini reconoce que hay espacios para redestinar recursos a áreas que permitan dinamizar la economía. “Hay plata, inversiones que no se han hecho y gastos en programas que no están cumpliendo su objetivo. Además, está el tema de la Ley Reservada del Cobre que se puede revisar”, señala antes de concluir que, en definitiva, “la actitud de Valdés es la que tiene que cambiar”.

“Desde Hacienda tienen que hacer un análisis más cualitativo que cuantitativo de los programas que es posible modificar. Corresponde que sea la Dipres (Dirección de Presupuestos) quien haga ese estudio y presenten al parlamento su propuesta. Ese es el trabajo que pareciera Valdés quiere evitar”, reconoce otro de los diputados consultados.

Con todo, al ministro de Hacienda le quedan pocos días para el trabajo pre legislativo de la Ley de Presupuesto 2017. Este martes y miércoles las comisiones de Hacienda de ambas cámaras sesionarán con el foco puesto, en el caso de los diputados, en la discusión del proyecto que busca modificar el Código de Aguas y de la entrega d bono al retiro de los trabajadores de la salud.  En tanto, el Senado analizará el proyecto que busca modificar la legislación aduanera.

Posteriormente, en el Congreso se iniciará el receso por Fiestas Patrias que se extenderá entre el jueves 15 hasta el lunes 26 de septiembre (semana distrital de por medio). A esa altura restarán cuatro días para que el proyecto sea ingresado, por lo que los parlamentarios anticipan que ya estará redactado y será muy difícil que puedan incidir en eventuales modificaciones.  

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Negocios