Negocios

Larraín Matte: Más que dureza o blandeza, lo que hay que hacer es estar activos en el debate público

En medio del debate sobre los alcances de la reforma laboral, el presidente de Colbún se refirió al rol de los gremios y de su sector en la negociación de los proyectos en curso.

Crédito: Agencia Uno
Larraín Matte: Más que dureza o blandeza, lo que hay que hacer es estar activos en el debate público

Por Carla Alonso

Hasta ahora no se había referido al último capítulo del acalorado debate sobre las indicaciones al proyecto de ley de reforma laboral que tiene al Ejecutivo y a los gremios empresariales, a uno y otro lado de la vereda. Tampoco a los dardos que lanzó el domingo pasado el empresario Alfonso Sweet, consejero de Sofofa, quien criticó el rol que han tenido sus pares en la negociación de las reformas.

Luego de asistir al lanzamiento de la “Hoja de ruta 2050” -que sienta las bases para una política energética en el país-, Bernardo Larraín Matte aseguró que valora de Alfonso Sweet y de muchas otras personas “que están activas en el debate público. Es muy sano que hayan muchas caras de mundo empresarial hablando y prefiero que hayan muchas caras del mundo empresarial hablando, participando activamente en el debate público, aún habiendo ciertas diferencias de opinión”.

¿Coincide con la visión crítica de Alfonso Sweet, sobre cómo los empresarios se han planteado en la negociación de las reformas?

El manifestaba, es su opinión, así como es la opinión de muchos, que las indicaciones que se ingresaron respecto de la reforma laboral, no acogían los planteamientos que se han hecho, que dicho sea de paso no son planteamientos que respondan a intereses del sector empresarial, sino que se hacen desde distintas fuentes, distintos economistas y sectores políticos, que han planteado una serie de indicaciones que no fueron 100% consideradas en las indicaciones que se ingresaron.

Valoro que haya muchos actores como Alfonso Sweet, como la CPC, tanto gremiales como empresarios individuales, que estén activos en el debate público y respeten su opinión. Sweet es presidente de Clapes UC -Centro Latinoamericano de Políticas Económicas y Sociales- y desde ese rol, de política pública, eso es muy valioso. No hay duda. Plantea algunas cosas que son dignas de revisar, en materia de gratificaciones, el mensaje propositivo es muy valioso.

Desde el otro lado, Alberto Salas, presidente de la CPC, pidió que el empresariado sea escuchado e insistió en que la reforma laboral no es buena para Chile. ¿Qué visión tiene de ello?

Hay un debate público extremadamente valioso, en el que están participando múltiples actores: emprendedores, mundo empresarial, actores sociales y economistas destacados, que han tenido roles activos en los últimos 25 años en los distintos gobiernos de Chile, han dicho que hay muchas mejoras que se deben hacer. Es importante incorporar esas visiones y como dijo Alberto Salas ayer, sigue habiendo un proceso parlamentario. La misma ministra Rincón dijo que había posibilidades de perfeccionar y mejorar la reforma laboral, y creo que eso es muy relevante.

Como consejero de Sofofa y empresario, ¿cómo se debe abordar la discusión en esta etapa? ¿Es partidario de no ser tan duro, como hasta ahora, en el discurso?

Más que dureza o blandeza, lo que hay que hacer es estar activos en el debate público, sin ningún complejo. Hay que asumir el rol de un actor social más, que legítimamente expresa su visión respecto de reformas de sistemas que conoce profundamente. Quién más que la empresa conoce el mundo de las relaciones laborales dentro de la empresa. Y por esa condición, debe ser activo en el debate público. Es muy sano que así sea, debe continuar así.

¿Ha faltado explicar mejor, de parte del empresariado, los alcances de la reforma a la “señora Juanita”?

Creo que hay una cierta comprensión de la complejidad y de las eventuales consecuencias que puede tener para el crecimiento económico, una reforma laboral como ésta, o también en la conflictividad laboral al interior de la empresa. Cuando uno observa la opinión de los ciudadanos, hay inquietud, incertidumbre, hay más bien rechazo que apoyo a las reformas que se plantean. Creo que hay amplios sectores de la sociedad que comparten que estas reformas deben ser hechas con mayor participación y mayor diálogo, con más reflexión y menos premura.

¿Y cuál es el mea culpa del empresariado en este proceso?

Siempre se pueden hacer las cosas mejor, pero insisto, valorizo la riqueza de expresiones de los distintos sectores, aunque esa diversidad, implique, eventualmente, opiniones distintas.

Entiendo que hay disidencia en Sofofa por el tema…

Hay una postura común, que hay que estar muy activos en el debate público en todas estas materias.

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Negocios