Negocios

Apple se convierte en la primera empresa estadounidense en valer un billón de dólares

Se trata de una importante marca, sin embargo especialistas le quitan el mérito.

Crédito: AFP
Apple se convierte en la primera empresa estadounidense en valer un billón de dólares

Apple puede estar tranquila. A pesar de haber perdido el segundo puesto mundial en ventas de equipos ante Huawei, su nuevo valor en la bolsa hace que la noticia sea una anécdota.

Este jueves la compañía de la manzana ha roto un nuevo récord: se ha covnertido en la primera compañía estadounidense en valer $1.000.000.000.000 de dólares (un billón).

Apple dio esta semana pruebas de su solvencia y prosperidad al anunciar un aumento de 17% de sus ingresos en el segundo trimestre, gracias a los iPhone 8 y iPhone X.

Si bien Apple es la primera firma estadounidense en lograr esto, no es la primera en el mundo. 

La estatal china PetroChina había llegado fugazmente a esa cifra al ingresar en bolsa en 2007, pero rápidamente bajó.

A pesar del gran número, analistas restan importancia. "La marca de un billón de dólares es más que nada sicológica y envía al mercado un mensaje de magnitud y crecimiento", dijo Howard Silverblatt, analista de S&P Dow Jones Indices.

Otros actores del mercado relativizan la importancia.

"Es una de esas cosas que no significa mucho en sí mismo... Más que nada es un testimonio de la importancia de Apple en el mercado", dijo Karl Haeling de la firma LBBW.

En la actualidad, existen otros gigantes tecnológicos que no están muy lejos de Apple: Amazon.com Inc., Alphabet Inc. y Microsoft Corp. valen más de US$800.000 millones cada uno.

La historia de Apple

Desde su inicio en 1976, Apple constantemente ha estado reimaginando lo que puede ser una computadora y ha definido cómo los humanos interactúan con los dispositivos y el software. La computadora de escritorio iMac, el iPod, el iPhone y el iPad fueron grandes éxitos, mientras que fracasos comerciales como Newton y Lisa todavía se consideran pioneros.

"La visión de Steve se basó en la sinergia entre productos de hardware, servicios de software y aplicaciones y medios de terceros para asegurar que cualquier cliente tenga todo lo que necesita sin salir del ecosistema de Apple", señaló Tony Fadell, quien trabajó estrechamente con Jobs en la creación del reproductor digital de música iPod.

"Escalonado sobre ese modelo de negocio, tenías una innovación de productos sin igual, excelencia de comercialización, combinado con una experiencia de ventas al por menor intocable", agregó Fadell. "No hay otra compañía que ejecute en el nivel de detalles de Apple, en su ajuste y acabado. Esta trinidad estableció la visión de Steve y creó el Apple que conocemos hoy".

Cuando Jobs presentó el iPhone a principios de 2007, su pantalla táctil, funciones de reproductor de música incorporado, navegador web y correo electrónico comenzaron la revolución de los teléfonos inteligentes y dejaron atrás en la carrera digital a competidores como Motorola y BlackBerry.

El iPhone superó casi todas las expectativas iniciales y vendió más de 1.300 millones de unidades. Dio origen a la economía de las aplicaciones, donde un ejército de desarrolladores independientes en todo el mundo se ganan la vida a partir de sus creaciones de software mientras aumentan la utilidad del dispositivo.

Ahora es el centro de un creciente negocio de servicios que la empresa espera que atraiga US$50.000 millones en ingresos anuales en 2021.

En los años 1980 y 1990, Apple era una compañía muy diferente. Jobs se retiró en 1985 después de desacuerdos con el entonces CEO John Sculley y la junta. En 1997, la compañía estaba cerca de la bancarrota.

Jobs volvió y, junto con lugartenientes clave como el director de diseño Jony Ive y el director de operaciones Tim Cook, salvó a Apple y lo convirtió en el gigante que es hoy. Jobs redujo el número de productos Apple para que todos cupieran en una mesa pequeña, trayendo una habilidad para eliminar productos extraños que no estaban a la altura.

Apple enfrentó otra crisis cuando Jobs murió en 2011 y los inversionistas temieron que la compañía no lograra prosperar sin su liderazgo intenso y activo en el diseño de productos. Sin embargo, Cook ha supervisado el desarrollo de nuevos productos clave, como el iPhone X y el Apple Watch, nuevos servicios como Apple Music y la investigación sobre potenciales nuevas categorías, como autos sin conductor y gafas de realidad aumentada.

Apple valía alrededor de US$350.000 millones cuando Jobs murió, por lo que Cook ha liderado la creación de un valor bursátil aún mayor que su ex jefe y mentor. Bloomberg News le preguntó acerca de la meta del US$1 billón en una entrevista de febrero.

"Realmente no lo pienso", dijo, sugiriendo que si la compañía sigue fabricando productos exitosos, el éxito financiero llegará. "Sigo viendo a Apple como una empresa pequeña, la forma en que operamos. Sé que no los es en términos numéricos, pero la forma en que funcionamos es muy parecido a eso".

Mientras aprovecha la experiencia de haber trabajado con Jobs, y confía en el consejo del cofundador, Cook ha aportado sus propias habilidades y estrategias al puesto de CEO. Jobs fue un gerente maníaco que se enfocaba en los componentes más pequeños del producto. Cook confía mucho en su equipo de gerentes experimentados.

Con información de AFP y Bloomberg.

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Negocios