Tendencias

Efecto rebote: Consejos para no recuperar los kilos perdidos después de una dieta

Realizar ejercicios y bajar la ingesta de carbohidratos es uno de los grandes secretos para mantener el peso luego de una dieta.

Efecto rebote: Consejos para no recuperar los kilos perdidos después de una dieta

Comenzó el verano y muchas personas iniciaron sus dietas para poder lucir la mejor versión de sí mismo y sentirse saludables. Sin embargo, algunos cometen el error de hacer cierto tipo de régimen que prometen ser muy efectivos y en muy poco tiempo. Lo negativo de esto, es que cuando los hábitos no son modificados realmente, el riesgo a recuperar el peso perdido en un breve periodo es muy alto.

Para lograr este fin y mantener el cuerpo conseguido luego de haber seguido la dieta, hay ciertos consejos que debes considerar en tu rutina diaria. El presidente del Colegio de Nutricionistas de Chile, Paolo Castro, entregó recomendaciones para no recuperar los kilos perdidos y que sigas manteniendo la línea.

Hacer ejercicio 

La mezcla de ejercicio físico con una dieta indicada por un profesional de la salud, resulta infalible para perder los kilos que están de más. A pesar que el régimen alimentario es la parte principal para lograr el objetivo, una rutina de ejercicios se vuelve imprescindible para poder conservar los cambios físicos y tonificar el cuerpo.

De acuerdo a lo señalado por el especialista, la actividad física para no recuperar los kilos tiene que ser diaria y regular. En este sentido, Castro señaló que “todo movimiento que el cuerpo hace, genera, utiliza y gasta energía.  Pero cuando estos movimientos son coordinados en series, sesiones o cuando tiene carga, se llama ejercicio”.

Además, indicó que la actividad física tiene que tener periodicidad. “La Organización Mundial de la Salud  recomienda que los adultos tengan una práctica diaria de una hora”, agregó. 

Reducir consumo carbohidratos 

La reducción de los hidratos de carbono simples es principal tanto para las dietas como cuando estas se terminan. Una alimentación que se base en la baja ingesta de sacáridos facilita la sensación de saciedad y que las personas tengan menos apetito.

“En relación a macronutrientes se ha visto que indistintamente a la reducción de uno o otro, mientras que en su conjunto exista un aporte menor de calorías esto significa que va haber pérdida de peso. Lo que se busca es que esto no esté concentrado en la pérdida de masa muscular que es el motor y el que nos permite tener gasto de energía. Hay que cuidar la salud del músculo”, explicó el nutricionista.

Reeducación alimentaria

Dicen algunos especialistas que el secreto de perder peso no necesariamente es seguir una dieta estricta, sino que cambiar los hábitos alimenticios. Esto implicaría bajar el consumo de las harinas blancas, eliminar los alimentos ultraprocesados y seguir un régimen que esté basado en las verduras, las frutas y hortalizas, entre otros. Asimismo, integrar a las comidas alimentos como semillas, cereales integrales y carnes magras.

Respecto a esto, Castro sugirió a la población en general (excepto a las personas que ya tienen una dieta indicada por un profesional) “volver a una alimentación tradicional” que se compondría de 4 comidas diarias.  Además, recomendó que las personas planifiquen su alimentación diaria.

Reducir niveles de estrés

Quizás pareciera que el estrés no tiene relación con mantener el peso perdido, pero así es. El especialista señaló que una de las medidas necesarias para poder controlar un peso saludable es mantener niveles aceptables de estrés psicológicos y físicos. “En los momentos de más estrés es necesario lograr controlar la alimentación eligiendo conscientemente aquellos productos que sean de mayor saciedad. Ejemplo de estos son las aguas, el apio y los diversos tipos de té”, agregó Castro. 

Noticias Relacionadas

Lo más visto en Tendencias