Negocios

Las negociaciones para sacar a Ponce de la presidencia y directorio de SQM

Según cercanos a la compañía, Patricio de Solminihac y Matías Astaburuaga están porque Ponce no siga como presidente de la compañía y, en lo posible, que no ingrese a la mesa directiva.

Crédito: T13
Las negociaciones para sacar a Ponce de la presidencia y directorio de SQM

Por Sandra Burgos A.

Hace un par de semanas el comentario de pasillo era que un grupo de ejecutivos de SQM se había declarado en rebeldía, que estaban molestos con lo que estaba sucediendo a la minera, la cual -a raíz de las eventuales boletas y facturas falsas que se habrían usado para financiar campañas políticas y negarse a entregar información a la fiscalía- está enfrentando una verdadera crisis de gobierno corporativo, que está golpeando fuertemente el valor de las acciones y el ánimo interno de los trabajadores.

Esta rebeldía es liderada por un antiguo conocido de Julio Ponce, con quien trabajó por más de 20 años y que hoy ocupa el cargo de gerente general de la compañía: Patricio de Solminihac. El ejecutivo junto a Matías Astaburuaga, están corriendo una carrera que tiene una meta clara, el 24 de abril, día en que se realizará la junta ordinaria de accionistas y en la cual la compañía debe renovar la totalidad de su directorio. Esto último, luego de la salida de los tres representantes de PCS: Wayne Brownlee, José María Eyzaguirre y Alejandro Montero, quienes decidieron dejar el directorio luego que los otros directores liderados por Julio Ponce decidieron no contratar un estudio independiente para informar a la Secutiries and Exchange Commission (SEC) sobre lo que estaba pasando, así como la negativa a entregar antecedentes al Ministerio Público.

Sacar a Ponce

Según cercanos a la compañía, Patricio de Solminihac y Matías Astaburuaga están por la cruzada de que Julio Ponce no siga como presidente de la compañía y, en lo posible, que no ingrese a la mesa directiva. Para ello, El gerente general de la minera y el fiscal, han encabezado gestiones para desmarcarse de lo que fue la administración anterior liderada por Patricio Contesse G. y tender puentes con accionistas minoritarios para salvar a SQM y descontaminarlo de la arista judicial.

Las fuentes señalan que ya se han reunido con las AFP que mantienen acciones en SQM, pero también con los otros accionistas minoritarios como por ejemplo, algunos bancos, compañías de seguros y, por supuesto, han enviado señales en este sentido a Potash.

Los mensajes desde Canadá

A nivel de directorio también lo han estado haciendo. Comentan que se han acercado al empresario Wolf von Appen quien estaría molesto con cómo está salpicando la estrategia de Ponce a su imagen. Von Appen, se ha mostrado muy apegado a la línea de Ponce, de no entregar información y concentrar toda la responsabilidad en Patricio Contesse Fica. Sin embargo, en los últimos días estaría reevaluando su accionar, especialmente después que la Superintendencia de Valores y Seguros le formulara cargos a él y a los otros directores que se mantienen (Patricio Contesse Fica, Juan Antonio Guzmán, Hernán Buchi  y Julio Ponce) por no entregar información a tiempo al mercado.

Otro director que también está en la encrucijada es Juan Antonio Guzmán. El empresario, es director de Scotiabank en Chile, la filial de la canadiense The Bank of Nova Scotia, la cual estaría enviando señales importantes en el sentido de que apoya a su compatriota Potash y por lo cual no vería con buenos ojos que un director de sus filas no esté por la labor de limpiar lo que está pasando en SQM con las platas políticas.

Ante esto, von Appen y Guzmán serían los emisarios que estarían convenciendo a Ponce de que deje la presidencia de la firma y, en lo posible el directorio, ya que ven que esa sería la única manera de garantizar que la compañía siga operando con normalidad y que deje de ser castigada por el mercado.

Esto último no sólo afecta a los accionistas minoritarios, sino también al mismo Julio Ponce, quien ante la caída de los papeles, cuando los directores de PCS dejaron la mesa, salió a comprar a través de Pampa Calichera acciones para frenar el desplome. El valor de la acción es clave para detener que se desencadenen los convenats o garantías que tienen los créditos de las sociedades cascadas con varias instituciones financieras.

La rebeldía a prueba

De esta forma, el 24 de abril será el día D de Soquimich. Patricio de Solminihac debe lograr convencer a los minoritarios de que se pongan de acuerdo, junten los votos y pongan cuatro de los ocho directores de la minera, y luego votar por uno de ellos para que sea el presidente de la firma.

Von Appen tiene acciones propias que le permiten sumar votos, lo cual podría ser clave para inclinar la balanza a favor de los intereses de la administración. Si esto no resulta, cercanos a de Solminihac señalan que tanto él como Astaburuaga dejarían la compañía.

Abogados consultados explican que la jugada de la nueva gerencia es arriesgada, ya que SQM es una sociedad que tiene un controlador claro: Ponce aliado con Kowa, por lo cual un management no tienen posibilidades de hacer frente a un controlador claro. “Es una empresa controlada, que tiene un accionista que elige la mayoría del directorio, por tanto, no hay esta situación de alta administración empoderada como se da en compañías americanas con capitales muy atomizados, o como se dio en Chile con La Polar”.

Asimismo, fuentes consultadas señalan que también esta puede ser una estrategia que viene del mismo Ponce para tratar de sacar a SQM de la tormenta que está viviendo y dudan que un management puesto por él y con el cual trabajó durante más de dos décadas puedan rebelarse. Todas estas dudas se esclarecerán en la junta del 24 de abril, la cual promete no estar ajena a polémicas. 

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Negocios