Tendencias

De Los 33 a Allende: ¿Por qué las películas chilenas no se filman en el país?

La falta de incentivos tributarios específicos para el sector audiovisual es una de las principales falencias.

De Los 33 a Allende: ¿Por qué las películas chilenas no se filman en el país?

Andrea Tapia Mayer

En diciembre de 2012 comenzó a gestarse uno de los proyectos cinematográficos más importantes del país: Los 33, la película basada en la historia de los mineros atrapados por más dos meses tras el derrumbe ocurrido en 2010 en Copiapó. Al contrario de lo que podría pensarse, su rodaje no se realizó mayormente en Chile, sino que en las minas de Nemocón, Colombia. Lo mismo ocurrió con Allende en su Laberinto, la cinta que se centra en las últimas siete horas de vida del ex presidente que fue filmada mayormente en Venezuela.

¿A qué se debe este fenómeno? Existe una serie de trabas que impiden que tanto las películas sobre Chile como las realizadas por directores nacionales y extranjeros se realicen en el país pese al potencial que ofrece por su diversidad de paisajes y climas, las que van desde incentivos tributarios a falta de infraestructura cinematográfica. Esto fue lo que impulsó el surgimiento de la Film Commission, organismo dependiente del Consejo de la Cultura que se puso como meta impulsar el rodaje en territorio local.

“Creemos que el potencial de Chile como locación de proyectos audiovisuales es enorme. La existencia de incentivos fiscales o nuevas herramientas de fomento que estimulen la inversión extranjera podrían ser un importante beneficio para aumentar la cantidad de rodajes que se hacen actualmente en nuestro país”, señala Claudia Barattini, ministra de Cultura  a T13.cl.

1 Las trabas para el rodaje

Johanna Whittle, coordinadora general Film Commission, explica que el principal problema es la carencia de incentivos tributarios específicos que impulsen el desarrollo de producciones audiovisuales internacionales de alto presupuesto como sucede en otros lugares.

“Para suplir esta falencia se deben generar herramientas que apoyen la inversión extranjera, vía fondos de reembolso. Países que compiten directamente con Chile como locación, cuentan con un segundo fondo fílmico que contempla como incentivo la devolución del 40% del valor de los gastos realizados por concepto de servicios cinematográficos. Esto sin duda es un beneficio y una atracción”.

Otra desventaja es la falta de estudios cinematográficos. Si bien se cuenta con prácticamente todas las locaciones del mundo, a veces es necesario grabar en estudios y actualmente no existiría infraestructura de este tipo. En ese sentido, Whittle explica que se pusieron como meta facilitar la construcción e implementación de un centro de producción mediática de estándar internacional.

2 Carencia de una Ley de Cine

En países como Colombia existe una serie de instrumentos legales como la Ley de Cine que permiten que el estado devuelva hasta el 40% de la inversión a quienes filman en ese territorio, a diferencia de lo que ocurre en Chile,. Incluso Mike Medavoy, productor estadounidense, de “Los 33”, señaló que eso fue lo que le llevó a preferir ese país por sobre Chile para el rodaje. “Dentro de la ley 19.981 (chilena) no existen normas relacionadas con el establecimiento de incentivos tributarios específicos para el sector audiovisual. Para crearlos se requiere de la voluntad mancomunada de varios actores, que van desde el Ministerio de Hacienda hasta la voluntad del Congreso”, añade Whittle.

En miras a atraer más rodajes internacionales, la Comisión Fílmica encargó vía licitación pública un estudio conducente a determinar cuál podría ser el mejor modelo para solucionar esta carencia, el que fue adjudicado por la Universidad Católica de Valparaíso.

3 Las estrategias en camino


A raíz de las trabas existentes se está trabajando en una serie de estrategias para potenciar la filmación local y mostrar la serie de ventajas comparativas del país frente a sus competidores, las que pasan por su diversidad de climas, amplio abanico de locaciones y contraestacionalidad respecto al Hemisferio Norte, por nombrar algunas.

Actualmente, el principal mecanismo es la promoción de los autores e historias cinematográficas en festivales y mercados extranjeros para lograr su posicionamiento. Otras acciones están organizadas a través del programa Chile Film Friendly, cuya meta es configurar una red de apoyo y trabajo mediante el establecimiento de encargados fílmicos y contrapartes regionales.

La idea de Film Friendly es conformar una Red Nacional de Apoyo, respaldar al sector audiovisual en la obtención de los permisos de rodaje y estimular la capacitación de los trabajadores del sector en el otorgamiento de permisos de filmación. A esto se suma el desarrollo de la Red de Comisiones Fílmicas Regionales, que cumplirían el rol de “brazos estratégicos” y el plan de Promoción Nacional e Internacional, que se concreta a través de su sitio web.

4 Los resultados a la fecha

En 2011 se exportaron US$ 26 millones en servicios audiovisuales, el 2012 la cifra llegó a US$ 29 millones, y de acuerdo con estimaciones preliminares, en 2013 el monto superó los USD45 millones. Durante estos años se han atendido más de 100 producciones internacionales y cerca de 35 nacionales. “Sólo el 2014 se han rodado proyectos internacionales como Knock Knock (protagonizada por Keanu Reaves) y programas de televisión como Top Gear para la BBC, House Hunters de Hunter Films y Social Travel Series de Peeta Planet”, sentencia la coordinadora de Film Commission. A la fecha, el programa Chile Film Friendly firmó el primer convenio entre la Municipalidad de Valdivia y el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes y pronto firmará un segundo con la Municipalidad de Santiago. “Se espera que en los próximos años estos convenios se multipliquen, abarcando no solo municipios, sino también otras instituciones relacionadas con la entrega de permisos para rodajes, como por ejemplo la Conaf”, concluye.

Lo más visto en Tendencias