Negocios

Presupuesto: los programas que Hacienda puso sobre la mesa para reasignar recursos

Cursos de inglés, becas para estudios en el extranjero y programas de vacaciones para la tercera edad figuran en el listado de iniciativas que el ministro Valdés planteó que son susceptibles de movilizar recursos para financiar gastos adicionales en la discusión del erario 2017.

Crédito: Agencia Uno
Presupuesto: los programas que Hacienda puso sobre la mesa para reasignar recursos

Por Carlos Agurto

“Las posibilidades de reasignación se circunscriben a la revisión de diferentes actividades programáticas que son ejecutados a través de ministerios y servicios modificando las coberturas actualmente en ejecución”. Con este mensaje el Ministerio de Hacienda planteó a los parlamentarios de la Nueva Mayoría el acotado espacio que tendrían para incidir en la discusión del Presupuesto 2017 ante la casi nula posibilidad de incrementar el gasto fiscal.

De hecho, en el gobierno proyectan para el próximo año una caída de los ingresos por la vía de la recaudación tributaria respecto de 2016. A eso se suma que un importante margen de los recursos está comprometido, principalmente para financiar la reforma educacional. Por esta razón, el crecimiento del gasto no superaría el 3% e incluso algunos parlamentarios apuestan a que se ubicará más cerca del 0%.

Por esta razón el equipo técnico liderado por el ministro Rodrigo Valdés definió que sería la movilización de recursos de “programas” comprometidos en todos los ministerios los que podrían utilizarse para financiar nuevos gastos en un año que estará marcado por las elecciones presidenciales.

De acuerdo al documento que elaboró la Dirección de Presupuestos (Dipres), y al que tuvo acceso T13.cl, el ítem “Gastos Programáticos” corresponde a un 9,5% del total del erario público del presente año, lo que corresponde a $3.814.979 millones (alrededor de US$5.600 millones).

El resto del presupuesto fiscal, que este año en total se ubicó en torno a los US$ 58.000 millones se divide en Gastos Operacionales (25%), Inversiones (16,6%), Transferencias (31,1%) y Otros Gastos (17,8%).

Para dar ejemplos de eventuales programas estatales que podrían ser revisados, la Dipres presentó a los parlamentarios un recuadro con los gastos programáticos de ocho carteras: Energía, Agricultura, Minería, Economía, Justicia, Mujer e Igualdad de Género, Bienes Nacionales y Educación.

En el caso del ministerio dirigido por Máximo Pacheco, se incluyeron programas para financiar proyectos de energía renovables para sectores rurales, recambio de luminarias públicas y de eficiencia energética en hospitales, los que suman unos $14.813 millones (alrededor de US$ 22 millones).

Asimismo, se incluyeron programas del Ministerio de Agricultura para el apoyo a la contratación de seguros agrícolas, riego y alianzas productivas, que sumados llegan a los US$ 181 millones. En tanto, en Minería, se incluyó el programa de capacitación y transferencia tecnológica para la pequeña minería artesanal que cuenta con un presupuesto de poco más de US$ 3 milllones.

Entre los programas del Ministerio de Economía que se incluyeron en el documento elaborado por la Dipres están los de Vacaciones de la Tercera Edad, Gira de Estudios, Turismo Familiar. Del mismo modo, se sumaron los programas de formación para la Competitividad (cursos de inglés para sectores productivos específicos) y de apoyo a pymes y emprendedores (Start Up Chile, Capital Semilla), entre otros, que totalizan unos US$ 150 millones.

En el caso de la cartera de Justicia se ejemplificó con el “Programa 24 Horas” del Servicio Nacional de Menores (Sename), mientras que en los Ministerios de la Mujer y de Bienes Nacionales se consideraron, entre otros, el de Apoyo a Mujeres Jefas de Hogar (PMJH) y de Recuperación de Rutas Patrimoniales, respectivamente.

Sin embargo, el Ministerio de Educación fue la cartera utilizada como ejemplo por Hacienda que mayores recursos destina a este tipo de programas y que, de antemano, parlamentarios asumen que son difícil de modificar por el alto costo social que significaría.

Entre ellos destacan los programas de la Junaeb para la entrega de útiles escolares, la Tarjeta Nacional Estudiantil (pase escolar), la entrega de computadores para alumnos de séptimo básico de colegios municipales y subvencionados, financiamiento para Becas Chile y de Educación Superior, etc.

Asimismo, incluye otros como el Programa de Alimentación Escolar (PAE) para alumnos de jardines infantiles, pre-kinder, kinder, educación básica y media, que beneficia a 1.762.000 alumnos y tiene un costo anual superior a los US$ 750 millones.

Espacio acotado

Pese a que parlamentarios oficialistas se mostraron dispuestos a revisar la posibilidad de reasignar recursos que actualmente están sub-ejecutados o que tienen un bajo impacto social, reconocen que tampoco existe un espacio muy amplio para innovar, considerando la importancia de algunas de estas, principalmente en el área educación.

Los legisladores también admiten que existe poco tiempo para realizar este análisis, considerando que el proyecto de Ley de Presupuesto debe ser presentado por el Ejecutivo antes de la medianoche del próximo 30 de septiembre.

De hecho, plantean que la única fecha disponible para entregarle a Valdés las propuestas de reasignación será el próximo lunes 12 de septiembre en la sede del Congreso en Valparaíso, día en que la Comisión de Hacienda de la Cámara sesionará de forma extraordinaria. El trabajo legislativo se retomará recién el lunes 26 de septiembre, tras la celebración de Fiestas Patrias y la posterior semana distrital.

Por esta razón, el diputado DC y miembro de la Comisión de Hacienda de la Cámara Baja, Pablo Lorenzini, criticó que la Dipres se limitara a mostrar un listado de programas, pero no una evaluación de los mismos. “Cuál de ellos se han postergado, están aplicándose de forma lenta, si se ven viables o no cumplen con las expectativas. En base a eso uno podría tomar decisiones, pero con las cifras básicas nos da pocas pistas para intentar hacer reasignaciones”.

El legislador falangista va más allá y considera que esto anticipa que la discusión presupuestaria será “compleja” y que el análisis grueso del erario se dará sólo en octubre una vez que las partidas presupuestarias sean revisadas por las cinco subcomisiones en el Congreso.

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Negocios