Negocios

Enrique Paris: El brazo político del ministro Valdés en Hacienda

De un bajo perfil extremo, es reconocido como el vínculo entre el jefe de la billetera fiscal con actores sociales, políticos y económicos, labor que debió asumir hace poco más de un año. Ha estado en todos los temas clave de Hacienda como la discusión del Presupuesto, educación, pensiones e Isapres. Ahora tendrá un rol estelar en la batalla que comienza con el reajuste del sector público.

Crédito: Agencia Uno
Enrique Paris: El brazo político del ministro Valdés en Hacienda
Por Carlos Agurto

Enrique Paris Horvitz ingresa todos los días temprano al edificio del Ministerio de Hacienda con una carpeta llena de documentos bajo el brazo y toma el ascensor que lo lleva directamente a su oficina en el piso 12, a pocos metros del despacho del ministro Rodrigo Valdés.

Como jefe de asesores en Teatinos 120 se ha transformado en uno de los personajes imprescindibles en el círculo de hierro de Valdés y tendrá un rol clave en las negociaciones que deberá afrontar el gobierno en las próximas semanas: definición del reajuste de salarios de los trabajadores del sector público y la Ley de Presupuesto de 2017.

Licenciado en Economía y magister en Ciencias Políticas de la Pontificia Universidad Católica, Paris es reconocido como el vínculo entre el jefe de la billetera fiscal con actores sociales, políticos y económicos, labor que debió asumir luego que Valdés decidiera, hace poco más de un año, la salida de Julio Valladares, el hombre que cumplía ese rol durante la gestión de su antecesor Alberto Arenas.

Desde Hacienda reconocen que la cercanía que ha forjado el también ex subdirector de Racionalización y Función Pública de la Dipres entre los años 2008 y 2010 con el ministro Valdés, va más allá de la militancia que ambos mantienen en el PPD. “Tienen personalidades similares, un bajo perfil, dialogantes y enfocados en construir acuerdos”, admite una fuente de Teatinos 120.

El nivel de acercamiento es tal que el secretario de Estado consulta con Paris todas las decisiones legislativas y políticas importantes. “Él ha estado en todos los temas clave de Hacienda como la discusión del Presupuesto, reajuste del sector público, educación, pensiones, Isapres, etc.”, reconoce la misma fuente.

Ministro Valdés y Enrique Paris

De hecho, hay quienes destacan su rol en lo que fue la elaboración de las ideas que Hacienda logró permear en La Moneda, cuando se desató el conflicto de las pensiones, tras la marcha de NO+AFP. Paris habría sido quien junto a Valdés idearon la fórmula para que el tema no se escapara de las manos de Hacienda, y que el mensaje dado a conocer por la presidenta tuviera un toque distinto a las otras reformas, con un llamado al diálogo y al raciocinio en materia presupuestaria.

Entre quienes son su contraparte en las negociaciones admiten tener una buena impresión de él. Destacan su bajo perfil, prefiere pasar desapercibido, lo suyo no es la figuración pública.  “Es un tipo inteligente, que conoce el área en que se está moviendo”,  dice uno de los dirigentes de la Mesa del Sector Público (MSP), con quienes el jefe de asesores de Hacienda comenzará a negociar el reajuste de los empleados públicos a partir de este lunes.

Esta misma fuente agrega que es “un tipo educado, de buen trato, con el que puedes conversar tranquilamente, no lo he visto irritado. Además, tiene muy clara la misión del Ministerio y la necesidad de preservar los equilibrios macroeconómicos”.

Al mismo tiempo, este dirigente reconoce que el cientista político se sabe “protegido” al pertenecer a una elite dentro de la administración de gobierno por ser hijo de Enrique Paris Roa, médico del ex presidente Salvador Allende, detenido, torturado y ejecutado tras el golpe militar.

“Hijo político” de Ricardo Lagos

El “Poli”, como es conocido por sus cercanos, fue dirigente estudiantil de las Juventudes Comunistas en la década de los 80, pero una vez en democracia ingresó al PPD, donde llegó al aparataje estatal bajo el alero de su “padre político”, el ex presidente Ricardo Lagos. De hecho, fue su jefe de gabinete entre el 2003 y 2006, cargo al que llegó tras su paso como jefe de la División de Planificación y Presupuesto del Ministerio de Salud en 2002 y 2003.

Desde el Congreso también destacan el rol desempeñado por Paris como jefe de asesores de Hacienda. “Enrique siempre está disponible. Mientras los ministros y los subsecretarios se encierran y cuesta trabajar con ellos, con él hay confianza para hablar e intercambiar opiniones, es un hombre asequible”, reconoce el diputado DC y miembro de la comisión de Hacienda de la Cámara Baja, Pablo Lorenzini.

El legislador falangista compara además el trabajo de Paris con el de su antecesor Julio Valladares, destacando su manejo político y su capacidad de diálogo. “Valladares era más violento para negociar e imponer su posición, en cambio Paris tiene esa capacidad de muñequear y hacer el juego político que es tan necesario en el Congreso”.

Visión compartida por otro de los dirigentes de la MSP. “Julio Valladares tiene una historia previa de dirigente en el Colegio de Profesores, se maneja más como un operador político nato. Paris, en cambio, tiene una capacidad de análisis político más adecuado a las necesidades de un ministerio como Hacienda”.

null
Enrique Paris junto al ministro Valdés

La medida justa de dureza

La presidenta de la Asociación de Funcionarios del Registro Civil, Nelly Díaz, entrega otra perspectiva de Paris en su rol de negociador. Fue en medio del conflicto que enfrentó por más de un mes a la organización que dirige con el gobierno el año pasado donde cuenta el rol asumido en ese momento por el representante de Hacienda.

“Enrique Paris apareció sólo en la segunda reunión luego que en la primera participara Jorge Rodríguez (actual subdirector de racionalización y función pública de la Dipres e hijo del presidente de BancoEstado, Jorge Rodríguez Grossi). Lo encuentro un tipo serio, que habla muy tranquilo pero dice cosas bien amenazantes”, reveló Díaz.

En ese sentido, la dirigente plantea que cumplió muy bien el “rol de duro” por ser el representante de Hacienda. “Es una persona que no demuestra sentimientos ni emociones. Yo digo que está operado del lagrimal”, bromea.

Otra de las anécdotas de Nelly Díaz da cuenta del estilo que ha impuesto el ministro Valdés en Hacienda y que su jefe de asesores cumple al pie de la letra: ninguno de sus colaboradores toma decisiones por sí solo. “Cuando estábamos a punto de firmar el protocolo para terminar el conflicto, Enrique Paris tuvo que esperar a que Valdés saliera de una actividad para decir si estaba de acuerdo o no. Nos estuvo esperando más de una hora”, devela.

Actitud que es cuestionada por el diputado Lorenzini. “En Hacienda todo pasa por Valdés y creo que en algunas oportunidades los asesores deben tener la capacidad de decidir por sí mismos y no tener que preguntarle al jefe”, explica.

Esa capacidad de negociación se pondrá a prueba en los próximos días, ya que justo hoy a las 18:00 horas comienza en dependencias del Ministerio de Hacienda el proceso de negociación con los trabajadores del sector público en el que Enrique Paris tendrá un rol estelar y que promete ser compleja considerando la estrechez que enfrenta la billetera fiscal.

Lo más visto en Negocios