Negocios

Las razones de autoridad brasileña para pedir que se rechace el acuerdo de Latam, Iberia y British

Las conclusiones del Cade son tajantes y consideran un fuerte traspié para las aerolíneas, porque señala que éstas no fueron capaces de explicar dónde estaban los beneficios para los pasajeros. Ahora el Tribunal Administrativo de Defensa Económica debe dar su veridicto.

Crédito: AFP
Las razones de autoridad brasileña para pedir que se rechace el acuerdo de Latam, Iberia y British

El Consejo Administrativo de Defensa Económica de Brasil (Cade) se pronunció sobre el acuerdo comercial que Latam, Iberia y British pretenden implementar para  hacer más rentables sus operaciones.

Y su recomendación al Tribunal Administrativo de Defensa Económica, que es el organismo que debe deliberar sobre la materia, fue categórico: rechazar el Joint Business Agreement (JBA).

Si bien la autoridad brasileña reconoció que el acuerdo puede implicar eficiencias para los consumidores, considera que los peligros de la operación en términos de restricción de la competencia sobrepasan dichos beneficios.

Asimismo,  consideró que el JBA es una fusión con todos los riesgos para la competencia, pero sin los beneficios de las reducciones de costos.

Las razones del rechazo

¿En qué sostiene el Cade su posición negativa frente al acuerdo de Latam y las aerolíneas contraladas por IAG?

Son varios los puntos a los que se refiere en el informe.  Se refiere a la concentración de mercado, la entrada de nuevos competidores, reducción de la oferta, entre varios temas.

Por ejemplo, en cuanto a la concentración de mercado, la autoridad brasileña señala que “conforme fue posible analizar, en el mercado aéreo de pasajeros, la operación propuesta resultará en concentraciones elevadas en todos los escenarios analizados, especialmente en la ruta con destino a Londres”.

Sobre la entrada de nuevos competidores, explica que “teniendo a la vista las barreras a la entrada identificadas para el mercado de transporte de pasajeros, en cualquier de los escenarios abordados, esta autoridad entiende que no es posible afirmar con seguridad que la entrada de nuevas compañías, ya sea considerando el mercado como un todo, específicamente en las rutas en que existe sobre posición, o  la entrada de compañías ya establecidas en nuevas rutas, sería probable o suficiente”.

También se refiere al impacto de la oferta y la reducción de asientos disponibles. Sobre este punto señala que “se verificó que las empresas requirentes reducirán su oferta de asientos en ambas rutas superpuestas, lo que refuerza la idea de afectación o desaceleración del mercado de transporte aéreo entre Brasil y Europa”.

La autoridad recalcó en su informe que  a excepción de todas las posibilidades de rutas de conexión entre Brasil y Europa, la investigación realizada no demostró las evidencias necesarias y suficientes para acreditar la efectividad de la competitividad de ese mercado, “de manera de eliminar las preocupaciones de esta autoridad para aprobar la operación”.

Agrega que en un escenario post-operación, el mercado no tendría condiciones de competencia suficientes en las rutas Sao Paulo y Madrid, y Sao Paulo y Londres, de forma de desafiar el poder de mercado de las requirentes. “Más allá de la constatación de las elevadas concentraciones de mercado en esas rutas […] fue posible verificar que la capacidad de absorción de un posible desvío de demanda de las requirentes por parte de los demás competidores es limitada”.

Dentro de las conclusiones el Cade señala que es posible que la operación presente algunas eficiencias. “Con todo, esas eficiencias están potencialmente relacionadas a la restricción de la oferta con elevados riesgos de aumentos de precio en un ambiente de baja competencia. No hay nada en esas eficiencias que permita concluir que serán transferidas a los consumidores”.

Asimismo, explica que en su estudio no logró encontrar mayores eficiencias, porque en reiteradas ocasiones, las empresas no fueron capaces de demostrar como aquellas eficiencias se traspasarían al consumidor.

La entidad explicó que analizó el JBA como una fusión de las empresas requirentes, puesto que les permitirá ajustar precios y cantidades como si fueran una sola empresa.  Y que tras el análisis llegó a la conclusión de que los potenciales riesgos de una fusión (reducción de oferta, aumento de precio, baja en la calidad y desincentivo a la innovación) pueden ser ocasionados también por un JBA.

El optimismo de Latam

Tras conocerse el informe del CADE, Latam reforzó la idea de que el proceso de consulta en Brasil sigue su curso, y será el Tribunal Administrativo de Defensa Económica el responsable de entregar la resolución final frente al acuerdo. 

"Latam confía demostrar frente al Tribunal que un Joint Business Agreement entre aerolíneas con redes complementarias entre Brasil y Europa genera beneficios sustanciales para los pasajeros y que estos son suficientes para aprobar dicho acuerdo", sostuvo la compañía.

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Negocios