Negocios

Piñera adelantaría decisiones sobre nuevo fideicomiso ante presión por sus inversiones

Pese a que oficialmente no es candidato a la presidencia, el ex mandatario enfrenta nuevamente cuestionamientos por su rol de empresario y hombre público. Ello estaría gatillando el análisis para conformar un nuevo fideicomiso ciego, lo que no se sabe es qué pasará con las inversiones que tiene fuera de Chile, desperdigadas en más de 100 empresas y otros instrumentos.

Piñera adelantaría decisiones sobre nuevo fideicomiso ante presión por sus inversiones

La vinculación del ex presidente Sebastián Piñera a la propiedad de la pesquera peruana Exelmar, en momentos en que se desarrollaba el juicio marítimo entre Chile y Perú en La Haya, puso de nuevo sobre la mesa el manejo de las inversiones del empresario. La escena, mirada en  retrospectiva, reflotó conceptos como fideicomiso ciego, que en el pasado trajeron más de un dolor de cabeza a su campaña presidencial. 

La ola de críticas por su doble rol como empresario y político, lo obligaron en 2009 a materializar una reorganización importante en el manejo de sus inversiones. En ese entonces, Piñera decidió entregar en fideicomiso ciego a Bice, LarrainVial, BTG Pactual y Moneda, todas las participaciones accionarias que manejaba en sociedades abiertas en bolsa en Chile, y que de acuerdo a cálculos de la época eran cerca de unos US$ 400 millones, o el equivalente a un 20% de su patrimonio total.

Son sólo cálculos, porque el ex mandatario nunca especificó los montos totales involucrados que se traspasaron al fideicomiso.

Sólo tres sociedades anónimas quedaron fuera de ese fideicomiso: Lan, Clínica Las Condes y Blanco y Negro, estas tres fueron vendidas días antes y durante los primeros días de su mandato, patrimonio que fue administrado durante este tiempo por sus distintos vehículos de inversión, dentro de los que destacan Bancard e Inversiones Santa Cecilia. A estos también se sumaron los recursos obtenidos de la venta de Chilevisión.

En el círculo cercano a Bancard, el holding con el que se manejan todas las inversiones del empresario, cuentan que ese fideicomiso funcionó hasta el final del mandato presidencial de Piñera, cuando incluso se reconoció una pérdida de valor en torno al 5%.

Ese mismo camino es el que ya están explorando en el holding y todo apunta a que podrían adelantarse las decisiones en torno a cómo enfrentará el empresario el manejo de sus inversiones en el país en su nueva campaña presidencial, la que aún no confirma, pero que todos dan casi como segura.

Como en abril de 2009 no existía una ley sobre la materia, lo que se hizo entre los asesores de Piñera fue buscar distintos contratos de fideicomiso ciego en el mundo y adaptarlos lo más acuciosamente. Todas las inversiones en Chile quedaron en ese saco, y no se supo más de ellas hasta diciembre de 2014.

El caso ahora es distinto. Existe una ley de fideicomiso ciego aprobada recientemente y que obliga a todas las autoridades que tengan un monto superior a 25.000 Unidades de Fomento (más de $ 655 millones) a que en un plazo máximo de 90 días desde que asumen deben inscribirse en un registro especial de administradores de mandado, que asumirán la administración de esos bienes.

La apuesta que se baraja desde Bancard es apostar a hacer algo mucho antes de los plazos establecidos en la nueva ley, coherente la experiencia negativa del pasado y los severos cuestionamientos políticos.

De eso sabe mucho Piñera y su entorno. Recordemos que apenas dos días antes de que asumiera como presidente de la República logró deshacerse de su inversión en Lan Airlines. Y una vez asumido, recibió varios golpes, como el del empresario Julio Ponce, quien recalcó que el bullado caso Cascadas no existiría si el propio Piñera no hubiera tenido acciones en esas sociedades. En esa oportunidad, el gerente general de Bancard, Nicolás Noguera, salió a defender al Presidente señalando que había vendido la mayor parte de su participación en las Cascadas en 2008, y que el remanente pasó al fideicomiso ciego, tras lo cual desconocía si se mantenían o no.

Los cuestionados US$9 millones de la pesquera Exelmar

Las inversiones de Piñera fuera del país, incluso durante su mando presidencial, continuaron en manos de Bancard, lógicamente con el empresario fuera de la administración, la que quedó en manos de algunos cercanos suyos. Es en ese segmento donde están puestos los ojos ahora, por la inversión en la pesquera en Perú.

Desde Bancard y el mismo Piñera señalaron hoy que el ex mandatario no tenía conocimiento de esa inversión, que apenas representa el 0,5% de los fondos que se manejan en el exterior, es decir, unos US$ 9 millones en la actualidad. Ello, implica que en el exterior las inversiones del empresario suman hoy por hoy unos US$ 1.800 millones, entre fondos, acciones y bonos, en ese mismo orden de relevancia. El propio Piñera reconoció este lunes que con estos dineros se manejan inversiones en más de 100 compañías en el exterior.

Sobre el caso puntual de Exelmar, de la cifra actual invertida —cuya evolución en la bolsa ha venido cayendo en los últimos años por los efectos negativos de menores capturas— lo que se dice es que el 25% de la inversión total allí se realizó efectivamente mientras Piñera ya era presidente, pero a él no se le habría consultado. De hecho, la inversión habría buscado adentrarse en el segmento de los alimentos, por las perspectivas del mayor consumo global de proteínas. 

El resto de la participación accionaria se materializó una vez que Piñera ya había dejado la presidencia, pero tampoco habría incidido mayormente, pues según se ha dicho y reiterado, el empresario no reasumió sus funciones operativas en el holding Bancard.

El patrimonio de Piñera

Tras el cese de su mandato presidencial, parte de las inversiones de Sebastián Piñera y su familia se aglutinaban en un fideicomiso ciego administrado por Banco Bice, Moneda corredores de Bolsa, LarainVial Corredores de Bolsa y BTG Pactual, ex Celfin.

Este fideicomiso ciego administraba cerca de US$ 400 millones en acciones en 2009 cuando se creó en distintas empresas a nivel local. Al menos eso fue lo que se entregó. ¿Qué se recibió a cambio?. En el entorno de Piñera no lo aclaran, sólo señalan que las gestoras tenían libertad para cambiar su portafolio de inversiones con la finalidad de hacer rentar más su patrimonio, por lo cual el ex presidente habría recibido acciones en empresas chilenas y otros instrumentos de inversión.

Hoy no hay claridad sobre dónde están –con certeza- invertidos esos fondos, los cuales ahora son gestionados por los distintos vehículos de inversión del ex mandatario, dentro de los cuales destacan Bancard e Inversiones Santa Cecilia.

Lo único que se aclara, es que Piñera no tiene participación en la gestión ni toma de decisiones de sus inversiones, pero sí mantiene participación accionaria en estos vehículos. Eso sí, tampoco se dice cuánto tiene ni en cuáles de ellos.

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Negocios