Insulza: Ha sido un profundo error perseguir al Frente Amplio como a una niña bonita”
Política

Insulza: "Ha sido un profundo error perseguir al Frente Amplio como a una niña bonita”

El senador electo por Arica volvió de sus vacaciones y alista su arribo al Senado. El "Pánzer" no se guarda nada. Critica la autorreferencia del Frente Amplio y fustiga a los diputados socialistas por no cuadrarse con Andrés Zaldívar en la reciente polémica por su designación en el Consejo de Asignaciones. Defiende al hoy Presidente del Senado: "Andrés Zaldívar es el símbolo de los grandes acuerdos, no de la corruptela", dice junto con advertir a su partido que debe acercarse más a la DC y buscar el centro político que al FA.

Por Juan Cristóbal Villalobos

José Miguel Insulza, relajado y sonriente, seguramente porque viene llegando de sus vacaciones a México, Canadá y Estados Unidos, sabe que existe expectación por el rol que jugará en el nuevo Senado. Por eso, se apura en aclarar que no está entre sus planes presidir la Cámara Alta, como se ha especulado. “¡Por favor! Si con Álvaro Elizalde seremos “pajaritos nuevos”, hay otros senadores más antiguos y muy valiosos como Carlos Montes. Yo quedo contento con participar en las comisiones de Relaciones Exteriores, Economía y de Zonas Extremas”. Aunque, fiel a su estilo, deja la puerta semi abierta:  “Pero, si mi nombre es útil, obviamente que estaré disponible, lo que no haré es competir por el cargo”.

¿Y estará disponible para ser candidato presidencial nuevamente?

Yo nunca hago planes sobre mi futuro político; la vida me ha demostrado que al final nunca resultan. Si eso surge y las cosas se dan, se darán pues. 

¿Se ve como el articulador de los acuerdos con el próximo gobierno?

No creo en los personajes providenciales, pero sí me siento más cómodo con los acuerdos que con las peleas, aunque, cuando es necesario, puedo ser muy peleador.

Yo estoy por hacer una oposición constructiva y abierta, y espero que Piñera tenga una respuesta pronta a los temas que él mismo planteó como la gratuidad en la educación, la mejora de las pensiones, etc.

¿Qué actitud deben tener los socialistas ante el nuevo gobierno?

Primero hay que acercarse a los más cercanos: el PPD y los radicales y con ellos buscar coincidencias. Lo mismo tienen que hacer, cada uno por su parte, la DC y los comunistas. Después de eso podemos juntarnos todos. 

¿El PS y el PPD deberían fusionarse en una solo partido?

Ese es un antiguo anhelo que tenemos muchos… Yo participaría gustoso de un solo partido, aunque no es fácil porque hemos tenido historias e incluso estrategias políticas distintas. Si no, podemos formar una federación. De lo que no tengo dudas es que con ellos tenemos que conversar sobre cómo nos paramos frente al próximo gobierno y cuáles son nuestras prioridades políticas.

¿Está de acuerdo con quienes dicen que la autocrítica hecha por el PS ante la derrota presidencial no ha sido lo suficiente profunda?

Efectivamente recién hemos comenzado la discusión y los análisis todavía son muy generales. Nuestro Comité Central llamó a “acercarse a la ciudadanía”, lo que está bien, pero ¿cómo se hace en concreto? Se dijo, además, que se buscará “una alianza que vaya desde la DC hasta el Frente Amplio”. Esto no se hace de un día para otro, ya hemos visto cómo el FA trata a la DC.

Después del rechazo a Andrés Zaldívar como miembro del Comité de Asignaciones cree realmente posible una alianza “desde el FA hasta la DC”?

Es indispensable llegar a acuerdos, pero tiene que haber voluntad. No olvidemos que Zaldívar tuvo el apoyo de la derecha, lo que demuestra que están tratando de acercarse a la DC. La izquierda debe reaccionar porque, para ser gobierno e impulsar los cambios, hay que crear mayorías en torno al centro político. Andrés Zaldívar es el símbolo de eso y de los grandes acuerdos, no de la corruptela.

¿Se equivocaron los diputados PS que rechazaron su nombre?

No estoy de acuerdo con ellos. Los partidos justamente están para evitar esos espectáculos como ése. ¡No entiendo por qué los senadores del PS no se pusieron de acuerdo con sus diputados!

¿Le parece bien que se negocié con el FA la presidencia de la Cámara de Diputados?

Las presidencias de ambas cámaras se pueden ver de dos maneras distintas: como un cargo administrativo y una fórmula para fortalecer las alianzas, repartiéndose el período entre varios partidos. U optar por alguien muy respetado y de peso político que las presida por los cuatro años. Frente al ciclo de cambios políticos que se viene, yo prefiero esta opción. El Congreso, como segundo poder del Estado, se merece ese tipo de liderazgos. 

¿Será difícil llegar a acuerdos con el FA?

El FA tiene diferencias con todo lo que no han pensado ellos mismos. Ha sido un profundo error perseguirlos como a una niña bonita. El FA es muy autorreferente y no se quiere más que a sí mismo. Para ellos, todo el resto es negativo y representa el viejo sistema.

¿Cómo cree que actuarán en el Congreso?

Ahora veremos qué piensan frente a determinados proyectos. Por ejemplo, votaron en contra de la Ley General de Educación, simplemente porque no les gustaba un artículo. Con el tiempo, pasarán a ser parte de la política y entenderán que no se puede conseguirlo siempre todo.

¿Les pasará lo mismo que a los dirigentes de su ex partido, el Mapu, que tenían posiciones muy extremas y que, al llegar al gobierno, se acercaron al centro?

Espero que sí. Fue interesante lo que sucedió con nosotros: el propio Carlos Altamirano nos decía que los que veníamos de una vertiente más radicalizada pero que éramos más libres de pensamiento, como los miembros del MIR, la IC y el Mapu, seríamos los más campases de llegar a posiciones social demócratas. A diferencia del PC, que siempre ha tenido una ideología mucho más difícil de cambiar. Por eso, no es raro que cuando los dirigentes del FA tienen responsabilidades públicas, como el caso del alcalde Jorge Sharp, tengan una actitud más práctica.

“Me dolió el gesto de Lagos”

¿Murió la Nueva Mayoría?

Nada en política muere en forma definitiva… pero en este momento la NM no existe. Hoy cada sector debe irse a su “casa política” y analizar cuáles serán sus prioridades y qué tipo de oposición harán.

¿Hay que tratar de mantenerla?

No a la fuerza, como sería si se hiciera ahora. Los partidos deben dialogar, pero no sigamos hablando de una coalición que no existe. ¿Hace cuánto tiempo que no se reúne la NM? Terminó el proyecto nacional que teníamos como Concertación y que después proyectamos como Nueva Mayoría. Cambiaron los términos, las políticas y las personas.

¿Cómo se reconstruye esa alianza?

Normalmente con un programa común pero, en la situación actual, hay que unirse en torno a los cambios a la Constitución.

¿El PS debería hacer gestos especiales con la DC?

Sí. Lo primero es dejar de criticarla y trabajar como socios de un potencial alianza, no como se actuó en el caso Zaldívar. 

¿Hay que “reflexionar sobre el vínculo con el PC” como lo propuso Heraldo Muñoz?

El PC ha tenido una actitud más bien bicéfala. Si bien en estos años los comunistas han apoyado todas las reformas democráticas y el Estado de derecho, al mismo tiempo, tienen afinidades internacionales que a muchos no nos gustan. Por eso, es necesario que digan formalmente que están por un Estado social, democrático y de derecho y que han abandonado, definitivamente, la lucha por imponer la dictadura del proletariado.

¿Y eso no está claro?

En la práctica sí, pero no lo han fijado como línea oficial. Eso haría al PC un actor más validado porque el sentido de una mayoría de centro izquierda es buscar el cambio social y el desarrollo económico en democracia. Además, deberían ser más críticos de Venezuela y reconocer que existe mucha corrupción, encarcelación injustificada de los dirigentes de la oposición, etc.

¿Se reconcilió con Ricardo Lagos después de que él apoyará en su contendor en la senatorial?

Yo le tengo gran aprecio, pero no hemos hablado después de la elección. No siento la necesidad de reconciliarme con quien considero la figura más importante de la política chilena de los últimos treinta años. Siempre nos hemos llevado bien, aunque para mi generación eso no significa andar abrazándonos y ni hacernos cariño todos los días.

¿Le dolió el gesto de Lagos?

Sí me dolió, aunque tampoco tanto. Me imagine que eso podía ocurrir. Yo no le pedí el apoyo, no me parecía adecuado ya que yo no lo había respaldado en la presidencial.