Negocios

Tensa comparecencia del presidente de Volkswagen en EE.UU.

Michael Horn compareció durante dos horas ante un grupo del Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes.

Crédito: Reuters
Michael Horn compareció durante dos horas ante un grupo del Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes.

El presidente del Grupo Volkswagen en EE.UU., Michael Horn, se enfrentó a un aluvión de críticas en el Congreso estadounidense y reconoció que la mayoría de los vehículos afectados seguirán contaminando hasta 2017.

Horn compareció durante dos horas ante un grupo del Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes para intentar responder las preguntas de los congresistas sobre las acciones del Grupo Volkswagen en el escándalo. El presidente dejó numerosas preguntas clave sin responder y proclamó su desconocimiento previo tanto de la manipulación de los motores turbodiesel de la compañía alemana como de los detalles del software ilegal que oculta las emisiones reales de los vehículos. Horn sí reconoció que el objetivo del software ilegal implantado en los sistemas de control de gestión de los motores diesel vendidos entre 2008 y 2015 en EE.UU. era ocultar a la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) de ese país que los automóviles no cumplían las normas de emisiones de óxidos de nitrógeno de esa nación.

A la pregunta del presidente del comité, el republicano de Pensilvania Tim Murphy, sobre si VW instaló software "con el propósito expreso" de ocultar sus emisiones, Horn respondió que "sí, fue instalado con ese propósito". Pero el ejecutivo alemán, de 51 años de edad, añadió que no tuvo conocimiento hasta el 1 de septiembre de este año, dos días antes de que el Grupo Volkswagen admitiese ante EPA que los vehículos estaban manipulados y 17 días antes de que fuese público que los automóviles estaban trucados.

Sin respuestas a algunas cuestiones

Hasta ese momento, Horn solo sabía que sus vehículos no cumplían las normas de emisiones, gracias a un estudio realizado a principios de 2014 por investigadores independientes, pero que la empresa matriz en Alemania le había informado que el problema podía ser arreglado con la instalación de un nuevo software. "En ese momento -explicó-, no tenía ni idea de que era un aparato para manipular (emisiones) y no tenía ninguna indicación" de que hubiese sido instalado en los vehículos de VW.

Varias veces, Horn se disculpó por su incapacidad para responder a las preguntas específicas de los congresistas, en ocasiones porque la casa matriz en Alemania no le había proporcionado la información y en otras porque, según dijo, "no soy un ingeniero". Lo que el alto ejecutivo sí pudo explicar es que hay tres generaciones de motores afectados y que la solución para eliminar el software ilegal, cumpliendo las normas estadounidenses sobre emisiones, solo es fácil para el modelo más moderno, la tercera generación instalada en los modelos 2015 y 2016.

Para el resto, unos 430.000 de los 500.000 vehículos afectados en Estados Unidos, la solución es más complicada porque requiere la instalación de nuevos equipos y, en muchos casos, no estará disponible hasta 2017. Esto supone que esos automóviles seguirán emitiendo durante más de un año niveles de óxidos, productos considerados cancerígenos por las autoridades, hasta 40 veces más elevados de lo permitido.

Investigación interna y posibles compensaciones

Horn explicó que VW está investigando internamente para determinar quiénes son los responsables del engaño. Sin embargo, los congresistas estadounidenses expresaron en varias ocasiones su frustración con las respuestas de Horn, especialmente cuando el ejecutivo intentó cargar la responsabilidad del escándalo en "un par" de programadores en Alemania, responsables de escribir el código. Horn afirmó que "esto fue algo que hicieron individuos" y no una decisión corporativa.

El representante republicano por Michigan, Fred Upton, advirtió al presidente de que "Volkswagen pagará un elevado precio por su sucio secretillo". Otros representantes sugirieron a Horn que lo que la compañía tiene que hacer es compensar a los propietarios de los vehículos trucados, porque VW les vendió un producto distinto al que estaba publicitado, o reembolsar el precio pagado. Ante la propuesta de la representante demócrata Jan Schakowsky de que VW preste automóviles a los propietarios afectados para evitar las emisiones contaminantes hasta que estén arreglados, Horn contestó que la compañía no puede hacerlo "porque EPA ha dicho que los vehículos son seguros".

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Negocios